Print Friendly, PDF & Email

Tomado de cubadebate

La sonda espacial india Chandrayaan-1 detectó en la Luna cúmulos de hematita, mineral que se forma solo en presencia de oxígeno y agua. El hallazgo desconcertó a los científicos que ahora están intentando explicar la aparición de esta formación mineral oxidada en la superficie del satélite de la Tierra.

En 2008, el espectrómetro Moon Mineralogy Mapper (M3) diseñado por la NASA a bordo de la misión Chandrayaan-1 de la India encontró agua en forma de hielo en las regiones polares de la Luna.

Ahora, al descifrar los datos de esta herramienta, los investigadores estadounidenses del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA detectaron líneas espectrales correspondientes a la hematita de óxido de hierro (Fe2O3).

La hematita es un producto de oxidación común de las rocas que contienen hierro y que se encuentra en la Tierra, Marte y en algunos asteroides. Son los óxidos de hierro los que dan al planeta rojo su color. Pero en la Luna, donde no hay oxígeno o agua líquida, no debería haber hematita.

«Al principio, no me lo creí en absoluto. No debería existir por las condiciones en la Luna. Pero desde que descubrimos el agua en la Luna, la gente ha estado especulando que podría haber una mayor variedad de minerales si esa agua hubiera reaccionado con las rocas», comenta Abigail Fraeman, uno de los autores del artículo publicado en la revista Science Advances y citado por el comunicado de JPL de la NASA.

Los autores describen un modelo que explica cómo el óxido de hierro pudo haberse formado en el entorno lunar. Según los investigadores, la fuente de oxígeno fue la atmósfera de la Tierra. En 2007, el satélite lunar artificial japonés Kaguya descubrió que el oxígeno de la atmósfera superior de la Tierra puede llegar a la Luna. Los datos de M3 indican que hay más hematita en el lado lunar cercano a nuestro planeta.

Además, la Luna se está alejando gradualmente de la Tierra, y hace varios miles de millones de años, cuando dos planetas estaban más cerca uno del otro, podría haber llegado más oxígeno a la superficie lunar.

Los autores admiten que el hielo de agua en los polos no es suficiente para explicar el «misterio de la hematita», ya que este óxido de hierro se encontró mucho más lejos de los cúmulos de hielo.

Por lo tanto, proponen otra explicación que involucra el polvo cósmico asentado en la superficie de la luna. Este puede transportar moléculas de agua y liberarlas de las rocas lunares por medio de impacto. Además, el calor de estos impactos aumenta la velocidad de oxidación.

Según los investigadores, en el momento más apropiado, cuando la Luna estaba protegida del viento solar por la magnetosfera de la Tierra, en su superficie, bombardeada por partículas cósmicas de polvo, podría haberse producido una reacción de oxidación del hierro que formó el óxido mineral.

(Con información de Sputnik)

Tags:
About Author: asbaeza