Print Friendly, PDF & Email

Tomado de jornada

Adolfo Gilly

El General Lázaro Cárdenas murió hace cincuenta años, el 19 de octubre de 1970, medio siglo ya. En 1994 publiqué una biografía del General y una historia de sus tiempos, El Cardenismo, cuya última versión aparece bajo el sello de Ediciones Era, 2017, 384 pp. El libro concluye citando los últimos apuntes del General Cárdenas, el 15 de octubre de 1970, cuatro días antes de su partida definitiva (p. 302). En esa hora el General anotó:

Lo que ocurre es que el proceso que siguió la Revolución después del periodo preconstitucional, entró al periodo de las «instituciones» y de entonces las posiciones oficiales importantes han sido ocupadas por hombres con intereses creados con la contrarrevolución, «contrarrevolución pacífica», que niega la eficacia al ejido, al derecho obrero, a la educación socialista, etcétera. En consecuencia, han faltado dentro de las propias administraciones del régimen elementos con mayor sensibilidad revolucionaria y que sean menos los elementos contrarrevolucionarios que niegan los derechos esenciales del pueblo.

Como la vida del país la rige la Constitución de 1917 que tiende al socialismo, pero que carece de una fuerza suficiente que contrarreste el aprovechamiento y el abuso de los que están por mantener el Estado capitalista, las conquistas del ejido, del sindicalismo, de la educación y de las fuerzas populares se ven lesionadas y detenidas en su progreso.

Resumen de su vida y de sus sueños, este fue el último mensaje del General.

Tags:
About Author: asbaeza