Print Friendly, PDF & Email

Privado: se refiere al ámbito particular y personal. Cuando este ámbito se extiende a proyección social, deja de ser privado. Con lo que tenemos, según el idioma y un raciocinio meridiano, que si existe o hay una proyección social o pública y ésta se privatiza, es igual a despojo y a robo.

Estas leyes contrarias al uso de la razón y a la convivencia entre las personas, las están imponiendo unas mafias que controlan a los aparatos de los Estados, a ser éste la mejor organización en cuanto a enlace, para despojar a la sociedad.

Estas mafias, lo tienen bastante claro. El trabajo productivo, -el creador del dinero- el que hasta ahora controlaban y siguen controlando totalmente, ya no les genera el suficiente monto, para que sigan montados en sus delirios. Con lo que para mantenerse, menos que más en esos delirios, se pasan a despojar las asistencias, que la sociedad a través de los años se ha ido forjando: como universidades, sanidad, pensiones, recursos del agua, etc.

Teniendo en cuenta que estos servicios, no crean dinero y que el trabajo productivo irá disminuyendo. ¿Hasta cuanto tiempo les pueden servir los robos que consiguen con despojar a la sociedad? Pues más o menos, solo el tiempo que tarden en robarle a los consumidores, a través de esos servicios y tal vez de otras leyes, el dinero que tienen éstos ahorrado. Según el banco de España, 6.000 millones de euros. Una miseria comparada con el número de habitantes. Por lo tanto, según la estadística y su modelo social, tiempo muy corto para su delirante mundo. Tanto para esas mafias como para los propios Estados.

Por otra parte, si tuvieran un mínimo de luces, y quisieran alargar su agonía, ese monto de ahorro, genera más reproducción a su sistema en manos del consumidor, que en la de ellos mismos, con lo que el despojo de las entidades sociales, con su violencia y el maltrato a la sociedad, están acortando su propia supervivencia.

La juventud, ante el caos presente y futuro, ayer en Grecia y hoy en este caso concreto de los estudiantes de Barcelona, están demostrando con su actitud, que están muy por encima, en lo humano y en lo social, de los violentos verdugos y de los planificadores intelectuales que mandan sobre esos desalmados verdugos.

Francisco Fenoy

Tags:
About Author: franciscofenoy