Print Friendly, PDF & Email

Descargue este capítulo en PDF (254 Kb)

El 20 de julio al mediodía, cuando todavía no se había rendido la tropa de Jigüe, escribí en un mensaje al Che:

Ya no nos falta más que soportar los bombardeos de hoy.

Manda a la zona de la Plata, donde está el hospital, a los que quieran armarse. Pienso recoger todos los rifles mendoza; armar de springfields, garand y cristóbals a la gente; distribuir automáticas entre los más viejos y cortar de inmediato la retirada a los guardias de Santo Domingo y las Vegas.

Mi plan, en efecto, era proseguir inmediatamente después de la victoria en Jigüe, casi sin solución de continuidad, con las acciones destinadas a liquidar las amenazas aún planteadas por la presencia de las otras dos agrupaciones enemigas en el interior de nuestro territorio, las tropas del Batallón 11 de Sánchez Mosquera en Santo Domingo y las dos compañías del Batallón 19 del comandante Suárez Fowler, todavía estacionadas en las Vegas de Jibacoa, maniobras que después del desenlace de la Batalla de Jigüe estábamos en condiciones de desarrollar de manera simultánea.

Como expliqué en el capítulo anterior, una vez lograda la rendición del Batallón 18, ese mismo día emprendimos el traslado de todas las fuerzas rebeldes, participantes en Jigüe y Purialón, a las nuevas posiciones que debían ocupar para el desarrollo de las próximas acciones previstas.

Mensaje de Fidel al comandante Daniel pidiéndole que se presente con su pelotón, 23 de julio de 1958.Mensaje de Fidel al comandante Daniel pidiéndole que se presente con su pelotón, 23 de julio de 1958.

En el caso de Santo Domingo, desde el mismo momento de mi regreso a La Plata el 23 de julio, comencé a organizar el cerco del Batallón 11 de Sánchez Mosquera, y a preparar el dispositivo para el rechazo y la destrucción de los refuerzos que seguramente enviaría en su auxilio el mando enemigo.

Como se recordará, durante el desarrollo de la Batalla de Jigüe habían permanecido en la zona de Santo Domingo las pequeñas fuerzas rebeldes de René Ramos Latour, Félix Duque, Geonel Rodríguez, Zenén Meriño, Huber Matos y Dunney Pérez Álamo. Estas fuerzas habían sido suficientes, ya que después del Combate de El Naranjo, el 9 de julio, el batallón enemigo, estacionado en Santo Domingo, no intentó ningún movimiento.

Entre las disposiciones más importantes que adopté después de Jigüe fue ordenar a Guillermo que cubriera de nuevo con su tropa el sector norte del cerco en preparación, desde el alto de La Manteca hasta el de La Ceiba; este último, ya parte del macizo de la loma de El Brazón. A la derecha de Guillermo se situó la escuadra de Vilo Acuña.

Así quedaba conformado el cerco hacia el norte y el noroeste del campamento enemigo. Hacia el Sur y el sureste se mantenían las fuerzas de Dunney Pérez Álamo, Zenén Meriño y Huber Matos, a las que se agregó ahora la escuadra de El Vaquerito.

Finalmente, en cuanto a otras órdenes para el cerco en Santo Domingo, envié instrucciones a Félix Duque para que ocupara con su escuadra posiciones en Leoncito, sobre el río Yara, unos dos kilómetros aguas abajo del campamento enemigo. Esta sería la primera fuerza con la que chocaría el Ejército si intentaba escapar por el camino del río.

En previsión del mismo procedimiento de concentrar el golpe principal a los refuerzos que pudieran venir en auxilio del batallón cercado, el día 23 trasmití desde La Plata una orden a Ramón Paz, quien después de las acciones en Purialón se había trasladado con sus hombres a Puerto Malanga para ocupar lo más rápido posible nuevas posiciones a la altura de Casa de Piedra. Ese mismo día dispuse el traslado de Daniel y sus hombres también hacia Casa de Piedra, donde debían reforzar la fuerte emboscada que prepararía Paz a la tropa que intentara subir por el río Yara en apoyo del Batallón 11. A esta emboscada destiné, además, la escuadra al mando de Hugo del Río, y se le sumó la escuadra de William Gálvez.

A estas alturas, yo no tenía la menor duda de que los siguientes movimientos del enemigo serían: uno, enviar un refuerzo a la tropa encerrada en Santo Domingo para ayudarla a salir; y dos, el intento de Sánchez Mosquera de escapar de la trampa mortal en que se hallaba. La única interrogante era qué vía decidiría utilizar el jefe enemigo para huir. La ruta natural era la del río, pero un jefe como Sánchez Mosquera seguramente vería con anticipación que esa sería la que nosotros tendríamos mejor preparada para impedírselo.

Pero antes, debo contar varios hechos que tuvieron importantes consecuencias.

Igualmente, la vía del río era la más natural para el envío de refuerzos procedentes de Estrada Palma al Batallón de Sánchez Mosquera en Santo Domingo. En este caso, Paz y Daniel tendrían la misión de detener el refuerzo a la altura de Casa de Piedra, mientras Suñol y Pinares debían posicionarse en El Salto, aguas abajo, y cortar la retirada de la tropa de refuerzo que chocaría con la emboscada en Casa de Piedra. Esta segunda parte de la operación resultaba decisiva, pues de nuevo mi intención era no solamente detener el refuerzo, sino coparlo y destruirlo.

El mismo día que llegué de regreso a La Plata después de la Batalla de Jigüe, instruí a Pinares de su misión y lo envié a cubrir sus nuevas posiciones, al tiempo que en un mensaje a Suñol le indiqué que se trasladara a El Salto y se uniera a la tropa de Pinares. Recuérdese que Pinares había asumido el mando del pelotón de Cuevas a la muerte de este en Purialón. Eran muy buenos combatientes.

