Print Friendly, PDF & Email

Tomado de palestinalibre

Bajo el nombre de El-Funoun Palestina Popular Dance Troupe, Mohammad Yaacoub y sus amigos Mohammed Atta y Wassim al-Kurdi se embarcaron en un viaje para interpretar canciones populares palestinas acompañados por la danza y el dabke (danza levantina popular árabe) teniendo como objetivo el de preservar el patrimonio y el folclore palestino.

El-Funoun Dance Troupe lleva a cabo la producción «Imágenes Remembered», el 21 de junio de 2009. (Foto de El-Funoun)

El-Funoun, cuyos miembros han ofrecido su trabajo desde su creación y continúan haciéndolo, fue la primera compañía de artes populares mixtos en Cisjordania después de la ocupación de 1967. Ha realizado cerca de 1.000 espectáculos a nivel local, a nivel regional e internacional, y ha producido 15 espectáculos que combinan la autenticidad cultural y con la  modernidad.

Los tres co-fundadores de El-Funoun comentaron que hay razones distintas que la preservación del folklore palestino detrás del grupo. Yaacoub, co-fundador, dijo a Al-Monitor, «Decidimos fundar El-Funoun para ser parte del cambio, y porque creemos que el arte es una parte del movimiento revolucionario y popular contra la ocupación [israelí], y un componente auténtico del tejido popular y sus aspiraciones nacionales y culturales, en el marco del secretismo imperante que rodea los eventos culturales dado el acoso ocupación».

La visión artística de El-Funoun está inspirada en el folclore histórico para desarrollar el arte popular contemporáneo que contribuye a lograr un cambio en la sociedad y los individuos. «Hemos creído desde el principio que el arte bajo la ocupación no puede ser neutral», dijo Yaacoub,  «pero tiene que tener un papel esclarecedor y educativo y a favor de las causas nacionales, sobre la base de nuestra creencia de que nuestro trabajo es parte de la resistencia a la ocupación».

Khaled Katamesh, gerente de negocios de El-Funoun, dijo a Al-Monitor que desde la creación del grupo de danza en 1979 y hasta 1984, «los espectáculos de El-Funoun se inspiraron en la realidad rural y cívica [en Palestina], sin ningún tipo de adición o cambio. Esto se hizo evidente en las coreografías folklóricas en 1982. Se utilizaron para reunirse con los campesinos de las aldeas, escuchar las canciones que cantaron durante las temporadas de cosecha y bodas, y llevarlas a cabo en el escenario en la ciudad».

Y añadió: «Hasta 1984, nuestro trabajo era más como realizar trabajos de campo y estar en contacto directo con la gente, y lejos de ser una obra de creación del arte. Esto, sin embargo, nos ayudó a ser aceptados por el pueblo».

El-Funoun ha representado a su filosofía artística, cultural y nacional en 1984 con «Wadi a-Tuffah» (Apple Valley). El espectáculo es una épica folclórica que relata la historia del pueblo palestino bajo autoridades israelíes. La realización invita a la gente a seguir la búsqueda de la verdad y la justicia para los palestinos.

El dabke palestino es un componente clave de las coreografías realizadas por El-Funoun. «El dabke es una parte fundamental de la identidad nacional y cultural»,  dijo Katamesh a Al -Monitor,  «y por lo tanto, su preservación bajo la ocupación es un deber, para que podamos confirmar nuestra presencia en nuestra tierra, ya que es parte de la lucha que encaja con la oleada revolucionaria [del país] en medio de frustración de la ocupación y el cierre de los festivales folk y tradicionales».

En 1986, los éxitos anteriores de la troupe convergieron en el nuevo espectáculo llamado «Misha’l» (antorcha), que se inspiró en la realidad palestina bajo el dominio otomano. Sin embargo, los resultados obtenidos no llevaron signos de una nueva orientación para el dabke en el escenario, que se sometió a las normas académicas que se aplican al teatro y las artes. El espectáculo también contaba con re-instrumentalizadas canciones tradicionales.

A pesar de los éxitos populares que ha realizado, y para terminar el hostigamiento por parte de las autoridades israelíes, la troupe fue sometida a una presión a nivel local, en particular las presiones sociales, dado que las niñas no se les permiten participar en las actuaciones, así como las críticas sobre la introducción de cierta modernidad al folclore.

Yaacoub dijo que la compañía sigue estando resuelta y decidida a continuar con su trabajo a pesar de las huelgas y en la mira de las autoridades israelíes, «lo que confirma nuestra opinión de que no es un arte neutral bajo la ocupación.»

Por su parte, Darwish dijo: «La sociedad no aceptaba que las mujeres tengan un trabajo y la participación de las niñas en la troupe suscitaron críticas. A veces se les impidió actuar y fueron agredidos, como sucedió en Hebrón en 1984. Sin embargo, nuestra fe para iluminar [al público] y [efectuar] el cambio nos ha animado a seguir trabajando».

Yaacoub añadió que la crítica es normal. «Tenemos un mensaje que representamos a través de las ideas abordadas en el escenario. Por lo tanto, hay que ser críticos, sobre todo porque nuestro mensaje es parte de su herencia y presencia».

Yaacoub agregó, «los golpes de la ocupación han fortalecido la troupe, demostró su derecho mensaje y refuerza nuestra popularidad. Esto tuvo lugar en 1989 durante los preparativos para producir una obra de arte llamado «Marj Ibn Amer», dos años después del estallido de la primera Intifada. El ejército israelí detuvo a 14 de los 16 bailarines de la compañía, además del compositor, músico y algunos cantantes».

Yaacoub agregó que «los golpes de ocupación han reforzado la troupe, demostró su mensaje y fortalecido nuestra popularidad. Esto tuvo lugar en 1989, durante los preparativos para producir una obra de arte denominado «Marj ibn ‘Amer», dos años después del estallido de la primera intifada. El ejército israelí arrestó a 14 de los 16 bailarines de la compañía, además de la compositora, músicos y algunos cantantes.»

El-Funoun actualmente consta de 122 voluntarios, entre ellos 80 bailarines femeninos y masculinos divididos en dos grupos por edad (12-18 y de más de 18). Durante el año pasado, se realizaron 19 shows en Palestina y otros dos espectáculos en Canadá  y Jordania. La compañía también planea un show en Egipto y dos en Milán, Italia.

«La compañía tiene agendados  espectáculos  en el extranjero, y estamos abiertos a todo el mundo y para todas las experiencias, culturas y diferentes estilos de baile, que se dibujan con el fin de desarrollar la danza palestina, preservando la identidad artística de Palestina»,  dijo Darwish.  «Hemos tenido éxito en la comunicación de la dabke palestino al mundo. Los países europeos se han vuelto muy familiarizado con él y les encanta».

El 6 de marzo, El-Funoun celebró su 36 aniversario, y, según Yaacoub y Katamesh, están deseando lograr un mayor éxito a través de la coreografía creativa contemporánea  que incorpora la identidad y la historia cultural palestina.

Sobre el autor: Ahmad Melhem es periodista y fotógrafo palestino con sede en Ramallah para Al-Watan Noticias. Él escribe para varios medios árabes.

Traductor: Original al inglés, por Joelle El-Khoury

Traducción: Original en español de Palestinalibre.org

Fuente: Palestinian dance group keeps folk art alive

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ahmad Melhem, Al-Monitor (Traducción: Palestinalibre.org)

Tags:
About Author: asbaeza