Print Friendly, PDF & Email

TeleSUR _ Hace: 14 minutos

La Policía Federal de México rodeó este jueves el campamento en el que once mujeres de la clausurada compañía eléctrica estatal, Luz y Fuerza del Centro (LyFC), se mantienen en huelga de hambre en rechazo al cierre de la citada empresa, ordenado por el Gobierno del presidente, Felipe Calderón, el pasado 11 de octubre.INF_NOTA30310_490

«A eso les mandaron a ustedes, a desalojar a once mujeres que no tienen armas y a los hombres que estamos aquí apoyándolas que tampoco tenemos armas», fueron las palabras dirigidas hacia la policía de México, pronunciadas por un joven con un megáfono, que se unió a la protesta pacífica.

«No traemos escudos porque no venimos a enfrentarnos con el pueblo porque ustedes también son pueblo», continuó el joven, con su discurso desde el campamento ubicado frente a la sede de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La CFE asumió por decisión del gobierno los servicios prestados por la extinta empresa paraestatal.

Por su parte, una de las trabajadoras en huelga de hambre, Judit García García, sostuvo que «como sindicato ya estábamos acostumbrados al acoso de la Policía Federal y del Ejército y a la intimidación del gobierno».

Otra de las huelguistas, Mónica, relató que lleva cuatro días en ayuno, para simbolizar el desamparo de los más de 44 mil electricistas cesantes por la extinción de Luz y Fuerza.

Comentó que «la vida de los desempleados tiene un rostro triste; estoy sobreviviendo con las artesanías que hago y narrando cuentos en los parques; ese es el futuro que el gobierno quiere para nosotros y para nuestras familias».

Mientras la policía elevaba la presión contra las once mujeres, llegaban más y más trabajadores del Sindicato de Electricistas Mexicanos, (SME), quienes respondían a la presencia amenazante de los funcionarios, con el Himno Nacional.

Después de tensos minutos de conversación los policías, estos se retiraron, tal como lo confirmó el corresponsal de teleSUR presente en el sitio, Rodrigo Hernández.

Los trabajadores de la compañía eléctrica estatal, LyFC exigen al Ejecutivo derogar el decreto de extinción de la empresa.

El gobierno mexicano decidió el pasado 11 de octubre, liquidar la empresa LyFC, la segunda eléctrica del país, que abastece a 6,2 millones de clientes en la zona centro del país, por sus supuestos malos resultados operativos y financieros.

Ante la repentina determinación gubernamental, el líder del SME, Martín Esparza, ha considerado que detrás de esta liquidación está la iniciativa privada y el objetivo es acabar con los sindicatos.

Tags:
About Author: asbaeza