Print Friendly, PDF & Email

Por: David Ignacio Martí

Tomado de cubadebate

Las mejores definiciones de cada época pudieran ser sus libros. Por lo creado por el hombre desde la literatura es posible conocer y comprender cómo se pensaba en un momento histórico determinado.

Así pasa, no solo con lo legado por filósofos, poetas, monarcas, cronistas, políticos y cantores. También por generales y estrategas que han dejado para la posteridad de sus mapas, diarios, circulares, órdenes y demás documentos doctrinales, reglamentarios o de campaña.

En el caso de la guerra, posee particular importancia el legado de carácter histórico, analítico o doctrinal, por el papel desempeñado en la toma de decisiones por parte de los jefes –a todos los niveles– y por ser reflejo de los cambios en las concepciones y procedimientos tácticos, operativos y estratégicos, que han tenido un significativo impacto en los conflictos ulteriores.

Así; la guerra no convencional…

A juzgar por los documentos doctrinales y otros materiales de estudio que desde hace más de una década publican y/o actualizan, se reitera y fortalece la convicción de que para el alto mando político-militar de los Estados Unidos, a pesar de que fue durante la Administración Obama que tuvo su resurgir, la guerra no convencional continua siendo la opción de agresión “del momento”.

De tal modo, desde el año 1961 y hasta 2008 (47 años), el mando militar norteamericano no publicó ningún “manual” destinado específicamente a la guerra no convencional, siendo el Manual de Campo FM 31-21 Guerra de Guerrilla y Fuerzas de Operaciones Especiales –de 1961–, el que se mantenía vigente hasta la publicación, en septiembre de 2008, del Manual de Campaña FM 3-05.130 “La Guerra No Convencional para las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército”.

Luego, en plazo tan breve como entre septiembre de 2008 y noviembre de 2010, el Departamento de Defensa actualizó su base doctrinal sobre la guerra no convencional en, al menos, tres documentos: el ya citado FM 3-05.130; el “Manual del Jefe para la Guerra No Convencional”, de noviembre de 2009 (Aunque no se trata de un documento doctrinal, ha sido avalado por el Centro y Escuela de Guerra Especial de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU. como un recurso que sirve para introducir a los nuevos efectivos de Operaciones Especiales en el concepto, las tácticas y la técnica de la guerra no convencional); y la “Circular de Entrenamiento 18-01”, destinada igualmente a las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército.

No es para nada coincidencia que estos materiales –y otros que de manera secreta hayan sido emitidos–, vieran la luz precisamente en el preámbulo de la llamada Primavera Árabe y previo al que puede considerarse el primer escenario de Guerra No Convencional exitoso de este siglo: la guerra de Libia.

Resulta evidente que quienes promovieron y “lideraron desde la retaguardia” tales conflictos, tenían frescos los conocimientos y en sus maletas llevaban, para consulta, libros y materiales actualizados sobre la guerra no convencional, que aun preservaban “olor a imprenta”.

Pero la actualización del cuerpo doctrinal sobre la Guerra No Convencional no concluyó en 2010. Así, en septiembre de 2013 fue emitida la Publicación Técnica del Ejército (ATP, por sus siglas en inglés) 3-05.1 Guerra No Convencional, definida por la revista Special Warfare como “fundamento doctrinal del Ejército de EE.UU. para el desarrollo de la guerra no convencional”.

Al igual que varios de sus predecesores, a pesar de estar destinado al ejército, el texto está deliberadamente diseñado para ser empleado por el resto de los servicios armados, así como otras agencias gubernamentales, multinacionales y líderes políticos, mancomunados en el esfuerzo “multifactorial” –y no únicamente militar– que implica una campaña de guerra no convencional.

En ese contexto, las propias Fuerzas de Operaciones Especiales continúan perfeccionando su cuerpo doctrinal. En tal sentido destaca la publicación en el año 2014 del Manual de controladores/observadores para la guerra no convencional (designada SWCS Pub 14-01) cuyo objetivo esencial es proveer, según la ya citada revista Special Warfare del Comando de Operaciones Especiales, de una “lista más detallada de las tareas que, en el marco de este tipo de conflictos, desarrollan los componentes de operaciones especiales”.

Más allá del volumen o el contenido específico de dichas publicaciones, su sola divulgación constituye una clara evidencia de que el estamento político-militar norteamericano continúa preparándose para un escenario futuro, donde la guerra no convencional sobresaldrá entre los procedimientos de elección para agredir naciones soberanas.

Los cubanos estamos alertas. Sabemos que preparan “sus libros” en respuesta a un plan de alcance global que nos incluye.

José Martí nos enseñó qué hacer cuando el enemigo se ufana en tanta teoría: “Plan contra plan; sin plan de resistencia no se puede vencer un plan de ataque”.

Tenga tranquilidad el Maestro: ¡tenemos un plan!

Tags:
About Author: asbaeza