Ese mismo día ordené el traslado del pelotón de Lalo Sardiñas hacia El Cacao. Mi idea era que cuando se produjera el choque del refuerzo en Casa de Piedra, Lalo apoyara la acción de Pinares y Suñol bajando hacia Providencia, con el doble propósito de impedir que escaparan los guardias que eludieran la encerrona en El Salto, y prevenir la entrada de un segundo refuerzo en auxilio del primero.

La importancia que yo atribuía a esta operación contra el refuerzo resulta evidente en el mensaje que le envié a Pinares en la tarde del día 24:

La misión tuya y de Suñol es la de atacar a los guardias por el flanco o por la retaguardia cuando choquen con Paz. Tienen que ponerse en una posición donde no puedan verlos y desde ella avanzar y atacar al enemigo por sorpresa cuando hayan chocado con Paz. Ustedes tienen hombres suficientes. No son un grupito al que puedan rodear fácilmente.

Lalo está por el Cacao para atacar también a los guardias por la retaguardia dando la vuelta por Providencia. No se puede dejar pasar a esa tropa.

Mensaje del Comandante Fidel a Antonio Sánchez Díaz, conocido por Pinal o Pinares, con órdenes precisas, 24 de julio de 1958.Mensaje del Comandante Fidel a Antonio Sánchez Díaz, conocido por Pinal o Pinares, con órdenes precisas, 24 de julio de 1958.

Mensaje del Comandante Fidel a Antonio Sánchez Díaz, conocido por Pinal o Pinares, con órdenes precisas, 24 de julio de 1958.Mensaje del Comandante Fidel a Antonio Sánchez Díaz, conocido por Pinal o Pinares, con órdenes precisas, 24 de julio de 1958.

Esa tarde ordené a Daniel su traslado a Casa de Piedra para reforzar a Paz. En ese momento, Daniel se encontraba en el estribo del firme de Gamboa, más o menos donde estaba antes la escuadra de Duque. Allí, yo lo había reposicionado inicialmente como parte de los preparativos del cerco a la tropa enemiga en Santo Domingo. Es elocuente el tono del mensaje que le envié:

Trasládate bien temprano con toda tu fuerza a reforzar la posición de Paz. Parece que los guardias van a subir mañana y esta puede ser la gran oportunidad ya que tenemos fuerzas dispuestas para atacar desde distintas direcciones. Otro golpe grande en estos momentos sería mortal para Batista.

Esa misma noche partió Daniel con sus hombres hacia Casa de Piedra. Portaba el siguiente mensaje mío a Paz:

Envío a esa posición un pelotón de refuerzo con gente buena. Cuida bien los firmes y no retrocedan un paso. Adviérteles a Pinal [Pinares] y a Suñol que se escondan bien para que los guardias no los descubran y que deben atacar después que hayan entablado combate contigo, no disparando hasta que no estén bien cerca del enemigo.

Para ocupar estas posiciones en el estribo de Gamboa que quedaban vacías después del movimiento de Daniel, yo mismo bajé esa noche desde La Plata con un pequeño grupo de combatientes.

Como se habrá observado, mis expectativas eran grandes para la operación planificada contra el refuerzo. Si funcionaba como debía la trampa preparada entre Casa de Piedra y El Salto, otra unidad enemiga quedaría desbaratada. Un buen golpe en este sentido podría hasta ser suficiente para provocar, como había sucedido en Jigüe, la rendición del batallón cercado. Aunque, ciertamente, las condiciones no eran las mismas.

Sin embargo, el día 24 se hicieron evidentes algunas vacilaciones entre el personal rebelde en El Salto que tendrían un efecto importante a la hora del combate. De ello es testimonio el siguiente mensaje enviado ese día por Suñol a Paz:

Yo nada más tengo un fusil ametralladora y Pinar [Pinares] otro. Yo iba esta noche a esa [a la posición de Paz en Casa de Piedra] pero es lejos y está lloviendo. Nuestra situación no es nada buena pues no es una sola columna la que se mueve hacia acá, son dos […]. Yo no sé cómo nos veremos con dos tropas. Creo atacaremos por la retaguardia la primera y si viene la otra nos retiraremos para que entre la otra y luego veremos por dónde la atacamos. Esto está muy malo de desenredar pues está todo claro que pueden coger por donde quieran. Veremos qué pasa.

Preocupado por el tono pesimista de este mensaje, Paz me lo remitió a La Plata, de donde ya me había movido. Por eso, este mensaje me llegó muy tarde. Lo que sí recibí ese día fue una nota de Pinares en la que me informaba de su desacuerdo con las posiciones dispuestas por Suñol para su personal. Al leerla, tomé la decisión de bajar hacia Casa de Piedra para tratar de arreglar desde allí la encerrona de El Salto. Pero antes despaché el siguiente mensaje a Paz:

Tienes que decirles que no se pueden dejar ver de los guardias antes de que choquen contigo. Y, sobre todo, que no cometan errores y usen la cabeza. Adviérteles bien a Suñol y a Pinal [Pinares] que exigiré responsabilidad por cualquier error que se cometa; que la misión de ellos es atacar al enemigo por el flanco y que tienen que cumplirla cabalmente y con eficiencia.

En definitiva, no pude partir hacia Casa de Piedra sino hasta la noche del 25, después que se había producido el combate de Paz y Daniel contra el refuerzo. Por cierto, esa noche, por primera y única vez me perdí en la Sierra.

Desde un puesto de mando en el firme de Gamboa escuché el combate de Paz contra la Compañía P de la División de Infantería, al mando del capitán Abón Li -el mismo que ofreciera al final de la guerra una tenaz resistencia a Camilo en el cuartel de Yaguajay-. Esta compañía fue la encargada por el alto mando de ir en auxilio del batallón cercado en Santo Domingo. Llevaba abundantes víveres. Escuché el fuerte estallido de la mina, los disparos de morteros y bazucas, y el nutrido fuego de las ametralladoras y los semiautomáticos en el largo valle del río. El combate se prolongó alrededor de cuatro horas, pero no tenía comunicación con Paz, debía esperar los mensajeros, que llegarían, sin duda, al otro día.

