Print Friendly, PDF & Email

Tomado de jornada

Afp y Ap

Periódico La Jornada
Miércoles 20 de noviembre de 2019, p. 26

Estocolmo. La fiscalía sueca anunció ayer que, por falta de pruebas, abandona el caso por violación contra Julian Assange, fundador de Wikileaks, acusado de una agresión sexual que habría ocurrido en 2010.

«Se han agotado todos los recursos de la investigación sin que haya pruebas claras para una acusación formal», dijo Eva-Marie Persson, adjunta del fiscal general, durante una rueda de prensa en Estocolmo.

Si la parte civil no impugna esta decisión, cerca de 10 años de investigación se darán por concluidos con un sonoro fracaso para la justicia sueca, que no habrá logrado la comparecencia de Assange.

«Mucho tiempo pasó desde que ocurrieron los hechos y las pruebas se han debilitado a tal punto que he decidido cerrar esta investigación», explicó Persson.

«Todas los niveles de investigación se han agotado sin aportar las pruebas necesarias para una condena», aunque el presunto delito prescribirá hasta agosto de 2020.

El australiano, hoy de 48 años, fue detenido en abril pasado luego de ser expulsado de la embajada de Ecuador en Londres, donde se refugiaba desde 2012 para evitar ser extraditado a Suecia o a Estados Unidos, donde se le acusa de espionaje por cientos de miles documentos secretos filtrados por Wikileaks.

Assange se refugió en la embajada de Ecuador en 2012, y el ex mandatario Rafael Correa el otorgó asilo, pero su sucesor, Lenín Moreno, le retiró la protección y lo entregó a Scotland Yard. Ahora cumple una pena de 50 semanas de cárcel por haber violado los términos de su libertad condicional, cuando Suecia exigió su extradición hace siete años.

Kristinn Hrafnsson, editor de Wikileaks, tuiteó que ahora toca enfocarse en «la amenaza» de la cual Assange «ha estado advirtiendo desde hace años: la persecución de Estados Unidos».

La denunciante sueca, quien en la época de los hechos (agosto de 2010) tenía 30 años, acusa al australiano de haber tenido relaciones sexuales mientras ella dormía y sin preservativo, a pesar de que ella había rechazado cualquier relación sin protección en varias ocasiones.

En un mensaje de texto enviado a la Afp, la abogada de la mujer indicó que ella no compartía el análisis de la fiscalía y se reservaba el derecho de una eventual apelación.

En la investigación, las autoridades judiciales reconocieron que las declaraciones de la demandante con el paso del tiempo se habían vuelto menos precisas y los testigos no habían podido aportar elementos decisivos.

Assange, quien conoció a la mujer en Estocolmo durante una conferencia, siempre negó la acusación de violación, y sostuvo que ella había aceptado no usar preservativo, al tiempo que denunció que todo era una maniobra legal cuya finalidad era entregarlo a la justicia estadunidense.

La investigación sueca fue archivada en 2017 ante la imposibilidad de prever la salida del acusado de la embajada ecuatoriana, pero fue reabierta en mayo tras su arresto.

Preso en Londres, Assange enfrenta la amenaza de una extradición a Estados Unidos, que lo acusa de 18 cargos, que incluyen conspiración para hackear computadoras del gobierno y violar una ley de espionaje. Se enfrenta a una pena hasta de 175 años.

Las autoridades estadunidenses lo acusan de haber puesto en peligro a algunos de sus agentes, cuando en 2010 publicó 250 mil cables diplomáticos y unos 500 mil documentos confidenciales sobre las actividades del ejército estadunidense en Irak y Afganistán.

Un experto de la Organización de Naciones Unidas sobre la tortura, Nils Melzer, expresó su preocupación sobre el estado de salud de Assange.

Nils Melzer, experto de la Organización de Naciones Unidas en temas de tortura, expresó su preocupación sobre el estado de salud del fundador de Wikileaks, al asegurar que «su vida está en peligro».

A su vez, John Shipton, padre de Assange, afirmó hace unos días que su hijo podría «morir en prisión» debido a su frágil salud.

Assange también enfrentó una acusación por agresión sexual a otra joven en Estocolmo en la misma época, pero los hechos prescribieron en 2015.

Tags:
About Author: asbaeza