Print Friendly, PDF & Email

El Hombre, para facilitar sus bienes de consumo, ha ido creando a lo largo de la historia, el medio o instrumento de trabajo, es decir la infraestructura o herramienta que le determina a su vez, el modo de hacer ese trabajo, su modo de producirlo. Con el fin de ir consiguiendo con esa ayuda, un trabajo más cómodo y más productivo, para una superior calidad de vida.

Al igual que la herramienta de trabajo, determina el modo de producción, (no es lo mismo el modo de producir bienes de consumo, con el arco y la flecha que con el arado) igualmente el modo de producción, determina a su vez, la forma en que se establecen o constituyen los hombres, para llevar a cabo dichas tareas; como no se establecieron los hombres socialmente igual con el arco y la flecha que con el arado. Con lo que nos indica, la estructura u organigrama social que se requiere, para su mejor función.

Si nos trasladamos a nuestra reciente historia, no es lo mismo, la herramienta de trabajo, las cadenas de producción que el automatismo. (Como no era lo mismo, el arco y la flecha que el arado) Si las cadenas de producción, necesitaron de un modo de producción que generó que se constituyeran los hombres en un organigrama social llamado Keynesianismo-Socialismo, a la herramienta de trabajo o infraestructura: al automatismo, le corresponderá otro modo de producción u organigrama social, si quiere correctamente funcionar. Y si el Hombre se abstrae de esa vinculación y cae en falsas legislaciones como ésta del neoliberalismo, -que está clarísimo que no le corresponde- trae los males gangrenosos que está produciendo: mata o asesina por hambre, cada año a más de 100 millones de personas, etc. etc.

A todas estas formas anteriores de organizarse el Hombre, ha tenido para sus relaciones entre sí, como regla o medida, la cantidad de tiempo de trabajo invertido en una mercancía útil, plasmado en dinero. A ser el dinero, la mercancía abstracta de todas las mercancías. Pondré un ejemplo sencillo, en el que más de uno de Vds. lo habrá visto sobre la práctica. Si han ido a que le forjen un trabajo a un taller o a una obra, habrán observado en las facturas, que viene marcado el tiempo de trabajo de la mano de obra y el de los materiales y si comprenden el de los materiales a su vez en su origen también han tenido una mano de obra para su ejecución; con lo que nos dice visiblemente, que el tiempo de trabajo humano invertido en una pieza, es el dinero. Ahora tenemos que la nueva herramienta de trabajo en su evolución, ha llegado en la actualidad a una, que prácticamente es autónoma, con lo que usualmente no necesita de tiempo de trabajo humano, invertido para la realización de crear mercancía útil; lo que nos da como resultado, que prácticamente deja de existir el dinero y por lo tanto tiene que dejar de ser la regla o medida y con ello igualmente como se debe de comprender, que no hay la plusvalía suficiente para la reproducción. Y se refiere solo al trabajo productivo o directo, porque si en España, país medio en cuanto automatización, hay 16 millones de trabajadores y de esos 16, solo de 5 á 6 están creando dinero, nos dice que solo la novena parte de su población, mantiene a todo el país, y con un futuro de ir rebajando ese porcentaje, según más se automatice.

Y si esta nueva herramienta de trabajo, da la producción predominante en los bienes de consumo a la sociedad, nos está pidiendo manifiestamente, su determinación en cuanto al modo de producción u organigrama que necesita para su correcto funcionamiento. Siendo esta estructura u organigrama un cambio cualitativo en la historia del Hombre y el más grande a tratar; porque rompe toda una tradición en que la medida entre los hombres en sus relaciones, deje de ser el dinero y reitero al dejar este prácticamente de existir como mercancía. Marx dice: El día que la lanzadora de telar teja por sí misma, el dueño del taller no necesita de mano de obra. Aquí termina la clase trabajadora y con ella la creación de dinero y con ella el sistema capitalista, ya que este necesita del dinero para la reproducción. Con lo que dejará de ser la medida o regla de relación entre los Hombres, el Valor. Y el mismo Marx añade: si no se hace con la nueva herramienta el nuevo modo que ésta socialmente requiere, la sociedad, se verá metida en una situación de estado gangrenoso. Aunque no obstante añado, que el nuevo modo sí se va haciendo paulatinamente en las fábricas, pero si no se vincula a la sociedad el modelo de su célula o infraestructura, ya que ésta determina la forma en que se establecen o constituyen los hombres, ocurre lo que ya está ocurriendo y vaticinó Marx: su estado gangrenoso. Por tanto dada la causa de que no hay liquidez en dinero suficiente, determina según Marx: que los hombres se constituyan en un nuevo sistema social y que éste tenga una nueva medida o regla en la relación entre los hombres. Y para que el Hombre viva humanamente y deje su historia de fin de transición del mono a un principio de una nueva y más alta síntesis de permanente cuerpo de fecundidad, que esta sea: a cada uno según sus necesidades; exponiéndonos claramente con esta definición, que la regla o medida en sus relaciones, sea el propio Hombre.

Francisco Fenoy

Tags:
About Author: franciscofenoy