Print Friendly, PDF & Email

Tomado de rebelion

Entrevista a Giorgos Gogos sobre la victoria de SYRIZA en las pasadas elecciones griegas
Viewpoint Magazine
Traducido del inglés para Rebelión por Sara Plaza.
Giorgos Gogos es un estibador griego y dirigente sindical del Puerto de El Pireo. Es miembro de SYRIZA, en cuya formación participa activamente a nivel regional y sindical, y está involucrado en los esfuerzos organizativos de El Pireo, una gran zona industrial urbana junto al puerto, a las afueras de Atenas. Después del colapso de la economía griega, el Memorando con la Troika contenía una disposición para liquidar empresas estatales rentables con el fin de rembolsar los préstamos concedidos por prestamistas extranjeros, lo que supuso la privatización parcial del Puerto de El Pireo, el más grande de Grecia, donde la naviera estatal china COSCO tiene la concesión de dos terminales de contenedores. Desde entonces, los estibadores del puerto mantienen una lucha firme y sostenida, que cuenta con fuertes alianzas locales en El Pireo y el apoyo de estibadores del resto de Europa, para devolver el puerto a manos públicas y mejorar las lamentables condiciones laborales en las terminales gestionadas por COSCO. Katy Fox-Hodess es doctoranda de Sociología en la Universidad de California, en Berkeley, y está escribiendo su tesis sobre la solidaridad internacional entre los sindicatos de estibadores. Entrevistó a Gogos el 31 de enero, tras las últimas elecciones en Grecia.  

-Katy Fox-Hodess: ¿Cómo ha reaccionado la gente en tu comunidad ante los resultados de las elecciones?

-Gior­gos Gogos: En general, [el triunfo de SYRIZA] ha sido recibido con gran entusiasmo por mucha gente, no solo por los votantes de SYRIZA sino también por personas que tradicionalmente han pertenecido a otros partidos y no pudieron dejar de cumplir sus compromisos. Creo que todo el mundo dijo, de acuerdo, vamos a ver cómo resulta este nuevo camino, tenemos que intentar una manera nueva de acercarnos al problema.

-K: ¿Al mencionar otros partidos, te refieres al PASOK y al Partido Comunista?

-G: Al PASOK y a Nueva Democracia, principalmente. No tengo muchos conocidos del Partido Comunista, pero pienso que las personas que no pertenecen a la estructura del partido, que no son miembros del partido, reciben el resultado de estas elecciones con alivio. Al principio puede decirse que hubo una reacción negativa, cuestionaban la posibilidad de gobernar en coalición con ANEL, Griegos Independientes, que en realidad es un partido populista de derechas, aunque su discurso es de hecho bastante anti-Troika, anti-Memorando. Pero pienso que después de formarse el nuevo gobierno, el gobierno recién elegido, mucha gente se da cuenta de que va a haber cooperación dentro del gobierno. El nuevo gobierno ha sido bastante coherente y ya tenemos los primeros anuncios de varios ministros confirmando que se van a aplicar rápidamente las principales directrices del programa electoral.

-K: ¿Cuál ha sido la reacción en el puerto?

-G: En el puerto nos alegramos mucho, sobre todo después de oír los primeros anuncios del nuevo ministro de Asuntos Marítimos. Confirmó que el proceso de privatización de todos los puertos, especialmente el Puerto de El Pireo y el Puerto de Tesalónica, se detendrá.

-K: Uno de los primeros anuncios de SYRIZA después de las elecciones fue la paralización de la privatización de los puertos. ¿Por qué crees que SYRIZA ha hecho de esto una prioridad y por qué es tan importante luchar por los puertos públicos?

-G: En el puerto decimos que todos los que estuvieron en contra de los estibadores del puerto de El Pireo perdieron poder, perdieron el gobierno, fueron eliminados, así que no te enfrentes con nosotros. Ok, esto es una bravuconería, no una explicación política. Para SYRIZA, la privatización en general no es algo aceptable. La privatización que se estaba llevando a cabo muy, muy rápido era la de los puertos, y especialmente la del Puerto de El Pireo. Por eso creo que fue un anuncio simbólico, y al mismo tiempo un mensaje importante: que no vamos a privatizar. Y por supuesto, es importantísimo que los trabajadores portuarios y los estibadores de El Pireo hayan mostrado su determinación, su tesón a la hora de defender el puerto público.

