Print Friendly, PDF & Email

Tomado de prensa-latina

Miles de personas acompañaron hoy el cadáver con signos de tortura del palestino muerto en una cárcel israelí, mientras el presidente palestino, Mahmud Abbas, acusó al primer ministro Benyamin Netanyahu de provocar el caos.

Una muchedumbre se congregó hoy en la aldea de Sair, cerca de Hebron, donde fue sepultado Arafat Jaradat, cuya autopsia reveló que fue sometido a torturas profundas por sus interrogadores en la cárcel de Megido, donde estaba en huelga de hambre.

La noticia provocó masivos disturbios la víspera y hoy en varias ciudades cisjordanas, donde por lo menos cuatro personas han sido heridas por disparos de balas revestidas de caucho de las tropas ocupantes que tratan de dispersar las protestas además con granadas lacrimógenas y bombas de sonido.

Demostraciones similares fueron anunciadas en la Franja de Gaza y en Egipto.

El ministro de Asuntos de los Prisioneros palestino, Issa Qaraqae, reveló que según la autopsia, Jaradat tenía varias costillas y una mano rotas, daños en los huesos del cuello y señales de haber permanecido colgado de sus miembros superiores durante largos períodos de tiempo.

Una portavoz israelí dijo que el prisionero había fallecido de un paro cardíaco, pero el titular la invitó a examinar los despojos mortales del hombre, detenido en perfecto estado de salud.

De su lado, el presidente palestino, Mahmuid Abbas, dijo en una declaración escrita que «Israel quiere provocar el caos (…) pero no lo permitiremos».

La nueva crisis por los abusos israelíes en los territorios palestinos ocupados ocurre a pocos días de la anunciada visita a esa zona e Israel del presidente norteamericano, Barack Obama, durante la cual se propone tratar sobre el reinicio de las estancadas conversaciones de paz entre palestinos e israelíes.

Dirigentes palestinos han dejado en claro que cualesquiera negociaciones tienen que estar antecedidas del cese de las construcciones de asentamientos paramilitares judíos en la Cisjordania y Jerusalén este.

La víspera, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, pidió a Abbas que controle la situación en los territorios, poco después del anuncio de que Tel Aviv liberará parte de fondos palestinos que secuestró como represalia por la elevación en la ONU de la Autoridad Nacional Palestina a la condición de estado no miembro.

lac/msl

About Author: asbaeza