Print Friendly, PDF & Email

Tomado de jornada

Gustavo Leal F.*

Guillermo Zamarripa, del Consejo Coordinador Empresarial, argumentó que, al tibio ajuste pensionario del Apartado A contenido en el Decreto AMLO-Noriega Curtis (16/12/20), le faltó incorporar el viejo anhelo neoliberal del «ahorro voluntario, un complemento importante a la pensión» ( El Heraldo, 12/12/20).

Justo lo que ahora, aprovechando el fallo de la SCJN (17/2/21) para que las pensiones se paguen en veces de la UMA y no en veces del salario mínimo, quiere capitalizar el Segundo Eje pensionario del mal gubernamental conformado por Luis Antonio Ramírez, director general del Issste, José Tijerina, responsable de Seguros, Pensiones y Seguridad Social en la SHCP, y Alfonso Cepeda, secretario general del SNTE, valiéndose del ahorro solidario de los trabajadores del Apartado B en Pensionissste.

En octubre de 2020, la diputada María Sara Rocha (PRI) presentó una iniciativa que reforma el artículo 100 de la Ley del Issste ( Gaceta Parlamentaria, Año XX, 111, 27/10/20), que milita en el mismo sentido que la que publicita el Segundo Eje. Esta iniciativa pretende elevar el ahorro solidario de los trabajadores del Apartado B en Pensionissste de 2 a 4 por ciento del salario base de cotización.

Según la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, el acumulado histórico 2009-20 del ahorro solidario sumó 38 mil 670 millones de pesos. Si lo duplicamos, siguiendo la Iniciativa Rocha, alcanzaría 77 mil 340 millones de pesos, poco más de la mitad de los recursos de 2021 en la muy oportuna, pero mal llamada, «pensión» para el bienestar de los adultos mayores –en rigor, una ayuda–, que representa 135 mil millones de pesos. Por supuesto, es sólo una referencia, la comparación no es simétrica.

Respecto del fallo de la SCJN, en su conferencia matutina (5/3/21), el presidente López Obrador señaló: «estoy consciente de esta injusticia y enfrentaremos el problema. Se decidió en gobiernos anteriores. Va a necesitarse destinar dinero del presupuesto. Estoy esperando que tengamos condiciones. Tengo contemplado buscar un mecanismo de compensación. Estamos aplicando un modelo económico nuevo: es economía moral».

¿Como mecanismo de «compensación» contempla AMLO destinar esos recursos presupuestales al ahorro solidario que trazan la ruta de la Iniciativa Rocha y el Segundo Eje? De ser el caso, no hay «compensación» alguna. Como en el viejo modelo neoliberal, es sólo más de lo mismo esperando resultados diferentes. No se remodela todo el andamiaje pensionario del Apartado B. Y, como en el Decreto AMLO-Noriega Curtis para el Apartado A, se siguen pagando pensiones con cuentas individuales vía Afores, en este caso la Afore Pensionissste. Lo que no moverá significativamente la aguja pensionaria sin ser tampoco, todavía, «economía moral».

Posteriormente, en conferencia matutina (12/3/21), el Presidente precisó: «estuvo mal hecho en el periodo neoliberal. Las UMA son lo mismo. Nos toca ver cómo enfrentarlo. En este caso, el patrón es el Estado. El aumento al salario significaría el incremento en la inversión que se destina al pago de pensiones. ¿Qué estoy pensando? Seguir aumentando el salario mínimo porque es mucho el rezago. Y, al mismo tiempo, que se resuelva mediante un acuerdo, una ley, un incremento a las pensiones. En los hechos, van a recibir más los pensionados».

En efecto, un acuerdo similar, el del 22 de julio de 2020, culminó en el tibio ajuste que plasma el Decreto AMLO-Noriega Curtis para el Apartado A.

Es claro que los pronunciamientos presidenciales, siguiendo la vía trazada por la Iniciativa Rocha y el Segundo Eje pensionario del mal gubernamental, no compensarán el despojo que activó la SCJN. Lo que hacen es abrir a debate un ajuste pensionario al Apartado B que, como en el caso del tibio ajuste al Apartado A, sólo pospone el entero desafío mexicano en la materia al año 2030: patean el bote.

Con la diferencia de que en la ruta contemplada por la Iniciativa Rocha y el Segundo Eje, los trabajadores tendrán que poner más, cosa que no ocurrió en el tibio ajuste del Apartado A, sin elevar sustancialmente –en ninguno de los dos casos– el horizonte pensionario efectivo. Aun duplicado, el ahorro solidario no «compensa» las UMA, porque opera sobre la Afore Pensionissste, no sobre la pensiones en curso de pago (décimo transitorio).

Dado el universo de afectación, si AMLO desea enfrentar de raíz las UMA, puede presentar ya una reforma constitucional preferente que obligue el pago –sólo de las prestaciones de seguridad social y becas– en veces del salario mínimo y no en veces de la UMA. Existe, además, el antecedente de la Iniciativa de la senadora Gricelda Valencia (Morena) presentada justo en el mismo sentido el 30 de octubre de 2018.

Para el universo de afectados, no hay «compensación» posible. Se trata de revertir, asumiendo el costo fiscal de una medida consecuente con la 4T. Después podría diseñarse el remodelaje integral del Apartado B, que no se aplicó al A, para, entonces sí, poder hablar de economía moral.

* UAM-Xochimilco

Tags:
About Author: asbaeza