Print Friendly, PDF & Email
por María Angostura colaboradora de ABP Ecuador
ABP/19/11/2009
agrandar

Como era de esperarse con gran pompa y redoble de tambores se viene anunciando y aplazando la entrega del informe final de la comisión que investigó los sucesos ocurridos en Angostura el 1 de marzo del 2008, donde con alevosía el para- establecimiento colombiano bombardeo territorio ecuatoriano asesinando a 26 personas, violentando suelo patrio y transgrediendo contra el elemental principio de soberanía y autodeterminación, colocando a la región al filo de una conflagración bélica.También como era de esperarse voces anticipadas de la misma comisión ya juzgaron el hecho y han buscado escandalizar el ambiente político ecuatoriano, en concreto nos referimos a las declaraciones de Francisco Huerta Montalvo (Presidente de dicha Comisión) quien en un acto premeditado de prevaricato habla de una “narcodemocracia” en el Ecuador, vaya conclusión que avizoran por donde dispararan las escopetas y que llaman a los bolivarianos del Ecuador y de Latinoamérica a estar alertas.

Conforme esa direccionalidad que van tomando los acontecimientos, la derecha y sus medios de comunicación  han venido en un incremento sistemático del bombardeo mediático con el fin de construir el imaginario adecuado para la anunciada entrega del informe. Van cerca de tres semanas que han desata una perversa campaña contra el pensamiento bolivariano, y como siempre carentes de argumentos, vuelven y vuelven a repetir las mismas fotos, las mismas portadas, los mismos nombres inculpados, los mismos organigramas “sigilosamente filtrados” desde la inteligencia y en grandes espacios satanizan la CCB, la realización del Congreso en el Ecuador y las proyecciones de este ente continental de lucha y unidad.

Junto a ello se ha desatado una gigantesca campaña, donde se ha buscado denodadamente vincular a las FARC-EP, con los cargamentos de droga, laboratorios y demás conexos aparecidos en los últimos días en el país, grosera propaganda que cualquier elemental puede ubicar como una campaña plenamente dirigida a desprestigiar y criminalizar la solidaridad con la lucha del pueblo colombiano. Día tras día articulan este proceso para destruir el imaginario revolucionario que los pueblos del Ecuador tienen respecto de la insurgencia colombiana, con ello –de lograrlo- darán un importante paso en sus afanes guerreristas.
Esta vez anuncian que será el 30 de este mes que finalmente se entregará el informe, han querido dando tiempo para armar el circo, pues hasta el payaso de Fabricio Correa (bufón detractor de la política del gobierno de su hermano) fue llamado a declarar.
Obviamente en ese camino se cayo el sainete de las ordenes de detención pedidas por el juez de Sucumbíos contra Santos y Padilla gestores directos del para-uribismo y ataque del pasado marzo, era visto que las ordenes levantadas no se constituían más que un tongo para dispersar la atención de los objetivos finales de la fiscalía, el juzgado y la comisión de Angostura, pues el pedido de extradición de Lucía Morett se ha formalizado y denodadamente se articulan vericuetos jurídicos para involucrar y sentenciar a bolivarianos del Ecuador.
Del discurso al hecho hay mucho trecho, no basta con gritar contra el imperio y el militarismo guerrerista de Uribe, hay que tener consecuencia práctica con ello y eso precisamente es lo que no ha sucedido en algunas entidades gubernamentales que haciendo el juego al imperio articulan esta campaña. Pues no solo en lo judicial y policial se ha operado esta sumisión a la política contrainsurgente del Pentágono.

El diseño estratégico del denominado Plan Colombia y que militarmente nos hablaba de la estrategia del yunque y el martillo como política en la línea de frontera se aplica a plena cabalidad, miremos pues: en la frontera se han desplazado alrededor de 20.000 hombres de las Fuerzas Armadas ecuatorianas (la fuerza operativa total no llega a los 40.000 hombres) es decir la mitad del ejército ecuatoriano esta en la zona fronteriza norte y estamos hablando de la parte profesional del ejército, fundamentalmente de soldados en la lucha contrainsurgente. Pero eso no es todo, el nuevo diseño creo hace algunos años la IV División Amazonas, cuyo eje transverzaliza actualmente el cordón fronterizo y unifica el mando  de las fuerzas operativas en esa zona.

Radares, helicópteros, aviones no tripulados (para suplir los sacados de la base de Manta), tanquetas, hacen parte de ese desplazamiento.
El ejército colombiano sigue martillando a las fuerzas insurgentes y el yunque fronterizo esta plenamente establecido.
Pero, el ejercicio fundamental esta dado por el despliegue de inteligencia donde conjuntas agencias de diversas fuerzas colombianas, ecuatorianas y norteamericanas y que regularmente lanzan operativos de guerra sicológica con el objetivo de arredrar a las fuerzas revolucionarias y  reclutar informantes, poco a poco van saliendo a la luz la plena cooperación de agencias de inteligencia ecuatoriana en el bombardeo de  Angostura.
Nada nuevo tiene ese aplazamiento hace parte de la estrategia contrainsurgente y de criminalización de las luchas y el pensamiento bolivariano. Por más que dilaten sus sentencias, la lucha de nuestros pueblos bajo la egida de Bolívar y Alfaro continua su cabalgar de dignidad hacia la construcción de la Patria Grande y Socialista Latinoamericana.

Con Bolívar, Alfaro y el Che juramos vencer.

About Author: asbaeza