En primer lugar, se trata de un punto estratégico para un país como Grecia, no solo por las muchas islas que conecta y todas las personas que viven allí y viajan hasta ellas, no solo porque es la principal puerta de entrada y salida de carga y mercancías. También porque cuando una empresa estatal pasa a manos de inversores privados, los inversores privados solo se preocupan de sus beneficios y de nada más. Las necesidades de transporte de la gente no serán atendidas. Aparte de eso, afecta a la sociedad y a la economía en general. Era y será rentable. No tuvo pérdidas ni un solo año durante los últimos cincuenta. Y un gobierno como SYRIZA necesita entidades públicas rentables para redistribuir la riqueza pública. Por otro lado, nuestros trabajos se perderían, nuestros derechos laborales y la organización de nuestro trabajo serían cuestionados y peligrarían, y eso afecta a nuestras familias, así que también estamos luchando por nuestros trabajos y nuestros hijos.

-K: ¿Eres optimista sobre el éxito que pueda tener SYRIZA al enfrentarse con COSCO y la Troika y detener las privatizaciones de los puertos?

-G: SYRIZA solo será fuerte si continúan comprometidos con el programa electoral. Además, necesitan el apoyo de la gente y la sociedad. Por ejemplo, estamos más que seguros de que van a recibir presiones del exterior, de China y de la Unión Europea, y de la Troika y de estados miembros de Europa. Pero toda esa presión será menos efectiva si la gente respalda las decisiones del gobierno. Una de las primeras cosas que dijo ayer Alexis Tsipras al [presidente del Eurogrupo] Dijs­sel­bloem fue que quiere hacer las cosas de manera diferente a la de sus predecesores. Dijo que quiere cumplir las promesas que hizo a la gente. Es importante escuchar eso de un dirigente, el primer ministro, escucharle decir que cumplirá el programa que presentó a la gente y por el que fue votado. De esta manera, no pueden cambiar completamente sus planes, o en caso de que tengan que cambiarlos, tendrán que pedir primero la opinión de la gente y la sociedad.

Tengo confianza en mis camaradas de SYRIZA. Tengo confianza no solo en que rendirán cuentas, sino en que cumplirán lo que han dicho. Tengo confianza en que han recibido el mensaje de la sociedad, que les dice adelante, haced lo que nos habéis dicho que vais a hacer. Por supuesto, nosotros sabemos que como sindicato tenemos nuestra autonomía, no vamos a dejarnos arrastrar por lo que diga un miembro de SYRIZA o un ministro de SYRIZA, tenemos una cooperación muy saludable y honesta.

-K: ¿Es importante para el sindicato y para la coalición de El Pireo seguir organizándose y movilizándose, presionando desde abajo para que SYRIZA mantenga sus promesas?

-G: Por supuesto. Organización y movilización, en el sindicalismo en general, y especialmente en un sector como el nuestro, son una necesidad y una precondición para cualquier cosa que quieras hacer en un momento dado. No importa qué partido esté en el gobierno, no importa cuáles sean sus decisiones. Hasta ahora, todas las decisiones han sido negativas para los sindicatos; es la primera vez que en Grecia estamos frente a algo pro-trabajadores, anti-privatización y demás. Pero aún así queremos seguir movilizados. No queremos que la gente se quede sentada, queremos estar alerta para hacer valer nuestras demandas y que no nos defrauden. Queremos hacer valer nuestras demandas y también las decisiones del gobierno griego que la Unión Europea y otros países no aceptan y están presionando para frenarlas. Ya hemos empezado a tener esta discusión entre nosotros. Todo el mundo estaba contento esta semana, era la primera vez que nos reíamos tras el anuncio del nuevo gobierno, pero al mismo tiempo, o al día siguiente, ya estábamos empezando a hablar de ello, a decir que ahora tenemos un gobierno que dice no a la privatización, pero en el caso de que Europa les presione para sacrificar los puertos, ¿qué vamos a hacer? Vamos a plantarnos a la puerta del Ministerio de Asuntos Marítimos y en el puerto, continuaremos nuestra lucha.

-K: El mismo día que SYRIZA anunció que detendría el proceso de privatización de los puertos, también anunció la reincorporación de las limpiadoras del Ministerio de Finanzas y de los miles de funcionarios públicos que habían sido despedidos ilegalmente. ¿Qué importancia tiene priorizar estas decisiones?

-G: Es muy simbólico, en primer lugar, porque este grupo de mujeres fueron muy militantes, muy activas, y estuvieron muy presentes en todas las luchas que se llevaron a cabo en Atenas. Por eso tiene un carácter simbólico y es un ejemplo muy bueno, no en todos los sentidos, porque en mi opinión cometieron algunos errores, y hay otros que pueden decir muchas cosas, pero ellas siguen siendo como héroes. A mí no me gusta usar la palabra héroe porque lo pones por ahí, te olvidas de él y sigues haciendo tonterías por otro lado. Ellas son personas como nosotros, mujeres como nosotros y estaban muy entregadas a su lucha. Por eso es muy importante para SYRIZA apoyarlas y resolver sus problemas. Anima a otros sindicatos a mostrar la misma entrega.

