Print Friendly, PDF & Email

Tomado de palestinalibre

Iyad Burnat, activista no violento del pueblo de Bil’in, fue violentamente detenido por las fuerzas de ocupación, durante la manifestación semanal contra el Muro de Apartheid. Acá su relato.

El arresto de Iyad Burnat.  (Foto: Hamde Abu Rahma)

El viernes 28 de agosto por la tarde nos fuimos a nuestra manifestación semanal contra el robo de nuestras tierras y el Muro de Apartheid, en Bil’in. Hemos estado haciendo esta manifestación no violenta durante 10 años. Como de costumbre los soldados estaban esperándonos en frente de nuestro pueblo, pero esta vez desde el inicio de la demostración pudimos sentir que había algo diferente del habitual bombardeo inicial de gases lacrimógenos de parte de los soldados desde los jeeps militares. Para empezar dispararon una menor cantidad de gas hacia la manifestación pacífica, pero a medida que la marcha continuaba hacia el sitio de la antigua muralla de la segregación los soldados nos emboscaron y a mí me apuntaron con una pistola, amenazándome con disparar. Los soldados me ataron las manos demasiado apretadas detrás de mi espalda, los lazos de plástico cortaban mi piel. Aún con sus armas dirigidas hacia mí, fui brutalmente golpeado por cinco o seis soldados con palos y mis ojos fueron rociados con gas pimienta. No me opuse, cualquier resistencia contra este tipo de soldados solamente conduciría a más de una paliza o algo peor.

(Foto: Rami Burnat)

Después de la paliza, ya en agonía, los soldados me encaminaron a su jeep al otro lado del Muro de Apartheid que rodea el asentamiento ilegal cerca a nuestro pueblo. Yo tenía un gran dolor y pude apreciar  que los soldados me habían hecho algún daño real. Les supliqué a los soldados poder hablar con su comandante, ya que sentía mucho dolor en mi pecho y debía ir al hospital. Los soldados entonces sólo se rieron y se burlaron de mí diciendo que no hay hospital para «terroristas». Me mintieron al decirme que me iban a trasladar al hospital después de que me habían llevado a la comisaría. A la llegada a la estación de policía, todavía esposado y con los ojos vendados, le dije una vez más a la gente de allí que tenía que ver a un médico, pero nadie me quiso escuchar.

(Foto: Hamde Abu Rahma)

Me retuvieron desde las 2.pm hasta la medianoche sin cargo y sin tener acceso a tratamiento médica, mientras que el gas pimienta aún me quemaba los ojos y los lazos cortaban mis muñecas. Cuando por fin yo y mi primo Hamza, quien fue arrestado por la foto que documenta los acontecimientos del día, nos dejaron en libertad, me echaron a la calle y me dijeron que tenía que llamar a una ambulancia por mí mismo. Hamza llamó a la ambulancia ya que yo estaba débil y era incapaz de moverme por el dolor. La ambulancia llegó en unos 20 minutos y me llevaron al hospital de Ramallah, donde me trataron y me dijeron que tengo dos costillas rotas en mi pecho, junto con fuertes moretones por todo mi cuerpo. Me dieron medicina y me dijeron que no podían hacer nada para tratar las costillas rotas.

He sido arrestado y herido muchas veces durante nuestra lucha contra los asentamientos ilegales y robo de nuestra tierra familiares, pero esta vez sentí que los soldados israelíes querían matarme. Han hecho un montón de cosas en los últimos años para tratar de destruir el espíritu y la determinación de nuestro pueblo, sobre todo a mí y a mi familia. Cuando estaba en el hospital el día 28 de agosto, la fecha de cumpleaños de mi hijo Majd, recuerdo que precisamente un año antes, él mismo estaba en el hospital en espera de tratamiento tras recibir un disparo en la pierna por soldados israelíes durante la protesta. Esta es la forma en que los israelíes utilizan la violencia para amenazar y asustar a mi familia, con la esperanza de dividirnos y que renunciemos a la resistencia a la ocupación y a nuestra tierra.

El opresor debe comprender que cada bala y golpes hacia nosotros no nos hace débiles, sino que fortalece nuestra determinación y nos une aún más. No nos daremos por vencidos, vamos a resistir hasta que se cansen de utilizar la violencia contra nosotros. Seguiré luchando por nuestra libertad, por un futuro mejor para mis hijos y para todos los niños. Tan pronto me recupere y esté en condiciones de asistir, volveré a nuestra protesta semanal y así seguir protestando contra la agresión que enfrentamos en nuestra vida diaria.

Fuente: ‘They tried to kill me’: Nonviolent activist recounts brutal encounter with Israeli military

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Iyad Burnat, Mondoweiss.net – Traducción: Palestinalibre.org

About Author: asbaeza