Print Friendly, PDF & Email

Se desborda la violencia en el municipio

Otro hecho fue el intento, por parte del gobierno municipal, de realizar obras sin autorización

Tomado de jornada

Hermann Bellinghausen y Elio Henríquez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 12 de septiembre de 2020, p. 10

Este viernes se desbordó la violencia en el municipio chol de Tila, en la zona norte de Chiapas, con al menos dos muertos (otras fuentes hablan de tres) y un número no determinado de heridos. Los hechos se desataron al ser emboscada una marcha, al parecer nutrida, de ejidatarios de la cabecera municipal de Tila y simpatizantes de las poblaciones vecinas que buscaban abrir el cerco que seguidores del Ayuntamiento, opuesto a la autonomía del ejido urbano y rural de Tila, establecieron a mediados de agosto.

Mediante varios bloqueos sobre la carretera de acceso, trabajadores y simpatizantes de Ayuntamiento y del grupo Paz y Justicia impedían la salida a los ejidatarios. El primero, ubicado en la salida a El Limar, y el último en la primera entrada del casco urbano. Además solicitaban la presencia de la Guardia Nacional para desalojar a los ejidatarios y restablecer en la antigua cabecera al Ayuntamiento, que desde 2015 despacha en El Limar. En la quincena pasada fueron recurrentes los tiroteos desde estos bloqueos para amedrentar a los ejidatarios.

La marcha de ejidatarios fue atacada esta mañana luego de liberar el bloqueo a la altura del hospital en la salida a El Limar y un segundo bloqueo a la entrada de Tila. Según fuentes de la asamblea general de ejidatarios, antes de la tercera entrada la marcha fue agredida a tiros desde una curva por el que resultó un grupo poco numeroso de seguidores del Ayuntamiento. Al ataque, de manera inesperada, desde la marcha se respondió a los disparos, punto sobre el cual la asamblea no se ha pronunciado. Según la versión de los simpatizantes del Ayuntamiento, la marcha fue la que inició la agresión.

Sin embargo, el primer caído fue uno de los que marchaban. Fue su muerte lo que enardeció a la marcha de ejidatarios y suscitó un enfrentamiento en el cual los agresores iniciales llevaron la peor parte. Al cierre, la situación es tensa.

Los hechos son el nuevo desenlace de un problema de legitimidad en el ejido de Tila, que también fungía como sede del ayuntamiento constitucional hasta que en 2015 la asamblea ejidal logró el reconocimiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre la propiedad de las tierras, incluyendo la cabecera política. Esto ha causado diversos diferendos entre los ejidatarios del vasto ejido y los «avecindados» que no poseen tierras ni predios.

Problemas de legitimidad en el ejido

El ayuntamiento, encabezado por tercera ocasión por Limberg Gregorio Gutiérrez, del PVEM (y un periodo más ocupó la alcaldía su esposa), es sostenido históricamente por la fuerza del grupo antaño conocido como Paz y Justicia. La oposición al ejido la encabeza Francisco Arturo Sánchez, sobrino e hijo de fundadores de Paz y Justicia.

Otro factor que tensó más la problemática fue el intento, por parte del gobierno municipal, de realizar obras dentro del ejido sin la autorización de éste.

En un prudente comunicado, el Ayuntamiento oficial de Tila reprobó «la confrontación como vía para resolver diferencias o demandar solución a problemáticas sociales», y llamó «a la prudencia» a los grupos involucrados «en los hechos registrados en las últimas horas». Se refirió a la «añeja disputa agraria cuya solución depende sólo de la SCJN», se comprometió a respetar los derechos indígenas y a realizar «una política de conciliación y cero provocación».

Pobladores de Tila dijeron hoy al corresponsal de La Jornada: «Un grupo de ejidatarios fue a desbloquear el cerco y fueron recibidos a balazos. Tenemos un compañero muerto y varios heridos. Los compañeros ejidatarios se defendieron. Ahí está lo que provocan el ayuntamiento y esa maldita familia de paramilitares».

Fuentes del gobierno estatal reportaron tres muertos, aunque no proporcionaron los nombres, además de seis heridos de bala que son atendidos en hospitales de Yajalón y Palenque, y varios golpeados.

La fiscalía General del Estado informó que de acuerdo con la carpeta de investigación, «los hechos se registraron aproximadamente a las 12 horas de este viernes en el arco de entrada de Tila, donde pobladores y ejidatarios autodenominados autónomos se agredieron». Añadió que «un grupo especial de esta Fiscalía, integrado por policías, peritos y Ministerios Públicos especializados, fue enviado al lugar con la finalidad de iniciar las diligencias de investigación, cuyos resultados se darán a conocer en las próximas horas».

La vicaría de Justicia y Paz de la diócesis de San Cristóbal dijo, a su vez, que «tenemos conocimiento de que hace casi tres semanas un grupo de pobladores del ejido Tila realizó bloqueos en la entrada principal y en otros tramos cercanos al pueblo. Sabemos que había la intención de un proceso de diálogo y negociación para buscar la solución del conflicto, pero al parecer la situación se salió de control y por tanto se sugiere investigar las verdaderas causas de los hechos».

Tags:
About Author: asbaeza