Print Friendly, PDF & Email

¿Qué es hacer justicia para los Yaquis? Lo mejor es que hablen los mismos Yaquis y lo expresen. Este es un conjunto de voces de quienes viven en esta tierra, en el mes del lanzamiento del Plan de Justicia para el pueblo Yaqui y la petición de perdón por el exterminio

Twitter: @Dal_air

Por Daliri Oropeza

Tomado de piedepagina

Es inevitable estar en cualquiera de los ocho pueblos Yaquis y que las personas señalen por dónde pasaba el río. Ahí siguen sus huellas en forma de canales, de caminos de piedra y laderas con árboles en su orilla.

Para quienes luchan por la tierra en territorio yo’eme, los acuerdos sobre nuevos acueductos o distritos de riego que han traído las reuniones del Plan de Justicia (encabezadas por el INPI por decreto presidencial) son, de nuevo, atropellos a sus propios modos de hacer gobierno.

No solo por la falta de información que hay al respecto en la tropa (que es quien toma las decisiones), sino porque desde que comenzaron los diálogos con el gobierno federal bajo las enramadas yaquis, también comenzaron los apoyos para vivienda, para pesca, para apicultura, para pavimentar. Dineros a cuenta gotas. Solo a unos cuantos de cada pueblo. O solo a uno de los ocho pueblos. Así convencieron a varios.

Otro factor es que la federación acuerda con una guardia dual: la de Loma de Bácum. Son copias de la Guardia Tradicional original. No cuentan con el respaldo de la iglesia Yaqui, que también es un órgano de gobierno. Eso la mete en dilemas, pues sin las guardias tradicionales de los ocho pueblos yaquis no puede haber un acuerdo de la totalidad de la Tribu Yaqui. Tampoco sin el consentimiento de la tropa y la iglesia.

Desde el inicio de las mesas de trabajo, las guardias tradicionales de varios pueblos, que sí asistieron, manejaban autos nuevos con sellos del Instituto.

En suma, el INPI recolectó firmas en este último mes con motivo de la “Reforma Indígena”, pero los habitantes denuncian que no saben realmente para qué son. A varias las condicionaron con el apoyo de vivienda para firmar. Los tiempos coinciden con la rápida convocatoria para avalar el Distrito de riego 18, “el primero administrado por un pueblo indígena” dice Prensa del INPI. Un mes antes de la solicitud de perdón por el exterminio que sufrió la Tribu que anunció el presidente AMLO.

Este distrito de riego, de acuerdo con el INPI, debe tener un “organismo indígena comunitario que se denominará Comisión Yaqui del Agua/Comisión Yoeme para el uso, administración y cuidado del agua”.

Los ocho pueblos son unidades político-religiosas. La religión y la administración son su forma de gobierno. La iglesia yaqui rige la vida ritual, espiritual y lo sagrado. Organiza los cargos para las fiestas tradicionales como la Cuarejma. Decide quién puede ser gobernador, organizan ceremonias, rituales y danzas tradicionales.

La guardia tradicional es el órgano que rige el orden y la justicia. Se conforma de gobernador, pueblo mayor (o consejero anciano), capitán, comandante, secretario. La Guardia ejerce un sistema de gobierno asambleario, un sistema de justicia propio y cada domingo debe consultar y rendir cuentas a la tropa.

“Quieren destruir nuestro sistema de gobierno a través del INPI”, denuncia una habitante yo’eme de Loma de Bacum que prefiere ser anónima ante el grave problema de violencia e inseguridad que crece en el territorio yaqui.

Los ocho pueblos yaquis han sentado a todos los gobernantes, gobiernos y presidentes en sus enramadas tradicionales. Son un pueblo que dialoga con los poderes. Parte de ese diálogo ha permitido preservar su territorio, sus propios modos de justicia y gobierno.

Es a voluntad de los yaquis que este gobierno federal ha realizado apenas en un año menos de 30 reuniones bajo estas enramadas, en donde todo se traduce a la lengua Jiak nooki o Jiaki -el principal idioma de las mesas de trabajo- y comunican sus decisiones en la misma lengua yo’eme. Para que los yaquis les sigan dando entrada, al gobierno federal le ha ayudado su persistencia (o dádivas).

Sin embargo, no puede haber justicia sin mencionar que hay un preso político llamado Fidencio Aldama, y un gasoducto, del cual la empresa propietaria no quiere mover el trazo. Que hay pendiente una consulta sobre la cancelación del Acueducto Independencia que terminó por secar al río Yaqui.

“Suplantaron al gobernador de nuestro heróico pueblo de Loma de Bacum, tratando así de humillar y usurpar los usos y costumbres de nuestra gran Nación Yaqui, para firmar sus acuerdos asesinos y mercenarios, que tienen que ver con la supuesta creación del distrito de riego número18 y con él aceptar la legalidad del acueducto independencia, a cambio del distrito de riego y de su fraudulento plan de justicia”, denunció otra habitante de Loma de Bacum en sus redes sociales.

