Print Friendly, PDF & Email

NACIONES UNIDAS, 25 de noviembre.— A dos semanas de la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático, Cuba reiteró ante Naciones Unidas la necesidad de modificar los actuales patrones de producción y consumo, y de transitar hacia un modelo económico verdaderamente sostenible.

Según reportó PL, el embajador permanente de la Isla ante la ONU, Pedro Núñez Mosquera, aseguró que la supervivencia humana requiere de una revolución energética a nivel mundial, y expuso lo que él denominó ocho verdades, que no pueden obviarse ni ocultarse en materia de cambio climático.

La primera de ellas consiste en transformar los esquemas de producción y consumo en otros que resulten sostenibles. También llamó a implantar un nuevo régimen más riguroso de compromisos para la reducción de emisiones de gases contaminantes por parte de los países desarrollados, y convocó a adoptar un fuerte paquete de acciones en materia de financiamiento y transferencia de tecnologías para las naciones en desarrollo.

Núñez Mosquera destacó que, a pocos días de iniciarse la Cumbre de Copenhague, los países desarrollados no demuestran una voluntad política firme para reducir sus emisiones en un nivel proporcional a sus responsabilidades históricas y actuales.

El embajador cubano insistió en que el logro de un acuerdo previo a esa cita, justo y balanceado, es todavía posible, y que de no alcanzarse ello significaría perpetuar el egoísmo y la irresponsabilidad, lo cual es ética y políticamente inaceptable.

Tags:
About Author: asbaeza