Print Friendly, PDF & Email

La clase trabajadora con sus luchas, durante el ciclo de onda larga de expansión: las cadenas de producción, mete al sistema capitalista en su crisis irreversible; porque obliga a este, al cambio de la infraestructura o herramienta de trabajo. Y mientras no se adopte las normas sociales a esta nueva herramienta de trabajo: el automatismo, estará viviendo su ciclo largo de recesión, que como ya sabemos este empezó en 1971 con la medida del patrón Dólar.

Con esta nueva herramienta de trabajo, prácticamente han desaparecido las clases y solo queda una familia -enlazada entre sí a través de los lobbies- y los consumidores. Esta familia gansteril, a través de sus oficinas: FMI y BM, impusieron unas medidas a los Pueblos, que han hundido hasta ahora a más de las dos terceras partes de la humanidad en la miseria. Y al fin como era de esperar en este largo ciclo de de recesión, también le ha llegado la crisis al Centro. Y como esas oficinas FMI y BM ya les están recetando al Centro las mismas medidas, que anteriormente recetaron a esos humanos que han llevado a las miserias y al hambre, se puede prever el futuro que se le avecina al Centro. Además nos deja claro el papel de las clases medias –políticos, juristas, militares, sociólogos, etc.- como paniaguados de esa familia lobbies. Tan solo hasta ahora se atreven algunos sudamericanos de esas clases medias y muy tímidamente, porque aun le siguen teniendo miedo al Norte. Miedo en su avance militar como se ha producido y se está produciendo en Colombia, miedo al golpe de estado que acaban de dar en Honduras a través de sus compinches los servicios secretos israelíes y miedo a la política que han iniciado en la frontera con Méjico, porque prevén –esas clases medias- que siga el Norte el mismo juego en cuanto al gobierno mejicano que en su día le hizo al gobierno de Colombia para al fin quedar militarmente establecido en Méjico como ya lo está en Colombia. Las tibiezas en política como en cualquier otra rama, hacen la labor de darle las ventajas al contrario para que este gane. Y en estos momentos históricos en que el sistema –sistema que representa el Norte- está prácticamente muerto, es además estúpido. Así lo ha comprendido la clase política de Islandia y ante la deuda que le exigía el FMI y el BM, han planteado un referéndum y la población como era de esperar se ha negado a pagarlo.

Cuando la crisis de Wal Street, en 1929, no hubo en su momento reacciones sociales y estas tardaron en producirse, es decir las luchas sociales empezaron a producirse a partir de 1933, 1934, 1935. Por lo que se puede precisar, que las reacciones a los ajustes económicos, producidas por las crisis, suelen tardar el tiempo en que estas capas sociales de forma mayoritaria las empiezan a sentir en su sentido radical. Tal vez en estos momentos históricos, esas respuestas radicales de las masas, tarde más tiempo en darse que en el pasado, por el motivo que la clase motriz social: el proletariado, prácticamente ha desaparecido, como base económica y social. Un ejemplo, lo tenemos en España, y no es de los países más avanzados en la extensión de la nueva herramienta de trabajo; con la huelga del 29 S. Una huelga totalmente oficiada por los agentes del pensamiento único: El rey se suma a la huelga, el alcalde de Madrid, paga el jornal de ese día a los funcionarios huelguistas y las administraciones del estado tanto los políticos como la cúpula sindical, llegan amistosamente a los acuerdos en los servicios mínimos. Y porque pueden hacer esta burla a la sociedad, por lo ya expuesto, porque prácticamente el proletariado ha desaparecido como base económica y social.

Francisco Fenoy

Tags:
About Author: franciscofenoy