-K: ¿Qué importancia tienen las elecciones para los trabajadores y los sindicatos griegos en general?

-G: Es el momento álgido de la democracia. Es un momento en el que todos nosotros somos llamados a elegir quién va a representarnos y apoyar y defender nuestros derechos y nuestras posiciones. A nosotros no nos asustan las elecciones. Al contrario, creo que habría que preguntar a los griegos más a menudo. Por ejemplo, la constitución permite celebrar referéndums, por eso creo que el nuevo gobierno utilizará este procedimiento y movilizará así a la gente, para que sean actores y no público. Esto es importante. Se necesita tiempo. No es algo que cambiará en uno o dos o cinco años. Pero si un gobierno de izquierdas puede mantenerse en el poder más de cinco años, durante dos legislaturas, y construir bases sólidas, cambiará nuestra mentalidad como ciudadanos. Creemos en esto porque, como sindicato, celebramos elecciones a menudo, tenemos procesos colectivos de toma de decisiones.

-K: ¿Crees que entre las prioridades de SYRIZA está revocar la legislación anti-laboral del último gobierno, dirigida contra la negociación colectiva y los sindicatos?

-G: Es una de las primeras cosas que dicen que van a corregir. Van a revocar toda esa legislación que impide la negociación colectiva y a restituir la que protegía la parte más débil del mercado, que son los trabajadores y no los patronos. Es un compromiso y pienso que es una de las primeras leyes que van a revocar.

-K: ¿Qué opinas de la alianza entre SYRIZA y ANEL?

-G: Al principio era bastante escéptico. Pero la mayoría de 149 diputados les da la oportunidad de jugar un papel en este gobierno. La sociedad griega en general no es demasiado progresista. Un alto porcentaje de la sociedad griega es bastante conservadora, no solo en su manera de pensar, su manera de actuar, sino en su manera de abordar varios asuntos, por ejemplo la orientación sexual o los derechos humanos de los inmigrantes. Hay muchos griegos que no están a favor de estos asuntos. Son bastante conservadores. La gran mayoría de griegos no son muy religiosos, pero están bastante apegados a la tradición de la Iglesia ortodoxa. El juramento que prestó el nuevo primer ministro, Tsipras, fue político; mostrando su respeto hacia líder de la iglesia griega, dijo que iba a prestar un juramento político y que esperaba contar con sus buenos deseos para que este gobierno siga adelante. Estaba enviando un mensaje. Necesitas un partido conservador que pueda apoyarte en esta lucha, en la lucha común contra las políticas del Memorando, y después de eso, pienso que los griegos se darán cuenta de que reconocer, por ejemplo, el matrimonio entre personas LGTB no es crucial, no te va a afectar, no te vas a contagiar, es un derecho humano. Eres más poderoso teniendo como aliado en esto a un partido conservador, y cuando ya llevas algo de tiempo, un año, seis meses en el gobierno, y has demostrado que crees en lo que dices y que luchas por ello y quieres ponerlo en práctica. Es importante contar con gente conservadora en un gobierno así para transmitir algunas ideas. Digamos que es más inteligente tenerlos dentro, y más honesto, en el sentido de que puedes decirles, por ejemplo, ok señores, tenemos un problema con varios miles de niños nacidos en Grecia, sus padres son ciudadanos de otros países, pero ellos son griegos, crecen aquí, asisten a las escuelas griegas, son los hijos de nuestros amigos, de modo que deberíamos darles la nacionalidad, son griegos.

-K: ¿Estás diciendo que incluir a ANEL en la coalición obliga a SYRIZA a intentar hablar y convencer a gente de derechas?  

-G: Sí, eso es. Y pienso que es la mejor manera de minimizar el conservadurismo en Grecia. Tal vez lo que estoy diciendo sea demasiado romántico y no tenga explicación política, pero es mi impresión personal. Lo he visto en mi sindicato. Algunas personas conservadoras han visto que los miembros de nuestro sindicato, tipos de izquierdas, son gente comprometida, trabajadora, y a través de su ejemplo, se han convencido de que no importa si eres de izquierdas o de derechas a la hora de luchar por algo que es justo; y si ahora confían más en ti y están convencidos, aunque tú hayas votado a SYRIZA, está bien. Si quieres hacer pan, pones harina y agua, los mezclas y obtienes pan. Pienso que ese mismo proceso tendrá lugar en el gobierno y se extenderá a la sociedad.