Decidí partir ya casi de noche, impaciente por conocer los resultados, y si Pinares y Suñol habían copado el refuerzo. Avancé hacia el suroeste, por el bosque, en busca de la ruta. La noche estaba oscura. En el bosque no se veía una persona a dos metros. Lo peor fue cuando,  tratando de acortar distancia, nos topamos con una pelúa, así llamaban los campesinos al sitio donde hubo cultivo y después creció una enmarañada e intransitable maleza. Para colmo cayó un torrencial y prolongado aguacero. Tuvimos que esperar el amanecer y buscar un camino que nos condujera al encuentro con Paz.

No fue sino hasta los primeros claros del día 26 cuando pudimos orientarnos. Habíamos ido a parar a la loma de La Gorra, todavía a cierta distancia de las posiciones de Paz y Daniel en Casa de Piedra. Por una de las microondas capturadas en Jigüe conocíamos con anterioridad algunos datos de los movimientos que planeaba el enemigo y, en particular, el envío desde Estrada Palma de un refuerzo a la tropa de Mosquera en Santo Domingo. Entre otras cosas, escuché durante el combate la orden trasmitida a la tropa sitiada en Santo Domingo de salir en auxilio del refuerzo al mando de Abón Li, orden que Sánchez Mosquera, conocedor del terreno y de la presencia de fuerzas rebeldes que le cerraban el paso, no cumplió. También escuché la orden al jefe del refuerzo para que recuperara los mulos que llevaban cargados de suministros y pertrechos de guerra, a fin de no perderlos, y evitar que cayeran en nuestras manos.

Lo sucedido fue, que el día 25, la compañía había salido en camiones de Estrada Palma, y ya en Providencia, inició la marcha por el camino principal río arriba, tal como habíamos previsto. Al mediodía, llegó a Casa de Piedra y chocó con la fuerte emboscada de Paz y Daniel, reforzada, además, el día anterior, por las escuadras de Hugo del Río y William Gálvez.

Se entabló un furioso combate que comenzó con el estallido de una mina colocada en el camino y las primeras descargas de una ametralladora 30 ubicada entre las piedras del río, operada por el combatiente Orlando Avilés. La violenta acción, en la que murió el combatiente Elinor Teruel, duró cuatro horas, y los rebeldes lograron detener todos los intentos de romper la línea frontal y seguir avanzando. Finalmente, el enemigo desistió, se retiró aguas abajo y abandonó toda su impedimenta, después de sufrir gran número de bajas y comprobar la inutilidad de su esfuerzo.

Esta parte del plan funcionó a la perfección. Una vez más, Paz demostró sus excepcionales condiciones de jefe y combatiente, y contó con el apoyo decidido de su tropa y de los demás rebeldes que participaron en este segundo Combate de Casa de Piedra.

La segunda Batalla de Santo Domingo del 25 al 28 de julio de 1958 Rechazo y destrucción de los refuerzos enviados en auxilio del Batallón 11, persecución y derrota de este.La segunda Batalla de Santo Domingo del 25 al 28 de julio de 1958. Rechazo y destrucción de los refuerzos enviados en auxilio del Batallón 11, persecución y derrota de este.

La segunda Batalla de Santo Domingo del 25 al 28 de julio de 1958 Rechazo y destrucción de los refuerzos enviados en auxilio del Batallón 11, persecución y derrota de este.La segunda Batalla de Santo Domingo del 25 al 28 de julio de 1958. Rechazo y destrucción de los refuerzos enviados en auxilio del Batallón 11, persecución y derrota de este.

Sin embargo, la otra parte del plan, es decir, la acción de las fuerzas de Suñol y Pinares desde El Salto, para copar el refuerzo e impedir que una parte escapara, no funcionó. Inexplicablemente, en vez de avanzar hacia Casa de Piedra, cuando sintió el inicio del combate, Suñol se retiró de sus posiciones y convenció a Pinares para que lo siguiera. Sin duda, prevalecieron en su ánimo las consideraciones pesimistas manifestadas en el mensaje a Paz del día 24 -ya citado- y el infundado temor a verse encerrado entre la tropa que combatía en Casa de Piedra y otra que vendría detrás de esa, una supuesta tropa que nunca existió. En conjunto, Paz, Suñol y Pinares, disponían de casi 150 hombres, con quienes habrían podido liquidar hasta un batallón completo en movimiento. Recuérdese lo que Lalo y Zenén Meriño hicieron con menos de 30 combatientes durante la primera Batalla de Santo Domingo, contra una compañía del Batallón 22 del comandante Eugenio Menéndez, que fue liquidada. Debido a aquella vacilación, no se logró el resultado que se buscaba: la destrucción completa del refuerzo o su rendición. Por eso, el combate se prolongó tantas horas.

No obstante, el resultado de este segundo combate en Casa de Piedra fue de suma importancia. Según los informes enviados por Paz, el enemigo sufrió no menos de 11 muertos y un número indeterminado, pero cuantioso, de heridos. Se capturaron 24 prisioneros, una bazuca con 14 proyectiles, 29 fusiles Garand, nueve carabinas San Cristóbal, cuatro fusiles Springfield, una pistola, cuatro granadas de mano y 32 granadas de Garand. Se ocuparon, además, 13 mulos cargados de víveres, 30 mochilas de campaña, uniformes, frazadas, nylons y un equipo de radio con la clave que entraba en vigor precisamente ese día. Era un botín nada despreciable. Pero el resultado más significativo fue que se impidió la llegada del refuerzo a Santo Domingo. Suñol y Pinares me obligaron a una de las más amargas críticas que hice nunca.

