Print Friendly, PDF & Email

Tomado de jornada

Gustavo Leal F.*

Lejos del foro médiático que facilitó el canciller Marcelo Ebrard en la mañanera del 30 de abril, la Iniciativa Juntos por la Salud presentó sus resultados finales –sólo cinco meses después, el 24 de septiembre– en un desolado acto celebrado en la vieja Escuela de Medicina (UNAM) con la participación de un solitario canciller.

¿Qué saldo presentó Héctor Valle –su coordinador– desde la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) con el apoyo de la Fundación BBVA (Eduardo Osuna), Tecsalud (Guillermo Torre) y la Facultad de Medicina de la UNAM (Germán Fajardo)? Al sector privado se convocó a participar en cuatro retos: habilitar con más camas al sistema de salud, equipo de protección para el personal sanitario, acceso a ventiladores e impulsar la manufactura nacional de cubrebocas/ventiladores.

¿Resultados de la participación de 579 empresas e instituciones privadas?: 4 mil 673 respiradores (223 de terapia intensiva) distribuidos en hospitales públicos, incluyendo la capacitación para operarlos; 226 nosocomios, de todos los tamaños, brindaron servicios al costo, disponiendo 3 mil 427 ca-mas. Por la iniciativa se destinaron a hospitales privados 17 mil 413 pacientes no Covid-19 para atención médica, 80 por ciento de los cuales fueron partos y cesáreas.

El mayor apoyo hospitalario lo recibieron derechohabientes del IMSS: 86 por ciento de los atendidos, seguido del Issste con 11 por ciento. Y, en menor proporción aparecen Insabi, Sedena, Semar y Pemex. Derivar a todos estos pacientes facilitó al sector público disponer de 6 mil camas destinadas a pacientes Covid-19.

Además, independientemente de los responsables privados en la coordinación hospitalaria, un millón 500 mil personas respondieron al llamado para donar mil 500 millones de pesos, que incluyeron equipo de protección (Cámara Nacional de la Industria Textil), agua potable, transporte, alimentación y hospedaje para personal de salud.

Para el canciller Ebrard las donaciones representan «30 veces más las que México ha recibido a escala internacional para el combate de la pandemia. Misión cumplida».

El doctor Santos Preciado, secretario del Consejo de Salubridad General, reconoció que tocó a ese organismo asegurar que los hospitales adheridos tuvieran capacidad y elementos mínimos para atender las intervenciones incluidas. De los 430 que solicitaron adhesión, sólo fueron aceptados 226. Además de la Asociación Nacional de Hospitales Privados y el Consorcio Mexicano de Hospitales, participaron agrupaciones de Tijuana, Jalisco, Nuevo León, Querétaro y Cancún. Finalmente, sólo 76 entraron a la «alianza». En las colaboraciones futuras, estima, «hay oportunidad de bajar costos para que sea posible».

Esta singular «alianza» público-privada se aprecia también en el Hospital del Centro CitiBanamex para atender temporalmente pacientes con Covid-19 referidos por la red sanitaria de la Ciudad de México.

El Grupo de espectáculos CIE, acompañado por 16 empresas y fundaciones aportantes (Fundación Carlos Slim, Telmex, Telcel, Inbursa, WalMart, Bimbo y la Facultad de Medicina de la UNAM, patrocinaron el plan en colaboración con el gobierno capitalino, y al cual luego se sumaron Barcel, Sertull, CitiBanamex, Alfredo Harp Helú, Coca-Cola, Femsa, Codere, HSBC, Coppel, Infra y Takeda.

Con un presupuesto de 700 millones de pesos y operado por mil 900 colaboradores desde mayo pasado, fue planeado para laborar tres meses, que se extendieron a seis. El plan contempló 850 camas que quedaron finalmente en 550, 32 de terapia intensiva con una ocupación de 60 por ciento. Al no recibir pacientes directos, el plan los aguardaba desde hospitales públicos de especialidades de la zona metropolitana o de los centros de valoración (Triage) diseñados en seis alcaldías y el municipio de Naucalpan (Edomex). Aunque también llegaron de Puebla y Tlaxcala. En total se valoraron –en seis meses– cerca de 5 mil pacientes e ingresaron 3 mil, evitando que progresaran a niveles graves (con oxigenoterapia, anticoagulantes o antinflamatorios, más el control de las comorbilidades: hipertensión arterial y diabetes mellitus, y con un nivel de mortalidad de 1.3 por ciento. Los frecuentes casos graves fueron referenciados a otros hospitales. Todo ello bajo la dirección de un médico pagado por la farmaceútica Pfizer. Finalmente, la Fundación Slim donó 90 millones de pesos para ampliar el plan hasta diciembre próximo.

Por otra parte, el IMSS comunicó el pasado 11 de octubre que –entre abril y septiembre– atendió por Covid-19, sólo en sus instalaciones, a 27 mil 245 personas que no son derechohabientes del instituto. De ellas, 35 por ciento tiene de 19 a 39 años; 37 por ciento, de 40 a 60 años y 26 por ciento de 60 a 80 años y más; 61 por ciento son hombres y el resto mujeres. La mayor carga de atención ocurrió en la Ciudad de México, con 8 mil 425 personas; seguida del Edomex, con 3 mil 387; Veracruz, con mil 690; Nuevo León, con mil 28; Coahuila, con 991, y Sinaloa, con 870.

¿Misión cumplida?

*Universidad Autónoma Metro- politana-Xochimilco

Tags:
About Author: asbaeza