Print Friendly, PDF & Email

Una de las cosas que más me llamó la atención al asistir a las actividades del Encuentro de Redes de Apoyo en el Caracol de Morelia es el manejo de las ventas. Considerando nuestra permanencia ahí por varios días, parecería natural que los pobladores pusieran sus productos a la venta a un elevado precio, pues estaríamos imposibilitados de acudir a otros proveedores. Tómelo o déjelo. La ley de la oferta y la demanda, carnal. Eso cualquiera lo entiende, es simple sentido común. ¿O no? Lo que pasó, sin embargo, fue que se hizo posible pasar ahí todo el encuentro comiendo puntualmente las tres comidas, con suficiencia, sabor y calidad gastando menos de 200 pesos en total (por todos los días). Incluso, se podían adquirir zapatos y botas de piel de altísima calidad y bien hechas, por una fracción de su costo en cualquier otro sitio. Y lo mismo vale decir para blusas, playeras y artesanías diversas.

¿Será que los indígenas mayas zapatistas o los mestizos que los manipulan -Solalinde dixit- no han entendido que precisan acumular capital para hacer posible su desarrollo y mejorar su calidad y condiciones de vida? ¿Creen que vendiendo tamales ricos, grandes y bien rellenos de carne a tres pesos dejarán atrás el subdesarrollo? ¿Que acaso no pueden imaginar siquiera cuánto dinero ganarían si en lugar de auditorios y dormitorios, y cultivos libres de pesticidas y fertilizantes químicos, sembraran especies maderables y variedades mejoradas de café? Bastaría que se integraran a las cadenas de producción que diligente e inteligentemente han diseñado aquellos que sí saben y que no quieren otra cosa sino ayudarlos, para que inmediatamente les fueran enviados asesores altamente especializados, y tecnología de avanzada (glifostato y similares). Desde luego que se convertirían en sujetos de crédito, para que puedan adquirir todo lo que necesitan, aunque que ellos ni siquiera lo saben. Vamos, entrarían a la modernidad.

Pero resulta que tal vez, solo tal vez, las preguntas a formular no sean esas. Quizás ellos han respondido a otras preguntas que los adalides del progreso y la democracia no pueden siquiera imaginar.

Tags:
About Author: asbaeza