Las personas de este pueblo coinciden que no pueden hablar de justicia sin que el gobierno busque y encuentre a los 10 yaquis desaparecidos, no tiene ni una semana (a mes y medio de su desaparición) que se presentó la Comisión Nacional de Búsqueda:

Eladio Molina Zavala de 44 años de edad

Fabián Sombra Miranda de 34 años

Fabián Valencia Romero de 27 años

Martín Hurtado Flores de 53 años

Leocadio Galaviz Cruz de 38 años

Juan Justino Galaviz Cruz de 28 años

Braulio Pérez Sol de 40 años

Benjamín Portela Peralta de 65 años

Gustavo Acosta Hurtado de 49 años

Entre tanta turbulencia en estas tierras sagradas, lo mejor es que hablen los mismos Yaquis y expresen ¿Qué es hacer justicia para los yaquis?

Clementina Maldonado, cantora de la iglesia / Potam

Hacer justicia para mí es que se les entregaran las tierras a todos los beneficiarios, todos los que son dueños de tierras. Que ya no las rentaran. Que cada quien saliera adelante lo que es suyo. Porque esas son herencias, herencias de nuestros padres pues, y los que no son herencias pero pues se han espinado las manos ahí y los pies.

La justicia incluye una la escuela alternativa. La escuela alternativa nosotros la queremos porque queremos enseñar. Nosotros tenemos nuestros rezos, nuestros misterios en jiak nooki, nuestra lengua tradicional. Queremos enseñar a cantar a los que ya están destinados para ser cantoras porque lo soñaron. La escuela alternativa va a ser para los que ya están consagrados, y no quieren ejercer porque no saben, se les hace difícil volverles a renacer esto que les nazca el amor por eso cuando ellas ya tienen la luz pues. Eso es lo que yo quiero, eso.

Para que nosotros, ahí mismo en la escuela alternativa, hagamos la ropa para las vírgenes, hagamos nuestros manteles bordados. Para que el venado le enseñe a los niños el baile. Para que los señores del violín le enseñen a los niños cada alabanza, pieza por pieza. Eso es justicia como escuela alternativa.

Guadalupe Flores Maldonado, asesor jurídico / Loma de Bacum
https://piedepagina.mx/wp-content/uploads/2021/05/pdp_yaquis_gasoducto_lomadebacum_guadalupe_siembra_daliri_oropeza-19-768×512.jpg

¿Qué es justicia? ¿Quién se someta a tu ley? Para mi justicia sería que tú te sometieras a la mía, porque estás en mi territorio. Eso sería respetar mis usos y costumbres y que entablemos un diálogo de igual a igual.

Pero al querer someterme a tus procedimientos -ellos le llaman aplicar la normatividad para los programas sociales- eso es someterse, porque tú quieres que haga las cosas a tu manera, cuando las mías han demostrado ser mejor que las tuyas; esa es mi justicia, una justicia donde todos somos iguales, donde tú eres igual y yo te veo como igual y tú también igual, nos debemos desarrollar mutuamente ¿Qué significa? Que debes basarse en la relación(sic) del respeto mutuo al derecho, al derecho de derechos que tenemos los dos de igualdad, en igualdad de derechos y en igualdad de condiciones. Pero en el momento en que tú estás ofreciendo apoyos sociales verticales, acuérdate que la caridad también es discriminatoria, porque le estás diciendo el otro que tú eres pobre, que no tienes lo que tienes y con lo que yo te voy a regalar para que tú te desarrolles, cuando sabes que ese está pobre porque tú lo empobreciste porque lo despojaste de lo que tenía, en lugar de apoyarlo para que se desarrollara.

Ahorita ¿Qué queremos? Que respetes lo que estamos haciendo, que respetes sobre todo nuestra identidad y nuestra ley, pero con lo que estás haciendo nos estás tratando de borrar la identidad.

José Ángel Maldonado Buitimea, ex gobernador / Potam

¿Justicia? Pues a mí se me haría justicia que se nos devuelva todo, lo que desde años atrás nos han quitado; se llevan mucho dinero con eso. El agua que nos han quitado, que nos han negado, han negociado con ella, con CONAGUA. Pues todo eso que se devuelva. Como llevan negociando tantos años pues se les puede inventariar también, inventario pues ¿Dónde quedó? Como ahorita está la justicia que nos lo devuelva pero con trabajo, abriendo tierra. Hay mucha tierra aquí, mucha tierra, y por ese lado hay que entrarle también al de Conagua. Hay mucha mina allá arriba. Ya ven que en la minería pues el agua la venden más cara. Pues en enero donde está, me he estado quedando. ¿Dinero? Nosotros no peleamos dinero, peleamos que responda.

Por eso hemos estado en constante, constante. Aunque si la necesidad ya la conocemos cada uno de los que vivimos que más que nada ahorita aprovechar al gobierno federal que está aquí. Antes nada más éramos gestionadores; teníamos que ir hasta México. Ahora ellos vienen aquí.

Muchos genocidios. Y a invadir nuestro territorio. Y es por eso el odio también pues. Si yo leo la historia también, escucho también de los mayores cómo se portaron antes, siempre hubo un gran odio también, siento algo de despecho por esa gente. Ya no queremos intermediarios de los gobiernos locales o municipales. Queremos que los recursos lleguen directo a los ocho pueblos yaquis.