-K: ¿No existe el riesgo de que SYRIZA se desplace hacia la derecha?

-G: No, no por ANEL. Yo no creo que ese peligro tenga que ver con que ANEL esté dentro del gobierno. Si cambia de posición será por otros actores fuera del gobierno, jugadores más poderosos en este juego, los grandes capitalistas, el sistema entero, digamos. Pero no ANEL.

-K: ¿Cuáles son los mayores desafíos o presiones que enfrentará SYRIZA para impulsar su programa?

-G: En primer lugar, si dejamos a un lado el caso del puerto y las privatizaciones y todo eso, la política anti-privatización será el instrumento de la Troika para presionarnos. Por ejemplo, si no cumples nuestro programa, te dejamos sin liquidez. La primera cosa que tienen que hacer es abordar la crisis de la deuda a nivel europeo. No es fácil. Por ejemplo, esta semana aparecen varios artículos sobre cómo el presidente de España, Mariano Rajoy, y el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, rechazan esta propuesta. Ellos afirman que nos perjudicará a todos y que los mercados nos castigarán, lo mismo que diría Antonis Samarás, el ex-primer ministro, por ejemplo. Pero yo pienso que si la gente y los partidos socialdemócratas europeos que todavía mantienen una parte importante del discurso de izquierdas hacen suya esta causa, será posible conseguir más alianzas y más aliados. Esto es lo primero. Porque la deuda no solo nos está ahogando a nosotros, también afecta a economías más sanas. La propia Alemania tiene ese problema. No resulta obvio todavía, pero lo será más pronto que tarde. Y por otro lado, en lo que se refiere a asuntos interiores, pienso que deberían empezar a enviar señales de que lo primero son los ciudadanos, no las empresas. Deberían empezar, por ejemplo, como dije, mejorando la legislación laboral, y también haciendo cambios en los sistemas educativo y sanitario, y haciendo todo lo posible para que las grandes fortunas paguen impuestos. Para la sociedad, para la parte más pobre de la sociedad, estos serán los indicadores de que algo ha cambiado, de que este gobierno no es igual que los otros, de que los ricos no son intocables y de que a los demás no nos joderán otra vez.

-K: ¿Crees que durará la coalición con ANEL?

-G: No lo sé. Es un gran interrogante. No creo que esta forma de gobierno dure mucho. Podría durar uno o dos años, pero no creo que dure cuatro años. Tendrán que afrontar desafíos muy serios en un futuro próximo. Pongo como fecha límite el verano, que es cuando afrontaremos el primer problema serio al tener que devolver parte de la deuda. Si no contamos con recursos alternativos para pagar ese dinero, creo que tendremos nuevas elecciones. Por eso SYRIZA tiene hasta entonces para mostrar a la gente cuál es el camino, que no hacen lo mismo que los gobiernos anteriores, y así la gente ratificará, quizá con mejores resultados, al gobierno actual. En realidad, a mí no me gustaría que esta coalición durara cuatro años. Me gustaría que el partido de izquierdas se fortaleciera con esta coalición para que podamos ver la luz al final del túnel pronto, y que hubiera otra vez elecciones para que SYRIZA lograra un mayor porcentaje de votos, y tuviera mayoría absoluta.

-K: ¿En general, qué deberían hacer los trabajadores y los sindicatos en Grecia para apoyar a SYRIZA?

-G: Deberían ser más activos y responder a las llamadas de diálogo. Existe un compromiso por parte de SYRIZA de que no se tomará ninguna decisión sin que haya un diálogo entre el gobierno y las partes afectadas o interesadas. Así que lo primero que tenemos que hacer es trabajar más en la elaboración de propuestas, de modo que tengamos algo que aportar y no decir simplemente sí o no, sino seguir siendo críticos. Por otro lado, tenemos que poner en marcha procesos, procedimientos e iniciativas para entender que no somos los únicos con problemas, sino que a nuestro lado también hay personas que tienen más o menos problemas. De esta manera podremos tener relaciones horizontales y verticales con otras instituciones próximas.