Yo regresé a la zona de Santo Domingo. Con anterioridad, Sánchez Mosquera había divulgado el rumor de que se encontraba en el central Estrada Palma, en contacto con el mando superior. Solo después del combate con Paz tuve la seguridad total de que estaba en Santo Domingo con el batallón cercado. En el Combate de Casa de Piedra se ocupó correspondencia dirigida a Mosquera y hasta una botella de coñac para él. Paz me lo comunicó urgentemente con un mensajero, que a través del camino más seguro, el de La Plata, tardaría en llegar. Ese mismo día, el coronel Sánchez Mosquera recibió la orden de abandonar Santo Domingo y dirigirse a Providencia, donde fortificaría el terreno y ocuparía posiciones junto al nuevo Batallón 22, reconstruido, y al mando del comandante Eugenio Menéndez Martínez, pues su anterior jefe sufrió un accidente.

Después del desastre del refuerzo de Abón Li, el coronel Sánchez Mosquera supo que su alto mando no podría ya reforzarlo ni abastecerlo en Santo Domingo. El astuto jefe del Batallón 11 no intentó salir por el camino del río para llegar a ese punto. Dividió sus fuerzas en tres grupos y comenzó a subir hacia el firme de El Brazón, por tres puntos diferentes.

Uno de los grupos de la fuerza de Mosquera avanzó hacia la altura, por el firme secundario de La Ceiba. El ataque sorprendió a los defensores de una trinchera del teniente Amándiz que fue ocupada, pero la escuadra resistió durante una hora aproximadamente; allí cayó el combatiente Juan Vázquez. El enemigo no pudo ocupar el firme principal de El Brazón, fortificado y defendido por las fuerzas de Guillermo García.

Al conocer la noticia de este combate y de la vía escogida por Sánchez Mosquera para escapar ordené a Lalo Sardiñas que se uniera a las fuerzas de Guillermo, y que ambos persiguieran implacablemente al enemigo que avanzaba a lo largo de toda la loma de El Brazón para causarle la mayor cantidad de bajas posible y frenar su retirada, así darían tiempo a organizar una línea de contención y rechazo que, en vista de las circunstancias, solo podría prepararse a la altura de Providencia. La ruta escogida por Sánchez Mosquera, en efecto, lo llevaría inevitablemente a Providencia, donde existía la posibilidad de cerrar desde las alturas, alrededor de ese caserío, la única salida natural posible: el cañón del río Yara, entre el firme de Providencia y el de Pica Pica.

Al amanecer del 27, las fuerzas de Guillermo y Lalo continuaron la persecución del Batallón 11 que luchaba desesperadamente por escapar. Ellos no podían conocer que el jefe de la unidad que perseguían había sido herido en la cabeza, lo que supe por la microonda ocupada el día anterior a la Compañía P de Abón Li. No fue posible informarles la noticia aquella misma tarde, lo que habría sido de gran importancia para ellos.

El mando superior enemigo modificó sus planes. Abandonó la idea de fortificar los Batallones 11 y 22 en Providencia, un lugar muy próximo al llano y Estrada Palma. Con el resto del Batallón 11 iban casi dos compañías del Batallón 22. Guillermo calculó que eran alrededor de 600 hombres. El jefe del puesto de mando de Bayamo, el general Eulogio Cantillo, el 26 de julio de 1958 suscribió un documento revelador. Citaré solo las partes esenciales:

ENEMIGO: Calidad: El enemigo posee tropas muy bien entrenadas para el tipo de operaciones (Guerrilla) que desarrolla, puesto que casi toda es natural de la región, y los Jefes llevan mucho tiempo en zona y son muy conocedores del terreno […].

Cantidad: Varía mucho el cálculo, pero pueden considerarse entre 1000 y 2000 combatientes de primera clase, bastante bien armados. Además casi todo habitante de la zona alta dominada por los rebeldes es confidente, correo o informante (hombre, mujer o niño).

Armamento: Para esta Operación el enemigo solicitó de cada Jefe de zona, le mandara el mejor personal, con el mejor armamento, haciendo una concentración de su mejor personal y equipo […].

Primera página del Plan de Operaciones del enemigo, donde se re- conoce el buen entrenamiento, la resistencia física y la moral de los hombres de la guerrilla y la pésima calidad de los soldados del Ejército batistiano, 26 de julio de 1958.Primera página del Plan de Operaciones del enemigo, donde se re- conoce el buen entrenamiento, la resistencia física y la moral de los hombres de la guerrilla y la pésima calidad de los soldados del Ejército batistiano, 26 de julio de 1958.

A continuación, en este documento, Cantillo culpa de todo a los jefes de las tropas y compañías, que él mismo sacrificó inútilmente:

Organización: La típica de la Guerrilla: Pequeños grupos que se esconden y se infiltran dentro de nuestras tropas en marcha y a veces en alto. Ultimamente se esconden en árboles y malezas, y a la vez se lanzan sobre la Unidad sorprendiéndola y desarmándola. Se reúnen en cantidad para un golpe determinado.

Salud: Estado sanitario malo; muy desnutridos pero con mucha resistencia física. Pueden soportar días enteros en un lugar sin moverse, comer ni tomar agua.

Moral: Los últimos éxitos en copar y rendir Unidades les ha levantado mucho la moral; han adquirido gran cantidad de armamentos, parque y comida y los ha hecho más atrevidos; han adquirido también Mini-packs y PRC-10 nuestros.

EJÉRCITO: Calidad: La calidad del Soldado actual, en casi todos los grados, es en más de un 75% de 4ta. clase para este tipo de operaciones, que supone gran resistencia física al esfuerzo […] y la voluntad constante de buscar el enemigo y vencer.

