Print Friendly, PDF & Email

Tomado de jornada

Antonio Gershenson

Y más que lo descrito en artículos anteriores. Según lo expuesto en este periódico el pasado 7 de febrero, por el entrevistado presidente Nicolás Maduro “la milicia ha llegado a un millón 500 mil ciudadanos y ciudadanas. El 13 de abril de este año vamos a llegar a los dos millones”. Hace unas semanas, también en un artículo anterior, informábamos que había un millón de ciudadanos.

“Esto quiere decir que Venezuela cuenta con 2 millones de milicianos y milicianas integrados para una guerra de resistencia, una guerra de todo el pueblo, que… un infierno a una fuerza invasora que se meta en Venezuela”.

El mismo presidente venezolano recordó la derrota estadunidense en Vietnam. No sólo tiene razón, sino que no es el único caso. Numerosos países se han vuelto independientes de Estados Unidos y de algunas naciones de Europa. En América Latina, sin ninguna duda, Cuba y algunos otros países de la región, no apoyan la citada política agresiva.

Maduro aclara que su política no es por la de Rusia o la de China, que es anterior a la existencia de esos u otros países. Que se origina con las luchas encabezadas por Bolívar.

México aplica ya de nuevo la política de no agruparse, en este caso, al imperio. Es cuidadoso de no ser activo de ninguna de las partes. Y sí está en favor de buscar la paz.

Eso no es todo. Una parte muy importante de los mexicanos apoya a Venezuela, y lo ha mostrado de varias formas.

Venezuela defiende a su pueblo, también, su abundante petróleo. En nuestro caso, empezamos, ahora como país, a defender y recuperar el nuestro.

Al defender nuestro petróleo y luchar por su recuperación incluso con nuestro voto del primero de julio de 2018, dimos un importante paso. Y se seguirán dando, otros más.

En cada paso de recuperación, cada país, está apoyando al otro.

Entonces es solidaridad mutua, pero no es sólo eso. Es parte de una solidaridad de América Latina. Y también solidaridad internacional. Es evidente la de varios países más.

Una voz autorizada la tiene el ex juez especialista español, Baltasar Garzón, quien ha afirmado que el gobierno del presidente Nicolás Maduro “es totalmente legítimo”. Y cuestiona la actitud de los países que reconocieron de inmediato, al autoinvestido, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó.

El caso de Venezuela es especial, pues no se había visto una duplicidad diplomática, pues en los países no puede haber dos “representantes diplomáticos”. Dijo que “la situación de Venezuela tiene que resolverse entre los factores internos” lejos de la posición de Estados Unidos y de “los halcones americanos como Macri”.

Pero quiero mencionar una voz que se expresa públicamente dentro de Estados Unidos.

Se trata de Bernie Sanders, que ya fue candidato presidencial de Estados Unidos y se prepara públicamente para volverlo a ser.

Ha estado diciendo públicamente que los cargos del gobierno contra Venezuela son falsos, que lo que quieren es apropiarse del petróleo de ese país.

Es obvio que, si se concretan esas siglas próximas así, van a hacer temblar al actual presidente estadunidense, que si quisiera repetir en su puesto.

Vamos a ver cuál de los presidentes, de Estados Unidos y Venezuela, hace “tronar” al otro, en su puesto.

Mientras tanto, nosotros, estamos apenas, en el principio de una nueva época, tratando que sea de lo mejor.

agershenson@gmail.com

Tags:
About Author: asbaeza