Print Friendly, PDF & Email

Tomado de yucatan

Por Miguel Moo Góngora

Amor por el campo

PETO.— La edad no ha sido impedimento para que Matilde Che, una mujer de edad avanzada, se dedique al trabajo del campo, actividad de la cual depende completamente para vivir.

Todas las mañanas, a bordo de su triciclo, la veterana campesina se dirige a su milpa que está a unos dos kilómetros de la comunidad de Xoy, de donde es originaria y donde actualmente vive.

En entrevista, Matilde Che recuerda que desde que falleció su esposo, hace algunos años, ella continuó con el trabajo del campo, del cual depende completamente.

Comenta que el año pasado no le fue muy bien, pues apenas pudo cosechar para comer y logró sacar un poco de semilla que este año sembró.

Como todos los productores que viven del campo, Matilde Che espera que este año sea benéfico y logre su cosecha, pues “el trabajo es todos los días y le preocupa la presencia de la plaga de gusanos.

Dice que están conscientes de que tienen que trabajar el campo, porque de ahí salen todos los alimentos que come la comunidad.

Considera que es importante que los jóvenes también se involucren en la actividad para que no abandonen el campo, por lo que es importante motivarlos para que se interesen en la actividad y pueda aumentar la producción de alimentos.

“Mientras viva y pueda, seguiré yendo todos los días a mi milpa, pues allí me distraigo y lo que produzco me sirve para comer. Esperamos que ahora que tenemos problemas de plagas, vengan los especialistas y nos ayuden a controlarlas, porque nos preocupa lo que está pasando y no queremos perder nuestra cosecha de este año”.

La mayoría de los pobladores de Xoy se dedican al trabajo del campo y son conocidos por organizar cada año una feria de la semilla para promover las simientes criollas.

Como hemos publicado recientemente, los campesinos se ven afectados por plagas de gusanos que aparecieron después de las lluvias de la tormenta tropical “Cristóbal”.— MIGUEL Á. MOO GÓNGORA

Tags:
About Author: asbaeza