[…] Es aconsejable retirar Unidades a terreno más favorable, donde se pueda maniobrar, disminuyendo a la vez las distancias de apoyo y abastecimientos, y donde pudiéramos, si el enemigo nos sigue y cae en nuestro juego, decidir la Campaña.

En el apartado referido a la DECISIÓN, se enumeran las unidades que deben ser retiradas de las montañas.

PLAN: Atraer al enemigo hacia un área que nos favorece y que estará formada por puntos fuertes enlazados entre sí y con capacidad de maniobra y facilidad de abastecimientos. Además una masa de maniobras en el flanco OESTE nuestro y una reserva y Punto de Abastecimiento principal en ESTRADA PALMA.

Reorganizar nuestras fuerzas, acortar nuestras líneas, alargar las del enemigo y ponerlo en situación desventajosa.

[…] “POR LA LIBERTAD DE CUBA”.

(Fdo.) E. A. Cantillo, MMN y P May Gen Jefe ZOpnes.

Me percaté del movimiento de Mosquera por el intenso tiroteo que se producía en el lado opuesto al punto donde nos encontrábamos. Allí estaba la línea de la fuerza de 40 hombres que, dirigida por Guillermo, había arribado a la zona procedente del Tercer Frente Oriental, al inicio de la ofensiva enemiga. Guillermo ya tenía una experiencia de combate contra Mosquera, junto a la columna bajo el mando de Ramiro Valdés al noreste de nuestro frente. Participó luego en la Batalla de Jigüe. Su tropa se duplicó después de aquella batalla y estaba bien armada. No lejos de allí se encontraba la gente de Lalo Sardiñas, más al Oeste y lista, tanto para participar en el combate contra los refuerzos como para estrechar el cerco.

Envié de inmediato un mensajero para localizar a Guillermo, ya que no existía otra forma de comunicación con los jefes rebeldes. De vez en cuando encendía el equipo radial ocupado al enemigo con el fin de interceptar las comunicaciones entre el avión de la jefatura de operaciones y las unidades de tierra, pero solo el tiempo imprescindible para no agotar las baterías.

Mientras llegaban noticias, que con seguridad tardarían, solo conocía que se desarrollaba un fuerte combate por los disparos que desde diversos puntos se escuchaban, en un área donde era imposible la observación visual. Los del Ejército eran alrededor de 600, entre el Batallón de Mosquera y el que restaba del Batallón 22.

Los nuestros, entre Guillermo y Lalo, sumaban alrededor de 130. No era, en absoluto, por allí, la probable ruta de cualquier refuerzo.

Del lado de acá del firme de El Brazón, por donde inició su retirada Mosquera, estaban los morteros, la bazuca, la escuadra de Curuneaux con la 50 y las minas.

Comenzamos a movernos en dirección a Providencia. Corríamos el riesgo de chocar con cualquier unidad de Mosquera desperdigada e, incluso, con su fuerza principal en marcha hacia Providencia, si obligada por la resistencia se desviaba por otro camino más directo. Nuestra vanguardia debió avanzar con todas las precauciones necesarias en la misma dirección.

En horas de la tarde de ese propio día escuché una comunicación entre el Batallón 11 y la avioneta del mando superior de operaciones:

-¡Coronel herido en la cabeza! ¡Coronel herido en la cabeza! ¡Manden zunzún! ¡Manden zunzún!

-¡Zunzún no puede bajar! ¡Zunzún no puede bajar! Era la única respuesta, muy lógica, además. Aunque le habíamos ocupado la última clave a la tropa de Abón Li, no hacía falta. Zunzún era el helicóptero. Guillermo y Lalo atacaban con las ametralladoras trípode calibre 30 mm, un fusil ametralladora y muchos fusiles semiautomáticos. Bajar el helicóptero en aquel terreno irregular ¡era imposible! Pero no teníamos ninguna otra información sobre lo que ocurría. Se acercaba la noche cuando llegaron noticias de que el enemigo en retirada avanzaba por un trillo a media falda que salía de la casa de Ricardo Ríos, en dirección a Providencia.

Duque, quien marchaba con nosotros, recibió la misión de explorar y tratar de interceptar la tropa en algún punto de la falda de El Brazón. En cumplimiento de esa orden, Duque, como siempre, inquieto y temerario partió rápido por una entrada natural del terreno seguido por su tropa, porque ubicar al enemigo era de suma importancia para nosotros.

Decidimos esperar el resultado de su exploración. Pasaron 30, 40, tal vez 50 minutos; en aquella tensión era imposible calcular el tiempo. De súbito se escucharon varios disparos, y balas trazadoras cruzaron sobre nosotros a 15 ó 20 metros de altura. De nuevo, el silencio. Todo el mundo permanecía en guardia. Regresaron algunos del pelotón de Duque, pero nadie traía noticias de lo ocurrido. Caminando, sin mirar hacia atrás, había perdido el contacto con sus propios hombres. Nadie sabía de él. ¿De dónde salieron aquellos disparos? ¿Estaba Duque vivo o muerto?

En la oscura noche, igual que la del día anterior, sin luna, si hacíamos cualquier movimiento corríamos el riesgo de chocar con una fuerza amiga o enemiga. No podíamos movernos. Duque no daba señales de vida. Era necesario esperar de nuevo el amanecer.

Con las primeras luces, alguien anunció la aparición de Duque; estaba vivo, pero casi irreconocible.

