Print Friendly, PDF & Email

Tomado de rebelion

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El Centro Palestino por los Derechos Humanos (CPDH) expresa su profunda preocupación por la vida de Khader Adnan, detenido palestino en una cárcel israelí que ha estado en huelga de hambre durante un mes y medio, y responsabiliza a las autoridades israelíes por su vida. El CPDH exige a la comunidad internacional presionar a las fuerzas israelíes para la liberación inmediata de Adnan quien ha estado bajo detención administrativa sin juicio.

Adnan (37), de la aldea de Arraba, ha estado en huelga de hambre durante 46 días, desde el 07 de mayo 2015, cuando comenzó su huelga de hambre en protesta por la política de la detención arbitraria y la renovación de su detención administrativa por tercera vez.

El 08 de julio de 2014, las autoridades israelíes detuvieron a Adnan en su casa y lo colocaron bajo una detención administrativa de 6 meses. Cuando el período de su detención terminó en enero, el tribunal extendió el período de detención por otros seis meses. Por esto declaró la huelga de hambre en protesta contra la continuación de su detención. El tribunal redujo el período de detención a 4 meses. A principios de mayo, su detención se renovó por tercera vez, por lo que el 5 de mayo de 2015, inició la huelga de hambre que continúa hasta hoy.

Dado el deterioro de su estado de salud, Adnan ha sido admitido recientemente en el Hospital Assaf Harofeh en Israel, estando esposado a su cama durante todo el día. El Club de Prisioneros palestinos declaró a los medios que Adnan fue visitado hace tres días y sus manos y piernas estaban atadas a la cama del hospital todo el día. Por otra parte, Adnan comenzó a sufrir claramente de nuevos síntomas graves, lo que indica que su estado de salud se está deteriorando. Adnan sufre de fuertes dolores en todo el cuerpo, falta de equilibrio, manchas azules en los hombros y dificultades para hablar.

Cabe señalar que Adnan había iniciado una huelga de hambre en diciembre de 2011 que se prolongó durante 66 días en protesta por su detención administrativa. Terminó la huelga de hambre el 22 de febrero de 2012, cuando se alcanzó un acuerdo con la administración de las cárceles para liberarlo a cambio de poner fin a su huelga de hambre. Adnan fue liberado en efecto el 17 de abril de 2012.

Por otra parte, otros tres presos iniciaron una huelga de hambre abierta en las cárceles israelíes en protesta por sus condiciones de detención:

1. Ayman al-Sharabati, de Jerusalén, que fue condenado a cadena perpetua, comenzó su huelga de hambre hace dos semanas en protesta por haber sido puesto en régimen de aislamiento;

2. Mohammed Nasser Allan, un detenido administrativo, comenzó su huelga de hambre hace dos días en protesta por la renovación de su período de detención administrativa; y

3. Shireen al-Eisawi (35), de Jerusalén, que ha estado en prisión durante más de un año, comenzó su huelga de hambre hace dos días en protesta por sus condiciones de detención.

El caso de Khader Adnan y los otros presos en huelga de hambre arroja la luz sobre las condiciones de detención de más de 500 palestinos que están actualmente en detención administrativa en prisiones y centros de detención israelíes, incluyendo a la diputada Khaleda Jarar y otros 5 miembros del Consejo Legislativo Palestino (PLC). Esta política israelí es una violación del derecho de un detenido a un juicio justo, incluido el derecho a recibir adecuada defensa y a ser informado de los cargos en su contra. La detención administrativa está también en violación del derecho del acusado a tener un juicio justo ya que se aplica mediante una orden administrativa única, sin referencia en un tribunal, violando así las normas de procedimientos judiciales imparciales, incluyendo juicio justo.

El CPDH advierte de las graves consecuencias a raíz de la aprobación del gobierno israelí de un proyecto de ley que permite la alimentación forzada de los presos en huelga de hambre si sus vidas están en peligro. El proyecto de ley también llegará a la Knesset, el parlamento israelí. El CPDH hace hincapié en que la alimentación forzada o amenaza de la misma es considerada como uno de los tratos más degradantes y cruel, prohibido por la Convención contra la Tortura y criminalizado por el Derecho Penal Internacional. La política de la alimentación forzada es una injustificable violación de la libertad personal de los prisioneros y su derecho a la integridad física, su derecho de huelga y de protesta especialmente cuando plantea la amenaza a la vida de los huelguistas de hambre.

Cabe mencionar que las autoridades israelíes causaron la muerte de tres prisioneros palestinos cuando fueron sometidos a la alimentación forzada entre 1980 y 1983: Rasem Halawah; ‘Ali al-Ja’afary y Ishaq Maraghah.

El CPDH expresa su preocupación por la vida de Khader Adnan y otros presos en huelga de hambre en las cárceles israelíes:

1. Hace responsable a las autoridades israelíes de la vida del preso Khader Adnan y otros presos en huelga de hambre en las cárceles israelíes;

2. Exhorta a la comunidad internacional a poner fin a la política de detención administrativa y su uso arbitrario e ilegal por las fuerzas israelíes contra los prisioneros palestinos; y

3. Exhorta a intensificar los esfuerzos locales e internacionales para apoyar a los presos palestinos en las cárceles israelíes y sus justas demandas por la libertad y una vida digna.

Fuente: http://www.pchrgaza.org/portal/en/index.php?option=com_content&view=article&id=11115:pchr-calls-upon-the-international-community-to-save-life-of-detainee-on-hunger-strike-khader-adnan&catid=145:in-focus

 

About Author: asbaeza