No es difícil que esto ocurra, especialmente en El Pireo, porque tenemos un centro de trabajo. Desgraciadamente, el poder lo tiene la parte del sindicalismo vinculada al Partido Comunista, y no cooperan demasiado. No solo tienen unas estructuras y un discurso determinados, sino que siguen ciertas directrices del partido. Y su intención es hacerse con más poder para el partido en lugar de desarrollar un programa más coherente y acercarse a los trabajadores particulares. Pienso que tenemos mucho trabajo por delante si de verdad queremos ser constructivos y si queremos extender la idea de solidaridad y acción conjunta. Creo que se han terminado los días en que cada sector peleaba por sus propias necesidades. Eso ya no es efectivo. Y en caso de que SYRIZA no lo haga bien y pierda poder, el próximo gobierno será con certeza mucho más conservador. Por eso tenemos que aprovechar al máximo este momento, no solo para cambiar las cosas a mejor, sino en caso de que tengamos resultados negativos, para estar mejor preparados para hacer frente al conservadurismo que seguramente vendrá. Pero esta es la mirada pesimista. Tenemos una mirada más optimista, ser constructivos, elaborar propuestas y hacer nuestra propia autocrítica: por qué no tuvimos éxito como sindicatos antes, qué cosas hay que cambiar en las estructuras para ser más democráticos y que haya menos clientelismo. Tenemos mucho que hacer.

-K: ¿Cómo es la relación entre SYRIZA y los sindicatos obreros? ¿Existen vínculos fuertes?

-G: No, no tienen vínculos fuertes porque, a decir verdad, dentro de las estructuras sindicales los porcentajes de SYRIZA son los mismos que hace cinco años. Así que la gente de SYRIZA en los sindicatos es una minoría. Aunque la sociedad ha cambiado, debido al clientelismo, los contactos personales y todos esos sistemas podridos, no hay espacio para las formas democráticas. Estando en el gobierno, SYRIZA tiene una mejor posición para colocar estos procesos en primer plano y en el centro. Pero no sé cuánta resistencia habrá, sobre todo del lado comunista. Porque, lamentablemente, el Partido Comunista es parte del clientelismo y tiene maneras especialmente no-democráticas de mantenerse en el poder dentro de los sindicatos. He escuchado historias terribles, y sé que no son solo historias, sobre cómo los sindicatos del Partido Comunista se valen de medios no democráticos para conservar su poder.

-K: En otras palabras, el principal problema es la estructura de los sindicatos, clientelares y muy poco democráticos, y es lo que hace que SYRIZA tenga dificultades para afianzarse en ellos.

-G: [Los sindicatos] estuvieron muy cerca de los partidos de gobierno. SYRIZA no debe caer en la trampa de usar su poder en el gobierno para sembrar las mismas semillas en este terreno. Debe dejar que los sindicatos se cambien a sí mismos.

-K: Una de las críticas que se le hacen a SYRIZA es que el partido está dominado por intelectuales universitarios, no por gente del movimiento sindical. ¿Compartes esta opinión?

-G: Más o menos es verdad. Pero como te decía, el problema es que la gente de SYRIZA dentro de los sindicatos es la minoría. Y para ser honesto, personalmente yo no me presento en SYRIZA como un sindicalista, ni en el sindicato como un miembro de SYRIZA. Son dos funciones distintas. Intento diferenciarlas y actuar de acuerdo a donde esté. Por supuesto, entre estos dos papeles, el prioritario para mí es ser estibador y defender todo lo que pueda los derechos de mis compañeros y mi trabajo. Pero aparte de eso, necesito algunas herramientas políticas para conseguirlo. Creo que con el tiempo habrá menos tipos de la universidad y más sindicalistas. Pero también tengo que decirte que el sindicalismo en Grecia está bastante devaluado.

-K: ¿Existe una opinión negativa de los sindicatos?

-G: Sí, debido a la fuerte relación entre los partidos Nueva Democracia y PASOK con los sindicatos. Creo que ya te comenté que muchos presidentes de la Confederación de Trabajadores Griegos, al final de su mandato, se convirtieron en ministros, sin dar ninguna explicación, sin un proceso abierto a la gente, abierto a los sindicatos. Fue simplemente una decisión personal, pasar de un puesto a otro. Todos estos comportamientos crearon problemas y los sindicatos fueron perdiendo afiliados. Lo que estamos intentando hacer en nuestro sindicato es combatir esto. Nosotros tenemos muy poco en común con dichas conductas. Al contrario, tenemos enfoques abiertos, intentamos movilizar a la gente, involucrar a los nuevos miembros y a los miembros más jóvenes en la toma de decisiones del sindicato, de forma que, aunque tal vez no seamos uno de los mejores, creo que tenemos un buen planteamiento. Pensamos que el sindicalismo es una herramienta para poner en común nuestras demandas y luchar por ellas. No debería entenderse como un paso personal para volverse más poderoso o dominante. Quien ocupe estas posiciones tiene que estar al servicio del bien de todos, no de sus intereses personales.

-K: El distrito electoral B de El Pireo, cerca del puerto, fue uno de los lugares donde mayor apoyo obtuvo SYRIZA en las elecciones de 2012 y de 2015. ¿Por qué ha habido un apoyo tan firme allí?

