Print Friendly, PDF & Email

Tomado de jornada

De La Redacción

Periódico La Jornada
Domingo 4 de octubre de 2020, p. 28

En todo el mundo, y todo el tiempo, se están haciendo tests PCR para diagnosticar el Covid-19 y ello ha generado una escasez de material: hisopos, reactivos y protección para el personal sanitario. Ante tal desabasto y el retraso subsiguiente para obtener resultados, las pruebas de saliva bien podrían ser de ayuda, de acuerdo con Susana López Charretón, del Instituto de Biotecnología (IBt) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para contrarrestar la falta de insumos, ella y su equipo del Departamento de Genética del Desarrollo y Fisiología Molecular del IBt desarrollaron una prueba que no necesita hisopos. «Las PCR de saliva no son nuevas, nosotros las adaptamos al SARS-CoV-2 y los resultados han sido buenos. Logramos una eficiencia de 90 por ciento y, lo más importante, eliminamos los hisopados nasofaríngeos; ahora el paciente sólo debe escupir en un recipiente y no mucho; dos mililitros bastan», de acuerdo con información difundida por la casa de estudios.

Ya que con estas pruebas no es necesaria la presencia forzosa de personal sanitario ni la disposición de hisopos, son una opción para testear a cada vez más gente; pero además, a diferencia de los PCR tradicionales que requieren estuches especiales para purificar los esputos de nariz y garganta, el test de saliva –en vez de un kit– usa un reactivo a base de detergentes y proteasas, con lo que se logra una limpieza similar con un procedimiento más económico.

«Para explicarlo de manera más entendible, digamos que tenemos jabón y algo que digiere la proteína presente en la saliva. Una vez que esto sucede el paso siguiente es hervir la muestra y entonces podemos realizar nuestra PCR. Esto aminora en mucho las cantidades a desembolsar, pues lo invertido en cada uno de estos diagnósticos son unos 300 pesos, la mitad de lo que cuesta un test con hisopos».

No obstante, para la doctora López, al hablar de pruebas PCR de saliva, más allá de lo presupuestario lo importante es su sensibilidad. «Nuestro método nos permite detectar desde 100 copias hasta miles de millones de copias del virus por cada mililitro analizado, es decir, disponemos de un rango de detección enorme».

Estas pruebas también pueden ayudar a detectar a los pacientes asintomáticos. “Detectar a tales individuos será un gran paso para ir reabriendo espacios. De hecho, ya estamos en contacto con las autoridades de la UNAM a fin de determinar las mejores estrategias para regresar a la «normalidad» y ya le escribimos una carta al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos notificándole nuestra intención de practicarle la prueba de saliva a nuestra comunidad como paso previo a la reapertura universitaria”.

Tags:
About Author: asbaeza