Print Friendly, PDF & Email

Tomado de lavozdelanahuac

Xchel Atletl Pájaro Colibrí
https://www.facebook.com/xchelatletl.pajarocolibri
01 de julio de 2018

El Caballo de Troya está dentro y la fórmula funcionó adecuadamente. El modelo utilizado en Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina se recicló y se puso en marcha, el resultado es eficaz y eficiente, a tiempo y en forma. La actual burguesía mexicana y su sector empresarial son ya obsoletos dentro del reacomodo geopolítico internacional, sus representantes dan por hecho su derrota aún sin haber concluido la jornada electoral, es evidente, ya no responden a los intereses de los grandes poderes mundiales (los que realmente mandan, sostenidos por las utópicas democracias representativas), ahora hay nuevo mayordomo, nuevo gerente. La Hidra también ordena discursos y posicionamientos para anclarse mejor.
Los monopolios mexicanos auspiciados por más de 30 años de libre mercado y abanderados por los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional ya no son rentables para las exigencias de la fase extractivista global. El TLCAN está en la víspera de reformarse, se necesitan otras caras, otros nombres, nuevos regímenes, nuevos partidos, nuevos monopolios encubiertos e infiltrados, abrir la competencia capitalista a muerte y construir una nueva burguesía, más acorde a las necesidades progresistas neoliberales, como ya sucede en el cono sur. La nueva guerra.
En México el giro hacia la “izquierda” institucional y bien portada (la elección fingida y anunciada) llega tarde, 15 años tarde en comparación a los procesos sudamericanos, en donde tal situación ha representado el recrudecimiento del saqueo y la explotación a favor de la acumulación por despojo con el visto bueno de los estados-nación, lo que llaman “progreso”, el asenso del nivel de vida de la emergente nueva burguesía, la antítesis de la historia. Los logotipos del pan, el PRI y el PRD junto con todos sus satélites son ya cartuchos quedamos para la tormenta que está en curso, ya no son funcionales al capital trasnacional, que ahora los deshecha como basura pero que también los recicla con diferentes motes y colores.
No habrá entonces “respiro” alguno, habrá sí la noción generalizada de que ahora sí las cosas, cualesquiera que sean, van a cambiar, que ahora sí habrá un contrapeso, un tiempo, un espacio, que los lobos del sistema disfrazados de corderos empezarán su conversión… Es el precio de mercantilizar hasta la esperanza y volverla objeto de cambio dentro de la lógica electoral.
Queda entones la siempre urgente impronta de la organización, desde lo más pequeño como de por sí. Con los que nunca votan y con los que hayan votado también. Desmontar el poder, agrietarlo. Desde la casa, la calle, la colonia, el barrio, el pueblo, la comunidad, abajo, donde está el camino, lo impostergable, lo ineludible, lo inobjetable. Porque allá arriba no hubo, no hay y no habrá, ni ayer, ni hoy, ni mañana, nunca jamás: ni democracia, ni libertad, ni justicia.

Tags:
About Author: asbaeza