Print Friendly, PDF & Email

Tomado de cubadebate

Por Lisbet Penín Matos

Los emporios mediáticos esparcieron la noticia como pólvora: “Estados Unidos, Reino Unido y Francia desplegaron toda una ofensiva conjunta contra posiciones de Bashar Al Assad como represalia por el ataque químico el pasado fin de semana en Duma, que todos los implicados atribuyen al régimen de Damasco”.

Leído así, es un lead* que hasta convence, pero ¿existe evidencia sobre un ataque químico real?

Recientemente la agencia Sputnik publicó un video en el que muestra cómo pasaron los hechos. La filmación se realizó el 8 de abril en una sala de emergencias que atendía a moradores de un edificio bombardeado. Sin explicación y de repente al lugar llegaron individuos con cámaras de televisión que gritaban sin sentido “intoxicaciones” y lanzaban agua. Una vez filmados todos los planos necesarios abandonaron la instalación y solo faltaba esperar por el trabajo de los medios de comunicación.

Para todos queda claro: los ataques de falsa bandera o la mera elaboración de pretextos con un objetivo constituyen una historia sumamente trillada.

Pero veamos en qué condiciones EEUU, Reino Unidos y Francia cometieron el ataque.

Las ilegalidades VS las realidades

Luego de la falsa montada, el presidente estadounidense Donald Trump dijo que no toleraría el suceso y que el gobierno de Bashar Al Assad recibiría una respuesta contundente.

Lo cierto es que no existen evidencia sobre la verdadera ocurrencia de un ataque químico, y así lo expresó este jueves el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis: “No tenemos tropas, no estamos involucrados en el terreno allí, así que no puedo decir que tuviéramos pruebas, a pesar de que contáramos con muchos indicios”.

Y fue un hecho. Sin pruebas el ataque a Siria ocurrió esta madrugada.

Pero resulta que el presidente Donald Trump autorizó el ataque sin el apoyo del Congreso, y esto ha provocado reacciones en contra de su plan.

Antes de anunciar su decisión Trump recibió una carta de 88 legisladores entre demócratas y republicanos, quienes hicieron hincapié en que antes de atacar obtuviera la aprobación del Parlamento. Y no fue así.

En dicha carta quedó explícito que “Comprometer a nuestros militares en Siria cuando no existe una amenaza directa a los EE.UU. y sin una autorización previa del Congreso violaría la separación de poderes que está claramente delineada en la Constitución”.

En este sentido, el congresista Justin Amash, dijo que los ataques contra Siria “son inconstitucionales, ilegales y temerarios”.

Por su parte, la congresista Barbara Lee señaló que “al bombardear ilegalmente Siria, el presidente Trump ha negado una vez más al pueblo estadounidense cualquier supervisión o rendición de cuentas en esta guerra interminable”, y enfatizó que es “el Congreso, no el Presidente”, el que tiene “el poder de autorizar la acción militar”.

Las intenciones del ataque

Según explicó Trump en su anuncio, ordenó lanzar ataques de precisión contra blancos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al-Assad”, pero según denunció el gobierno sirio, el ataque constituyó una “violación flagrante” del derecho internacional.

El Ejército sirio aseguró que las fuerzas de Defensa Antiaérea derribaron la mayoría de los 110 misiles lanzados por EE.UU., Francia y Reino Unido (UK), que dejó tres civiles heridos.

El portavoz de la Comandancia General del Ejército sirio, Ali Maihub, aseguró que otros no pudieron ser interceptados e impactaron en el centro de investigación de Barza, cerca de la capital siria, en el que se encuentra un laboratorio científico y un centro educativo, y que solo hubo daños materiales.

Para Siria la intención de la agresión es entorpecer una misión de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), la cual debía comenzar las investigaciones este sábado en Duma, previa a la invitación oficial realizada por el gobierno de Al Assad, el cual prometió prestar “todo el apoyo necesario” para su labor.

Por su parte la participación del UK se debe a otro suceso: desviar la atención del caso Skripal, donde el “culpable” era Rusia. Londres aún se niega a colaborar con el Kremlin en este aspecto para esclarecer los acontecimientos.

El saldo

Sin dudas un ataque que cuenta con el apoyo de la OTAN, y de países como Arabia Saudita y España.

Según ha informado recientemente, durante una conferencia de prensa, el director del comando conjunto de las fuezas armadas de EEUU, general Kenneth Mckenzie, el ataque a depósitos de armas químicas en Siria fue un éxito.

Asimismo dijo que se emplearon decenas de misiles tomahawks y scud tanto de sus fuerzas como de Francia y Reino Unido.

Por su parte la portavoz del Pentágono, Dana White, señaló que “no buscamos un conflicto en Siria”.

Si no buscan conflicto, ¿por qué atacar sin pruebas?

La respuesta se traduce en injerencia, saqueo, hegemonía y ansias de poder.

Y producto de que fue un ataque unilateral, estados como Rusia, China, Irán, Cuba, y otros se han manifestado contra esta acción, pues es una medida al margen del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que constituye un atropello contra un estado soberano.

*Término periodístico empleado para el primer párrafo de la noticia, donde quedan respondidas las preguntas básicas qué, quién, cómo, cuándo, dónde, por qué o para qué.

Tags:
About Author: asbaeza