-G: En general, en las zonas más pobres SYRIZA obtuvo los mayores porcentajes. En el voto hubo un componente de clase muy marcado. En El Pireo, y en la zona de El Pireo, creo que la seriedad del enfoque de SYRIZA, la actuación sincera, todo lo que han hecho en los últimos tres años, le ha dado SYRIZA este porcentaje de votos.

-K: Habéis desarrollado una gran actividad organizativa con el partido en El Pireo ¿En qué tipo de actividades se ha involucrado SYRIZA allí?

-G: Solidarity for All en El Pireo, una organización apoyada sobre todo por SYRIZA, sirve comidas diariamente. También están las «solidarity lessons», clases gratuitas para estudiantes que no pueden pagarse los cursos para los exámenes de la universidad, y las farmacias y clínicas autogestionadas. Estas son acciones inmediatas para la sociedad que se llevan a cabo sin comprobar la condición de las personas, no como Amanecer Dorado. Se atiende a todas las personas vulnerables. Es una forma saludable de intervención en la sociedad. Por supuesto intentamos decir a la gente que tienen que movilizarse y reclamar colectivamente sus derechos. Pero no que se inscriban en SYRIZA ni que trabajen para SYRIZA.

También existe una coordinadora antifascista en El Pireo y estamos en ella. Nosotros no llevamos a cabo campañas propias. Tratamos de apoyar las luchas comunes, las luchas antifascistas. Al contrario que lo que hace el Partido Comunista, que está fuera de esto, actuando por su cuenta, y haciendo muy poco, debo decir. Ellos no suelen salir a manifestarse, aunque han sido y siguen siendo un objetivo para los fascistas. Tienen miedo de involucrarse en una lucha conjunta. En cambio, pese a nuestras diferencias, tenemos muy buena relación con la gente de ANTARSYA, sobre todo en la lucha antifascista. No creo que haya un movimiento o una manifestación antifascista, al menos en El Pireo, en la que no hayamos participado.

-K: El apoyo que hoy tiene Amanecer Dorado es menor que el que tenía uno, dos o tres años atrás. ¿Qué crees que ha pasado?

-G: En mi opinión, todavía deberían tener menos, deberían perder más del 5% de los votos. Lamentablemente, mantienen el 6,5% o algo así. Es un porcentaje elevado si se tiene en cuenta que su cúpula está en la cárcel, que ya no tienen los recursos financieros que solían tener y, más importante todavía, que ahora se conoce públicamente su implicación en actividades delictivas. Por eso es un desgraciado resultado y es bastante doloroso tener unos 6.000 vecinos que votan a Amanecer Dorado. Yo espero que lo primero que haga SYRIZA sea llevarles a juicio, concederles un juicio justo y, al mismo tiempo, que desde el gobierno promuevan el antifascismo y el antirracismo para empezar a cambiar la mentalidad de aquellas personas que votan a Amanecer Dorado, para cambiar su orientación y ser claros con la sociedad sobre su lado criminal.

-K: Como líder sindical y miembro de SYRIZA, cuando hablas con otros miembros de tu sindicato o con trabajadores de El Pireo que no pertenecen a SYRIZA o no la apoyan, ¿qué tipo de argumentos esgrimen y cómo les respondes e intentas organizarlos?

-G: Lo primero es que temen que SYRIZA vaya a actuar como los anteriores gobiernos. Ahora dicen que no van a privatizar el puerto y al final lo harán. Estos son los principales argumentos que escucho. Lo que yo les digo honestamente es que no creo que lo hagan, pero en caso de que les presionen o cambien de parecer, estoy seguro de que van a luchar desde una posición mejor. Es seguro que vamos a tener un gobierno más democrático. Tengo la certeza de que vamos a participar en un diálogo abierto, y de todas formas, nuestra lucha está aquí, tenemos la capacidad y la responsabilidad. Y vamos a estar en contra de cualquiera que ataque nuestros derechos y nuestros trabajos, incluso de la misma SYRIZA en el gobierno.

-K: ¿Qué otros sectores estratégicos te gustaría que pasasen a manos públicas?

-G: Las empresas energéticas, desde luego. Y supongo que no hace falta decir que deberían recuperarse los sistemas de salud y educación, las universidades, los trenes y las carreteras, que se dejaron en manos de subcontratas a las que se pagó enormes cantidades de dinero. Por ejemplo, las pasadas navidades viajé a mi pueblo, que está a 350 kms. de Atenas, y pagamos 45 euros de peaje en las carreteras construidas con dinero público. Yo quiero ver a mi padre, pero no pagar 45 euros para ir a verlo. Creo que todos estos sectores deberían ser públicos.