Carmen García Vázquez, defensora del territorio / Loma de Bácum

Justicia, para empezar: sacar los tubos de nuestro territorio, de todo el territorio Yaqui, no nada más de Loma de Bácum. Todo esto es comunal. Loma de Bácum está peleando por todo el territorio Yaqui. Lo segundo, sacar a Fidencio de la cárcel. Porque sea como sea es un preso político de la Tribu Yaqui y que por culpa del gasoducto, pues preso. También que se le haga justicia al Cruz, al que mataron (el 21 de octubre de 2016) porque sea como sea era una persona, era del pueblo, aunque era de los que estaban a favor del gasoducto. Era un ser humano, que se haga justicia, el asesino anda libre…

Domitila, maestra de lengua y cultura yo’eme / Potam

Hacer justicia es dejar de meter propuestas que no son ideales para la tribu. Que de la tribu salgan las propuestas y que no nos la traigan de afuera. Que vengan con un proyecto externo a imponerlo aquí sino que de acuerdo a la necesidad de aquí salga y sea expuesto y desarrollado y que sea para todo el pueblo. No para doscientas familias. O para ciertas personas. Porque eso hace que también haya un recelo o envidias en las mismas familias, pues a algunos sí les llegó un apoyo del gobierno y a otros no.

Los que verdaderamente lo necesitan, no andan en las reuniones del plan, porque están trabajando para comer, para subsistir ellos. No están trabajando para tener una casa de material, un techo de asbesto, ellos con su casa de carrizo, de tierra o de barro y su piso de tierra, se sienten muy bien. Claro que si les dicen que son acreedores de un apoyo para vivienda, la van a aceptar. Pero no hay quienes todavía están sin considerar ni aceptar esas ideas de los gobiernos externos.

La gente sí respeta a la autoridad interna, a la Tribu Yaqui, pero no a los otros gobiernos. Los yo’eme no le deben nada a lo que digan los gobiernos externos. Se deben a lo que digan aquí. No buscan el beneficio para ellos sino que piensan en los ocho pueblos.

Pero ese tipo de gente no anda en las reuniones del plan, y menos ahora que está la pandemia. Porque no somos esos 50 yaquis que están en las reuniones con los funcionarios del gobierno federal, somos muchos. Porque donde dicen que donde escuchan cuatro oídos escuchan más que dos, donde hay más de dos ojos puedes observar mejor, no es lo mismo ver que mirar o escuchar que oír.

No queremos la premura o la insistencia de que se va a cerrar la ventanilla, hay que firmarlo ya, tienes para mañana, voy por la firma hoy, hay que aprovechar esta oportunidad, sino se va a cerrar, no. Que le den el tiempo a cada pueblo de definir la justicia.

Hilario Molina Marías, director del INPI región Yaqui / Vicam Pueblo

Hacer justicia implica que te devuelvan lo que te han quitado, parte quizá, no al 100 pero si es el 100 mejor. Por ejemplo, lo del agua, estamos hablando del agua, lo del territorio, estamos hablando de cosas trascendentales. Cosas que se mantienen en la lucha en la cabeza de las personas, y sobre todo los antepasados que son los que realmente nos dejaron esto.

Don Camilo Flores, historiador yaqui / Vicam Estación

Si nos dan todo nuestro territorio, ¿qué van a hacer con Ciudad Obregón, con Guaymas?

Es importante, como hice hace 11 años, llamar a la unidad de la tribu porque avanzaríamos en tos. En progreso. En bienestar. Mayormente para estacionar la armonía y una paz para que podamos decir, amanecemos sin ninguna alteración o contratiempo, pasó esto acá o allá. O sea, malas noticias. Justicia es que haya respeto. No lo hay. Aquí quieren continuar los que ya saben cómo sacar los recursos y gastarlos. El coronavirus está ayudando a que no haya confianza.

Cuando llegué aquí (después de que su familia fue desplazada a Yucatán y obligada a la esclavitud) había guardias con gente en todos los pueblos, había entendimiento y l factor principal ente nosotros es el respeto. Que haya esa consideración, no la hay, ahora menos.

Vemos que los patises ocupan la intromisión. Lo hacen ahora que el presidente de la república tiene grandes deseos de que se compongan las cosas. Tenemos los duales. Tenemos la presencia del narco. Todo eso no hay un espacio donde digas, aquí hay paz. Es un dilema casi general.

Esta generación dio el brinco y es ambiciosa, es materialista. Quisiéramos que la tierra siguiera siendo de todos. Que el patrimonio que tenemos lo sigamos sembrando. Pero como se dieron cuenta de que pueden sacar dinero, lo venden, lo rentan. Como sucedió con el gasoducto.
***

A la memoria de Raquel Padilla Ramos, quien dedicó gran parte de su trabajo de investigación a describir la resistencia yo’eme, las luchas por la tierra y la existencia.

Tags:
About Author: asbaeza