Print Friendly, PDF & Email

CARTA ABIERTA

A una abuela que no sabe por qué ha muerto su nieto en Afganistán.

Estimada abuela: esa pregunta te sitúa como un ser humano que se hace querer. Porque de hallarte en la alienación oficial o en sus convencionalismos, esa sensibilidad humana no te habría brotado; porque las habrías perdido. Por lo que mereces una explicación en el mismo sentido humano, es decir, en el sentido del conocimiento de la verdad.

En primer lugar te diré: que desde que cayó la URSS, las democracias occidentales, mejor dicho, los amos de esas democracias, los que mandan, no los ciudadanos de a pie, tratan de traer el petróleo y el gas desde el centro de Asia al mediterráneo. Y de momento no ven otro terreno por donde pasar sus oleoductos que no sea Afganistán. Con lo que su objetivo es fácil de comprender: dominarlo para tener la seguridad de los abastecimientos de esas materias primas. Aquí como verás, los primeros interesados serán las familias de gánsteres legalizados, hoy llamados lobbies, que serán los que se lleven el logro de esas ganancias con su distribución y tal vez como accionistas en la producción. Te pondré un ejemplo de la fuerza y mando de uno de ellos, el lobby sionista, si no el primero de los lobbies sí entre los primeros: Roba las tierras a los palestinos, les cercan para matarlos por hambre y de vez en cuando para cribarle la moral, le hacen razias genocidas; y todos los poderes del mundo: ONU, Estados Occidentales, etc. les dan puestos de consejos en sus administraciones. Este lobby, es el más interesado en esa ocupación de Afganistán, ya que quiere que esos oleoductos pasen por las costas de Israel para abastecer a ese Estado.

Mi apreciada abuelita, si has tenido la valentía de seguir hasta aquí, te diré en segundo lugar: Que esas corporaciones que hoy llaman lobbies, tienen más poder económico que los Estados, por lo tanto más poder político y de mando que los dichos Estados, con lo que utilizan a estos Estados para tenerlos a su servicio, con lo que sus políticos-administradores quedan como simples funcionarios de esas corporaciones. Y unas de las cosas que les exigen sus amos a esos Estados, es que les manden funcionarios militares, para imponer sus intereses por la fuerza, ya que parece ser que de otra manera no pueden, allí en Afganistán. Y a su nieto le ha tocado Afganistán.

Te diré en tercer lugar, que tu nieto, no es un simple civil, que vive pacíficamente en su aldea o tierra, y que ha sido atacado por una invasión napoleónica y se ve obligado si quiere subsistir con la dignidad de un ser humano a enfrentarse, aunque sea desnudo, a todo un ejército especialista en la muerte. Tu nieto por el contrario forma parte de esa máquina y al que han formado técnica y psicológicamente para matar, y además cobrando por ello un sueldo: antiguamente se les llamaban pistoleros. Y ha ido a otras tierras a ocupar aldeas para imponer el criterio de sus amos, los lobbies. Con lo que entra de previsible, de que también lo puedan matar.

No llores por tu nieto, llora por todos esos alienados que todavía no han alcanzado el grado humanista que tú si has logrado.

Un abrazo.

Francisco Fenoy

About Author: franciscofenoy