-K: ¿Qué opinas de los argumentos empleados por figuras de SYRIZA como Costas Lapavitsas a favor de que Grecia abandone la Eurozona?

-G: Personalmente, pienso que el euro como moneda es un medio, no el fin. Es el medio para tener una economía. ¿Qué es una economía? Una economía está bien si sirve a las personas y les proporciona un cierto nivel de seguridad: trabajos, sistema sanitario, educación. Así que en esos términos, el euro es una herramienta. Además de eso, es una cuestión política. Yo preferiría ver primero qué posibilidades tenemos dentro de la Eurozona. Y luego, por supuesto, dentro de la Unión Europea, que es una cosa distinta. Y después de eso, si insisten, si dicen que tienes que dejar que te sigan jodiendo, que tienes que sacrificarte para permanecer en la Eurozona, pues no. Creo que si llega ese momento, deberíamos hacer un referéndum y decidir juntos. Y en cuanto al punto de vista de Lapavitsas, estuve siguiendo sus intervenciones durante dos años, en 2011 y 2012. Quería escuchar esas opiniones pero no me convencieron, no tienen una propuesta clara, sobre todo para el periodo inicial de transición del euro a una moneda local. Me parece que no tienen algo concreto que puedan proponer a la gente para enfrentar esos primeros seis meses críticos de transición. Y nuestra sociedad no está preparada ni educada para sufrir bajo esas condiciones. Por ejemplo, si sales del euro, el iPhone costará tres o cuatro veces más caro. A mí me da igual. Me importa un bledo. Pero hay un montón de gente para la cual hay cosas que son muy importantes aunque no las puedan comprar siquiera en euros. Yo no tengo problema en esperar para comprar gasolina, hacer mi parte y no exigir más, pero sé de muchos tipos alrededor mío que serían felices agarrando su asignación mensual y la asignación de su familia. Por eso pienso que no estamos suficientemente preparados para enfrentar ese peligro.

-K: Algunas críticas señalan que SYRIZA está yendo hacia un liderazgo personalista y centrándose mucho en políticos individuales. ¿Compartes esta opinión?

-G: Está volviéndose demasiado presidencialista, sí. Eso es verdad. Soy uno de esos tipos que critican a Tsipras aunque reconozco que es muy carismático, muy inteligente, muy eficiente. Es capaz de representar nuestras ideas centrales y todo esto a lo que llamamos SYRIZA. Lamentablemente, en los últimos seis meses hemos visto que no se respetaban los procedimientos del partido, y que algunas decisiones se tomaban con un pequeño grupo cercano al presidente. Esto es un problema. Y es un problema que hemos abordado dentro de los órganos del partido. Es algo que ahora mismo, al ser el primer ministro, no podemos evitar. Pienso que este tipo de cosas van a suceder cada vez más. Pero espero que las respuestas y las acciones colectivas ayudarán a corregirlas. Y por supuesto, no estoy diciendo que se parezca a Georgios Papandréu o a Samarás. [Tsipras] es un tipo de izquierdas. No va a actuar igual. Pero, ok, dentro del espectro de izquierdas ha cometido algunos errores –no respetar los órganos del partido– y, sobre todo durante el periodo pre-electoral, intentó aparcar algunas cosas todo lo posible para tener menos procesos colectivos. También eso lo critico. Pero no sé si son decisiones suyas o de las personas que tiene alrededor. Por ejemplo, hay uno o dos tipos, que en mi opinión no son tan listos, que no son de trabajar de manera colectiva, y con esto no estoy minimizando su responsabilidad. Pero yo prefiero señalar como responsable a un equipo, un partido, un sindicato. De ahí que acuse al equipo de liderazgo. No a un hombre solo.

-K: ¿Participas en alguna corriente política dentro de SYRIZA?

-G: Estuve participando en las reuniones de AKOA, Izquierda Ecologista Comunista Innovadora, un partido eurocomunista y uno de los grupos fundadores de SYRIZA. Dentro de SYRIZA, AKOA, con dos grupos más pequeños, creó ANASA, que en griego significa «respirar». ANASA se convirtió en una corriente política oficial. No tiene una estructura, existe un diálogo abierto entre ANASA y algunas personas que pertenecen a la mayoría del partido, es decir, cercanas a Tsipras y al grupo del presidente. Son críticos y han creado el llamado Grupo de los Cincuenta y Tres, cincuenta y tres miembros del comité central. Este grupo es cada vez más grande y ya supera los cincuenta y tres. No tenemos una estructura demasiado estricta. En realidad es un grupo de diálogo que intenta promover el trabajo colectivo dentro del partido, y trata de evitar el enfrentamiento entre distintas facciones, trata de evitar que quienes ejercen el liderazgo tomen decisiones que no hayan sido aprobadas de manera conjunta, y trata de evitar que el grupo presidencial cometa errores y tome decisiones fuera del partido.

