Print Friendly, PDF & Email

Rocío González Alvarado

Tomado de jornada

El Puesto Central de Control en el complejo Delicias del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, ubicado en el Centro Histórico y que se incendió ayer por la mañana, “es el cerebro” que hace posible la operación de las seis líneas, de la 1 a la 6, desde alimentación de la energía eléctrica hasta la conducción de los trenes y la videovigilancia.

De acuerdo con trabajadores consultados que conocen el lugar, todo el edificio de seis niveles cuenta con áreas estratégicas y altamente especializadas en el que el sistema de alerta contra incendios era automático, pero nunca funcionó desde su origen por errores en la instalación, por lo que presentaba retrasos al emitir la alarma.

“En este tipo de incendios un minuto es vital, cuando se emitió la alarma ya estaba la conflagración declarada y la gente no supo qué hacer, porque tampoco ha habido un procedimiento de desalojo por parte de protección civil”; comentaron que en el lugar había contenedores con aceite que se utiliza para la operación de los transformadores y otro tipo de material inflamable.

Aseguraron que desde la anterior administración se tenía previsto concluir el proyecto Buen Tono, para darle mantenimiento mayor, pero a la llegada de la directora del Metro, Florencia Serranía, se detuvo e incluso la subdirección de mantenimiento se encuentra acéfala, por los cambios que realizó la funcionaria.

De esta vacante fue interrogada durante una comparecencia virtual ante diputados del Congreso capitalino, donde Serranía explicó que había tomado la decisión de asumir la subdirección de mantenimiento y desempeñar una doble tarea para poder instrumentar el nuevo programa de restructuración del Metro.

“Yo soy la subdirectora de mantenimiento, el Metro tiene tantos problemas que decidí durante este año tomar esa posición doble y dejar de escuchar quejas, porque ni modo que me queje de mí misma” de que el responsable es uno u otro, expuso en su momento.

El inmueble ubicado en Delicias 67 cuenta con seis pisos, planta baja y dos sótanos y es considerado como 100 por ciento técnico con cableado altamente especializado.

En la planta baja se encuentran los cuatro transformadores con acometidas para las seis líneas del principal medio de trasnporte de la capital, mientras que del primero al tercero se encuentra el cableado de alta tensión, tableros ópticos y señalizaciones.

Los reguladores verifican el flujo de los trenesy la emisión de alertas en la alimentación de la energía. “Saben dónde está cada tren y si hay un percance deben intervenir con interrupciones. Si un tren no avanza, dan aviso a los demás para que también se detengan”, y advirtieron que si toda el área tuvo daños “va a ser muy difícil restablecer el servicio en los próximos días”.
Proyecto de renovación no se ejecutó: Gaviño

Al dejar el cargo de director del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro en 2018, Jorge Gaviño Ambriz heredó un anteproyecto para la renovación de las subestaciones de alta tensión, de forma particular la denominada AT1, que genera más problemas y pudo haber ocasionado el incendio de ayer en el Puesto Central de Control 1 (CPC1).

El ahora diputado del PRD en el Congreso capitalino recordó que quien le sucedió en el cargo, Jorge Jiménez Alcaraz, emitió incluso una convocatoria para renovar la subestación, pero se canceló “no sé por qué motivo y ya no se realizó”.Después tuvo conocimiento de que la actual titular del STC, Florencia Serranía, retomaría el proyecto.

Tags:
About Author: asbaeza