Sin darse cuenta por poco choca con el campamento de la desesperada tropa en retirada. Observó su descubrimiento e inició el regreso. Caminó unas decenas de metros y se encontró unos hombres armados con fusiles, comenzó a hablar con ellos pensando que eran los de su tropa que venían detrás. Cuando se percató de que no eran sus compañeros, sino que estaba conversando con soldados enemigos que montaban guardia alrededor del campamento, trató de palanquear su ametralladora, pero los guardias se abalanzaron sobre él, se abracó con uno de ellos y forcejeó fuertemente, los otros dos o tres trataban en la oscuridad de darle culatazos en la cabeza, hasta que Duque se desprendió y corrió hacia abajo. Las trazadoras que vimos pasar eran disparos de los soldados que encontró Duque. Estaba desconocido por los golpes que recibió en la cabeza, la frente, la cara y el cuello. En algún lugar se había desplomado exhausto, donde lo despertaron las primeras luces del amanecer. ¡Cuán valioso habría sido su descubrimiento! Con nosotros estaban las armas de más poder. El enemigo se encontraba muy cerca. Habríamos podido descubrirlos 8 ó 10 horas antes, no dejarlos descansar aquella noche, y cercarlos antes del amanecer.

¡Qué día aquel 27 de julio, a los cinco años y un día del ataque al Moncada, todavía con la esperanza de aniquilar al Batallón 11!

Guillermo, con más de 80 hombres, y Lalo Sardiñas, con más de 50, estaban posesionados de la altura dominante; tal vez el enemigo nunca hubiera llegado a Providencia, donde Paz montaba guardia con el apoyo de casi 200 combatientes.

Además, ese día, Vilo Acuña se adelantó por el firme con su escuadra y trató de formar una línea de contención en la última altura de la loma de El Brazón antes de que la pendiente se deslizara hacia el caserío de Providencia. Pero Vilo no contaba con fuerzas suficientes y, tras un corto combate en el que murió el combatiente Giraldo Aponte, El Marinero, el enemigo logró flanquear la posición de Vilo y proseguir su fuga precipitada. Sin embargo, Guillermo, que había continuado su persecución, los atacó por la retaguardia y les causó al menos otras dos bajas mortales, además, capturó tres fusiles Springfield, mochilas y una caja de balas.

Por la noche, los restos del Batallón 11 acamparon en las últimas estribaciones de la loma de El Brazón, a la vista ya del caserío de Providencia.

A la mañana siguiente, el día 28, el enemigo quemó toda su impedimenta, incluido parte del parque. Desde el firme de El Brazón, los combatientes de Guillermo y Lalo, ya reunidos durante la noche, contemplaron el espectáculo de la enorme hoguera y las incesantes explosiones. Evidentemente, la intención del jefe herido y de sus lugartenientes era aligerar, en todo lo posible, la carga de sus hombres para apresurar el paso en su huida, aun a costa de reducir su poder de fuego.

Los hombres de Lalo y Guillermo continuaron persiguiendo y acosando con sus disparos desde el firme, en una ruta paralela a la de los guardias, y siguieron causando bajas al enemigo en fuga.

Durante todo ese día, desde temprano en la mañana, la Fuerza Aérea del Ejército se mantuvo activa. Para apoyar a la tropa en retirada realizaron seis misiones de bombardeo y ametrallamiento que duraron hasta bien entrada la tarde, en las cuales participaron dos bombarderos B-26 y dos cazas F-47. En el teatro de combate apareció, además, un avión caza a reacción T-33. Los objetivos de ataque fueron dirigidos ese día por un avión de transporte DC-3, que operó como puesto de mando. Este aparato recibió en un ala el impacto de las balas rebeldes.

Esa tarde también le ordené a Duque que dejara su posición en Casa de Piedra, adonde lo había movido el día anterior, y dividiera su fuerza en dos. Una parte de sus hombres, al mando de Raúl Barandela, debía reforzar aún más las posiciones de Paz en Providencia. Con Barandela envié el siguiente mensaje a Paz, el propio día 27, que en uno de sus párrafos resultó premonitorio:

Pensando que hay que hacer ahí [en Providencia] una línea invulnerable y que, dado el desconocimiento exacto de la posición de los guardias, estos hombres de Duque pueden quedarse fuera de la acción y como además por la retaguardia viene avanzando un fuerte contingente nuestro, he decidido mandarte estos 43 hombres para fortalecer tu línea. Creo que así, no hay quien pueda hacerte mover de ahí.

Recuerda que es muy importante poner dos fuertes emboscadas en los caminos que vienen de Estrada Palma para que les cuiden a ustedes las espaldas. Esas emboscadas no deben abandonar su posición por ningún concepto, y si tú ves que los atacan fuerte por alguna de esas emboscadas, la refuerzas.

Mosqueda [Mosquera] viene con un balazo en la cabeza. Si esa tropa choca con ustedes queda liquidada.

Paz no coloca “las dos fuertes emboscadas en los caminos que vienen de Estrada Palma, para que le cuiden a ustedes la retaguardia”.

Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instruc- ciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instrucciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.

Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instruc- ciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instrucciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.

Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instrucciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instrucciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.

Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instrucciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.Mensaje del Comandante en Jefe al capitán Ramón Paz, con instrucciones de ocupar posiciones, 27 de julio de 1958.

Con la otra parte de su tropa, Duque debía tratar de interceptar a los guardias en algún punto de las laderas de El Brazón, pues había noticias de que el enemigo en fuga avanzaba por un trillo, a media falda, que salía de la casa del campesino Ricardo Ríos en dirección a Providencia.

Mientras todo esto ocurría en El Brazón fui tomando las disposiciones necesarias para crear una línea lo más sólida posible en Providencia e impedir la fuga de la maltrecha tropa en desbandada.

Esa misma tarde ordené a Paz y a Daniel que se movieran con todas sus fuerzas al caserío y, tras un rápido estudio del terreno, ocuparan las posiciones más adecuadas. Paz decidió colocarse en una parte elevada del firme de Providencia, de frente al caserío y dominando el cauce del río a su derecha, por donde consideró correctamente que deberían salir los guardias. No cerró del todo la emboscada, colocando personal rebelde en la falda del alto de Pica Pica, del otro lado del río, pues recibió la información de Aguilerita, quien había sido enviado a explorar, que ya el enemigo había tomado ese alto. Esta noticia no resultó ser exacta, los guardias nunca ocuparon el alto de Pica Pica. Al final, El Vaquerito se ubicó en el extremo de la falda de Pica Pica, del otro lado del río y del caserío de Providencia.

