Print Friendly, PDF & Email

Amigo Arturo:
Con bastante retraso por cuestiones de agenda, paso a hacerte un rápido y seguramente certero análisis (seguro que los amanuenses de la señora Chacón todavía no lo saben) sobre los gastos que le suponen al Estado español sus aventuras subordinadas al Imperio en Afganistán y demás lugares de este mundo globalizado y casposo en el que vivimos.
En Afganistán, con unos efectivos que rondan el Batallón de Infantería reforzado (unos 1.000 soldados en números redondos, contando con el apoyo logístico sobre el terreno) sólo en sueldos, y dado que éstos se ven incrementados en un 200-300 % por dietas en el extranjero, la broma nos cuesta unos 200.000 euros diarios. Si a esto sumamos las partidas que se nos van en acuartelamientos, vehículos, comida, personal contratado para seguridad y logística, carburantes, sanidad, municiones, mantenimiento de las armas… etc, etc, la cantidad se dispara al millón de euros diarios. O lo que es lo mismo, a unos 350-400 millones de euros al año. Sin contar las compras de material nuevo que ha habido que hacer a toda prisa, sobre todo transportes orugas acorazados para ir sustituyendo a los antediluvianos BMR que se cargan los talibanes con suma facilidad, y los gastos periódicos que suponen los relevos continuos de personal, que hay que hacer para que los pobres soldaditos españoles no se aburran por aquellas latitudes (tres o cuatro al año). Cosa que no ocurre con Ejércitos de otros países más operativos, como el del Imperio, el alemán, el inglés o el francés.
Si sumamos todas las misiones españolas en el exterior, la cantidad de euros que los ciudadanos de este país nos gastamos diariamente en mantener a la «ONG Soldaditos españoles sin fronteras» para satisfacer las ansias imperialistas yanquis, se aproxima a los tres millones. Es decir unos mil millones al año. Cifra ciertamente importante y que hipoteca totalmente el mantenimiento e instrucción de las FAS españolas y, por consiguiente, la defensa de este país.
Así estamos, Arturo. Y este país como siempre en la inopia. Un fuerte abrazo. Amadeo.

Tags:
About Author: franciscofenoy