Print Friendly, PDF & Email
Tomado de jornadaveracruz
Jueves 10 septiembre, 2015

Delitos sexuales contra las reclutas, crueldad contra los perros K9 y castigos extremos contra los cadetes cometían altos mandos del Instituto de Investigación en Seguridad Pública, antes conocida como la Academia de Policía de El Lencero, denunció el ex recluta Mario Iván Terrozo García, quien fue separado de la institución a escasos meses de concluir su preparación, luego de denunciar la matanza de canes entrenados, “por robarse las sobras del comedor”, mencionó.

A las cadetes mujeres el mando conocido como Obed X las obligaba a salir con sus instructores para después ingerir alcohol y someterlas a abuso sexual. En cuanto a los reclutas los obligaban a correr hasta desfallecer para disuadirlos de denunciar las anomalías en la Academia.

Terrozo García fue dado de baja sin recibir a cambio una indemnización por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), razón por la que protestó en la Guardia de Honor de la Secretaría en Los Berros.

En ese sentido, denunció que el actual secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, le prometió dar solución a su inconformidad a través de la Dirección Jurídica de la Segob, sin obtener una respuesta favorable.

“También los de Política Regional me ofrecieron una solución, le entregué mi requerimiento al licenciado Escobedo de Política Regional, quedaron de darme respuesta favorable y ya llevamos nueve días y nada”, se lamentó.

Terrozo García acudió incluso a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) para recibir atención de parte del tesorero Arnulfo García Fragoso y de la encargada de Nóminas, María Laura Barrios Calderete, sin una respuesta favorable. Alegó recibir intimidación y vigilancia por parte de efectivos de la Fuerza Civil y la Policía Estatal, por lo anterior, expresó sentir temor.

Al mismo tiempo Terrozo García refutó las acusaciones del secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, en el sentido de que él no aprobó los exámenes de confiabilidad; aunque el ex cadete aseguró que sí cumplió con las pruebas aplicadas.

“Dentro de la Academia Estatal de Policía llevábamos un curso de cuatro meses, tenía yo tres meses adiestrándome, y la orden que recibíamos es que los perros que ingresaban a la Academia los agarráramos y los torturábamos, y les quitáramos sus órganos vitales. Entraban los perros a comer los desperdicios en el comedor, entonces, como cadetes estábamos subordinados a eso”, relató.

Además, los instructores no imponen castigos por las anomalías ocurridas en la Academia Estatal de Policía, como el hecho de obligar a correr a los cadetes, o mojarlos en la fuente o dejarlos dos o tres noches sin dormir, sin descansar. “Habían compañeras mujeres reclutas y los instructores las llevaban a los antros para que tomaran con ellas, en horas de servicio y durante la noche, había un teniente, llamado Obed y él nos dirigía y nos ordenaba”, acusó.

Al mes, Mario Iván Terrozo percibía una compensación 11 mil 850 pesos, equivalentes a 395 pesos diarios, y a la fecha, la SSP le adeuda cerca de 250 mil pesos.

Tags:
About Author: asbaeza