En su premura por ocupar en el menor tiempo posible las mejores posiciones para rechazar al enemigo en fuga, Paz tampoco tomó la precaución de cubrir su retaguardia dejando algunos hombres del otro lado del firme de Providencia, donde ya el terreno descendía hacia el llano. Esta imprevisión resultó fatal.

A la izquierda de Paz, Daniel desplegó todas sus fuerzas a lo largo de las alturas laterales del firme. Más a la izquierda, comenzando a cerrar la emboscada, el teniente William Gálvez se ubicó con una pequeña escuadra en el alto que ocupaba el cementerio del poblado.

Desde poco después del amanecer del 28 de julio, los guardias comenzaron a bajar por las faldas de la loma de El Brazón hacia el río y el caserío de Providencia. Cuando estaban a tiro de las posiciones rebeldes se inició el combate. Nuevas bajas se sumaron ese día a las ya sufridas por el Batallón 11 en su huida. La acción se prolongó varias horas, durante las cuales se logró contener el avance del enemigo.

Pero mientras esta acción estaba en desarrollo, fuerzas del reconstruido Batallón 22, estacionadas en Estrada Palma, se habían desplazado hacia Providencia para apoyar la salida de los restos del Batallón 11.

Sin encontrar resistencia consiguieron subir desde el llano al firme de Providencia y ocupar el extremo opuesto de la falda del alto de Pica Pica. Con este movimiento se colocaron, de hecho, a espaldas y al flanco derecho de la posición de Paz. Como resultado del sorpresivo fuego, mientras combatían contra los que avanzaban frontalmente cayeron el comandante Paz, el teniente Fernando Chávez y el combatiente Federico Hadfeg.

Sometidos a esta presión desde la retaguardia, los hombres de Paz se replegaron hacia las posiciones del pelotón de Daniel, quien, a su vez, había dado también la orden oportuna de retirar la fuerza rebelde de ese lugar. Todo el personal de la emboscada se movió en dirección al cementerio y hacia Palma Criolla, aguas arriba del río Providencia.

Mientras tanto, los restos del Batallón 11 trataron de salir por el río Yara. Pero no fue sino hasta después del repliegue de los hombres de Paz cuando finalmente pudieron avanzar sin peligro de caer bajo el fuego guerrillero. El grupo con la camilla de Sánchez Mosquera se detuvo del otro lado del caserío, y cuando el camino quedó libre siguió en dirección al río, cruzó al otro lado del firme de Providencia y continuó poco más de un kilómetro hasta El Guineal, ya en pleno llano, donde se posó el helicóptero enviado por el puesto de mando de Bayamo a recoger al herido y transportarlo a Santiago de Cuba para recibir las primeras atenciones.

Según supimos después, Sánchez Mosquera quedó parapléjico como consecuencia de su herida, pero con el tiempo logró recuperar alguna movilidad. El 1ro. de enero de 1959 se fugó hacia Miami, donde los criminales de Cuba siempre encuentran refugio seguro.

La muerte de Paz, junto con la de Cuevas, apenas 10 días antes, nos privó de dos de los jefes más eficaces, combativos e inteligentes con que contaba nuestra columna. Fue, sin duda, un duro golpe, que venía a sumarse a la pérdida de Angelito Verdecia, y a la que sufriríamos dos días después con la caída de Daniel, entre las bajas más sensibles que tuvimos durante toda la ofensiva enemiga. El hecho de que cuatro capitanes rebeldes fueran muertos en combate dice mucho del arrojo y la calidad moral de nuestros jefes, que no se abstenían de estar en la primera línea junto a sus hombres.

Desde Palma Criolla, los combatientes de Paz, bajo el mando de Daniel, dieron vuelta e iniciaron la persecución y el hostigamiento del enemigo, que se retiró precipitadamente en dirección a Cerro Pelado. Esta persecución continuó hasta Peladero, cerca de Naguas, a pocos kilómetros de Estrada Palma, en pleno llano. Ya no era posible hacer más.

En el informe anteriormente citado que le envié a Celia, en la noche del 28 de julio, le dije:

Ha sido titánico el esfuerzo por atrapar y destruir el batallón completo de Mosquera que luchó desesperadamente por salvarse dejando muertos por todo el camino. Hoy contaron con el apoyo de un batallón de refuerzo por el lado de afuera y atravesaron nuestro cerco por Providencia en plena fuga por todas direcciones. A Mosquera lo pudieron sacar un rato antes en helicóptero. La 50 no había llegado, ni el mortero 81 tampoco. Se ha seguido luchando durante el día.

[…] Se han ocupado armas, balas, obuses de mortero, etc. La gente de Mosquera quemó muchos fusiles de sus muertos, así como casi todo su parque de mortero y el mortero, para que no cayera en nuestras manos. Lucharon como unos endemoniados. Aún no puedo dar los resultados completos. Seguí todos sus movimientos con el minipak y el P.R.C-10.

Mensaje de Fidel a Celia explicándole lo ocurrido la noche del 28 de julio de 1958.Mensaje de Fidel a Celia explicándole lo ocurrido la noche del 28 de julio de 1958.

Y en un mensaje al Che el día 29 le pude ofrecer más detalles:

En la batalla de Santo Domingo perdimos en total 7 hombres, entre ellos Paz. En conjunto toda la operación dió un saldo de más de cincuenta armas. Todas las balas gastadas en la persecución de Mosquera se recuperaron. Se le hicieron durante la persecución unos 30 muertos, pero es una verdadera lástima que por una serie de errores de la gente derivados del exceso de confianza no aniquiláramos al batallón completo.

