Print Friendly, PDF & Email

Horas antes de que publicara una carta apoyando la restitución del presidente Zelaya, liderando a varios congresistas demócratas, el nombre del representante Bill Delahunt fue engañosamente incluido en una lista de partidarios del gobierno golpista por los organizadores del viaje, que inicia hoy a Honduras la republicana Ileana Ros-Lehtinen.

Micheletti y Ros-Lehtinen: dios los cría y el diablo los junta.

La exponente de la extrema derecha cubanoamericana se reunirá con el presidente usurpador Roberto Micheletti, junto a otros dos eminentes representantes de la mafia de origen cubano en el Capitolio: Lincoln y Mario Díaz-Balart.

La lista, destinada a engañar al público, fue publicada por el diario La Prensa de Tegucigalpa en un reporte titulado Gestionan en Estados Unidos aceptar comicios, refiriéndose a las elecciones ilegales de noviembre, con un preámbulo donde se mencionaba, que la congresista norteamericana Ileana Ros-Lehtinen «confirmó que arribará a nuestro país para escuchar el lado de la historia que pocos han querido oír: el del gobierno de Micheletti».

Ros-Lehtinen, apodada La Loba Feroz, una politiquera de Miami de origen cubano, se convirtió en los últimos años en portavoz de la extrema derecha del Congreso de Estados Unidos y en defensora incondicional de las políticas más agresivas de Israel.

En el tema hondureño, ha sido una de las muy pocas voces en el mundo que han apoyado la imposición al pueblo hondureño de una dictadura de inspiración fascista.

El de Israel, que abastece a Micheletti en armas «no letales» para la represión de «revoltosos» es, de hecho, el único respaldo que recibe la junta de poder en el país centroamericano.

UNA «INICIATIVA» PARA APOYAR A LA DICTADURA FASCISTA

En su reportaje engañoso, La Prensa señala cómo la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen introdujo en el Congreso de Estados Unidos una llamada iniciativa para que se reconozcan los resultados de las elecciones hondureñas del 29 de noviembre.

Estos comicios han sido rechazados a nivel mundial porque carecen totalmente de legitimidad al realizarse fuera del orden constitucional.

«Hasta el momento, 28 congresistas se han adherido a la iniciativa HR749 de Ros-Lehtinen», afirmaba el periódico, antes de nombrar a varios legisladores, entre ellos, al demócrata Bill Delahunt.

Alertada acerca de la falsa información difundida en Honduras por los amigos de Ros-Lehtinen que organizan su visita, la oficina de Delahunt en Washington anunció la pronta publicación de una declaración.

Unas horas más tarde, la firma de Delahunt encabezaba el texto de una carta dirigida al Congreso hondureño, donde reclamó la restitución inmediata del presidente Manuel Zelaya y calificó de golpe de Estado los acontecimientos del 28 de junio pasado.

En el documento dirigido a José Ángel Saavedra, presidente del Congreso golpista, los representantes norteamericanos manifestaron considerar «que el golpe de Estado contra el presidente Zelaya fue inconstitucional; que la ausencia de un mandatario legítimo, las violaciones de los derechos humanos y la restricción de las libertades civiles son inaceptables, y que estas condiciones imposibilitan elecciones justas y libres en noviembre».

La firma de Delahunt está seguida por las de James P. McGovern, Janice D. Schakowsky, Sam Farr, Gregory W. Meeks y Xavier Becerra.

INFORME «CONFIDENCIAL» DE LA EMBAJADA USA

La representante Ros-Lehtinen y los Díaz-Balart son bien conocidos por sus lazos estrechos con los círculos terroristas de Miami, en particular con el delincuente internacional Luis Posada Carriles, quien se beneficia de numerosas complicidades en Honduras desde que manejó operaciones en ese país por cuenta de la CIA.

Mientras Ros-Lehtinen se reunirá con el ministro golpista de Relaciones Exteriores, Carlos López Contreras, su viceministra Martha Lorena Alvarado y el cardenal Óscar Andrés Rodríguez; los Díaz-Balart conversarán con los candidatos presidenciales, miembros de la Corte Suprema y funcionarios «de alto rango».

Ojo: Ros-Lehtinen afirma que prevé reunirse con funcionarios de la embajada estadounidense para recibir «un informe confidencial sobre los intereses de la seguridad norteamericana relacionada con Honduras y la región».

No detalló cuáles son esos intereses tan confidenciales del Norte en este país, que convirtió en base militar para su guerra sucia contra la Revolución nicaragüense.

El diario La Prensa, miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que constantemente denuncia la «falta de libertad de prensa» en los países progresistas de América Latina, es propiedad del multimillonario Jorge «Pepsi» Canahuati Larach, uno de los más conocidos autores del golpe de Estado, al lado de los jefes militares y del propio Micheletti.

Canahuati es dueño para Honduras de la marca Pepsi y de las franquicias de Pizza Hut, Kentucky Fried Chicken, Seven Up, Teem, Enjoy, Adrenaline, Gatorade, Quanty, Be-Light, Link, SoBe Energy, y (el té) Lipton.

Tags:
About Author: asbaeza