-K: ¿Qué pueden aprender de esta experiencia los movimientos de trabajadores en general?

-G: Podríamos estar hablando horas sobre ello. Verás, el lema de SYRIZA durante el periodo pre-electoral fue «la esperanza está llegando». Así que en este momento sentimos que la esperanza ha llegado y pensamos que es una gran oportunidad para que la clase trabajadora empiece a respirar. Mi opinión personal es que este es un periodo de responsabilidad para todos nosotros, de ir más allá de nosotros mismos; no se trata de reclamar en primer lugar algo para nuestro sindicato, para nosotros, sino de intentar desarrollar más demandas colectivas, más demandas fundamentales, y de comenzar la difícil tarea de aportar críticas constructivas, propuestas serias que tengan impacto. Creo que ahora estamos luchando desde una mejor posición, pero todavía estamos luchando. No quiere decir que porque ahora tengamos un primer ministro muy carismático con buenos ministros aquí se acabe la historia; de ningún modo. Hace años que conozco a estos hombres. Son tipos como nosotros. Por eso, si fuera yo el que estuviera en esa posición, puedo imaginar lo importante que sería para mí contar con el apoyo de la gente. Me sentiría mucho más seguro teniendo gente que me apoyara. No se trata de seguirles y decir que sí a todo lo que digan, desde luego que no, sino de apoyar las decisiones correctas, de mantener nuestra presencia y de que nuestra firma esté en cada decisión que tomen. Esto es realmente serio y siento una gran responsabilidad, pues como Secretario General del sindicato me cuesta mucho movilizar a la gente cuando su reclamo principal ya ha sido tenido en cuenta, es decir, cuando no se va a llevar adelante la privatización del puerto, porque lo que yo quiero es que pase a ser propiedad del estado. Es difícil. Pero es de la única manera que tendremos éxito, sabiendo que el programa no es precisamente revolucionario. Es un programa claramente socialdemócrata. Pero para lograr una sociedad socialista necesitamos tiempo para avanzar por una senda verdaderamente socialdemócrata con socialismo como objetivo final.

-K: ¿Qué importancia tienen estas elecciones para los trabajadores fuera de Grecia?

-G: Tengo que decirte que he recibido muchísimos mensajes, felicitaciones, mensajes muy optimistas de nuestros amigos estibadores de Europa. Están a la expectativa, al menos las personas con las que estoy en contacto, tienen una mentalidad muy parecida a la mía y estaban muy felices. Quieren que este gobierno tenga éxito porque de ese modo podrían producirse cambios en la misma dirección en sus propios países. Yo creo que el cambio de gobierno en Grecia tendrá un efecto de bola de nieve.

-K: ¿Qué puede hacer la gente fuera de Grecia para apoyar el proceso político en este país?

-G: En primer lugar no deberían prestar atención a los medios de información convencionales y deberían buscar información alternativa. Es muy importante. Estoy siguiendo lo que los medios han dicho en Alemania estos dos o tres últimos días y es demasiado parcial. Están en contra del nuevo gobierno y no dicen la verdad. La segunda cosa es que deberían mostrar su solidaridad activamente. Por ejemplo, sé que hoy (31 de enero), Podemos celebra una gran marcha en Madrid, y está criticando a Rajoy por sus declaraciones en la reunión sobre la deuda europea. Este tipo de acciones son alentadoras para los griegos y animan al nuevo gobierno a continuar. A los europeos tengo que decirles que tenemos que seguir unidos, y permanecer unidos como naciones, no como empresas o multinacionales. SYRIZA es otro experimento griego. Grecia fue un experimento de la austeridad durante los últimos cinco años y creo que ahora seremos un experimento de la prosperidad. 

 

Giorgos Gogos es un estibador griego y dirigente sindical del Puerto de El Pireo. Es miembro de SYRIZA, en cuya formación participa activamente a nivel regional y sindical, y está involucrado en los esfuerzos organizativos de El Pireo, una gran zona industrial urbana junto al puerto, a las afueras de Atenas.

Katy Fox-Hodess es estudiante de postgrado en la Universidad de California.

Fuente: https://viewpointmag.com/2015/02/16/the-view-from-the-grassroots-an-interview-with-giorgos-gogos-on-syrizas-election-victory-in-greece/

Tags:
About Author: asbaeza