Mensaje del Comandante en Jefe al Che, escrito al pie de una nota de Camilo, con detalles de lo acontecido el 29 de julio de 1958.Mensaje del Comandante en Jefe al Che, escrito al pie de una nota de Camilo, con detalles de lo acontecido el 29 de julio de 1958.

El 29 de julio, al día siguiente de concluida la batalla, Radio Rebelde trasmitió un extenso parte, redactado por mí, sobre la situación militar, del cual citaré algunos fragmentos:

Terminada la batalla del Jigüe, comenzó inmediatamente otra batalla de gran magnitud contra dos batallones de la tiranía, que operaban desde Providencia hasta Santo Domingo, a las órdenes del teniente coronel S. Mosquera.

Durante cuatro días se prolongó la lucha que comenzó el día 25 a las 12 meridiano contra las tropas enemigas que venían a reforzar el batallón 12 [11] acampado en Santo Domingo y concluyó ayer a las 2 de la tarde en el sitio conocido por Peladero, cerca de Nagua a varios kilómetros del central Estrada Palma. La persecución contra el batallón 12 [11] duró 42 horas consecutivas. Sánchez Mosquera, herido de gravedad en la cabeza, fué evacuado en un helicóptero ayer 28, a las 7 y 30 de la mañana. El batallón 12 [11] fue dejando por todo el camino un reguero de muertos y llevaban tras sí una larga caravana de heridos. En el camino quemó su propio parque, de mortero y de bazooca […], para evitar que cayeran en nuestras manos. Reunidos más allá de Providencia los restos del batallón 12 [11] con el otro Batallón que vino en su auxilio ambos emprendieron la fuga hacia Estrada Palma, bajo el fuego de nuestras tropas que lucharon con extraordinaria agresividad.

Sin que todas las unidades rebeldes, distribuidas en el ancho frente, hayan reportado todavía los resultados totales de esta batalla, hasta ayer, el enemigo había sufrido 46 muertos, 24 prisioneros y le habían sido ocupados 29 fusiles garands, 16 ametralladoras cristóbal, 8 fusiles Springfield, miles de balas, 1 bazooca con 20 proyectiles, dos cajas de obuses de mortero calibre 60, 15 obuses de mortero calibre 81, más de cien mochilas y otros equipos. La zona de Santo Domingo, el Salto y Providencia han quedado totalmente liberadas de tropas enemigas. Nuestras fuerzas sufrieron en esta sangrienta batalla 7 muertos y 4 heridos. […] El Ejército rebelde ha aumentado extraordinariamente sus efectivos de combate y prosigue la lucha contra los restos de las fuerzas enemigas, que iniciaron la más grande ofensiva militar que pudo imaginarse en nuestra República, con 14 batallones de infantería y siete compañías adicionales, apoyada por una flota aérea y unidades blindadas. Armadas ahora con las bazoocas ocupadas al enemigo, nuestras columnas pueden batirse contra los tanques de la tiranía.

Parte trasmitido por Radio Rebelde sobre la situación militar el 29 de julio de 1958.Parte trasmitido por Radio Rebelde sobre la situación militar el 29 de julio de 1958.

La ofensiva se ha convertido en fuga desesperada.

Como dice el parte leído por Radio Rebelde, en todas estas acciones, sin contar el combate contra el refuerzo en Casa de Piedra, el enemigo sufrió nada menos que 100 bajas, de ellas 46 muertos y 24 prisioneros. Se capturaron más de 50 armas y miles de balas. A pesar de que no se logró el objetivo de destruir completamente el Batallón 11, lo cierto es que esta unidad quedó diezmada y desarticulada, y dejó de existir como entidad combatiente. Pero lo más importante es que el enemigo se vio obligado a abandonar la montaña, y el sector nordeste de nuestro territorio base quedó liberado de forma definitiva. Por eso, consideramos que el resultado de esta segunda Batalla de Santo Domingo -que más propiamente debería llamarse Batalla del río Yara, porque se desarrolló a todo lo largo del río, desde Santo Domingo hasta Providencia-, constituyó otra resonante victoria rebelde.

Sin embargo, no voy a negar que entonces me quedó un gusto amargo por no haber logrado la destrucción completa del Batallón 11. Errores cometidos por varios de nuestros capitanes contribuyeron a que no se lograra un resultado aún más contundente, que estábamos en condiciones de haber alcanzado.

El caso más claro fueron los fallos de Pinares y Suñol, que se dejaron confundir por el rumor de que había una fuerza enemiga en su retaguardia y no coparon el grueso del Batallón de Abón Li, que chocó con Paz en Casa de Piedra, lo cual motivó una de las críticas más severas que formulé durante toda la guerra, aún antes de que las dos compañías que dejaron escapar atacaran a Paz desde las alturas, detrás del firme de Providencia, cuando preparaba la línea de combate para impedir la fuga del Batallón 11.

Escuché que de un avión DC-7 daban la orden de disparar desde las alturas que yo había indicado ocupar con suficiente antelación, para que la posición de Paz no fuera vulnerable. Experimenté una gran amargura, oía las órdenes que daba el enemigo, pero no podía comunicarme por radio con los jefes de nuestros combatientes.

Otro caso fue el arranque irreflexivo de Duque, pues su escuadra hubiese podido retrasar la huida de los guardias o, incluso, contenerla.

Pero no viene al caso detenerse hoy en esos errores, que en su momento nos sirvieron a todos de experiencia. Lo que importa es que, a estas alturas, había sido totalmente liquidada la grave amenaza planteada en dos de los tres sectores de la ofensiva enemiga, los dos más críticos por el peligro inmediato que representaban para el núcleo central de nuestro territorio en torno a La Plata. Quedaba ahora liquidar el tercero, para lo cual estábamos en óptimas condiciones.

Otros textos publicados en Cubadebate de “La victoria estratégica”, de Fidel Castro

Tags:
About Author: asbaeza