Print Friendly, PDF & Email

Tomado de rebelion

 

WSWS/Global Research

 

Traducido para Rebelión por Germán Leyens

 

Fuerzas militares israelíes y egipcias atacaron objetivos en la península del Sinaí el fin de semana en lo que parece una campaña coordinada contra fuerzas islamistas activas entre las tribus beduinas de la región.

El derramamiento de sangre involucró por lo menos dos ataques separados cuyos detalles siguen envueltos en el secreto. El viernes un misil, aparentemente disparado desde un drone israelí, cayó en Ajraa en el norte del Sinaí, cerca de la frontera con la Franja de Gaza. En las noticias se afirma que la explosión destruyó un lanzacohetes apuntado hacia Israel, matando a cuatro o cinco militantes islámicos.

El sábado por la noche, helicópteros Apache del ejército egipcio, suministrados por EE.UU., atacaron supuestas “instalaciones terroristas” en la ciudad de Al-Thoma, al sur de Sheikh Zuweid. Varios vehículos todoterreno fueron destruidos y murieron por lo menos 15 personas. Un portavoz militar egipcio indicó posteriormente que hubo 25 muertos o heridos.

Los funcionarios israelíes, manteniendo su práctica habitual cuando se trata de ataques a través de sus fronteras contra vecinos árabes, ni siquiera confirmaron que el ejército israelí había disparado misiles hacia el Sinaí el viernes, aunque los medios internacionales informaron ampliamente sobre el ataque y la cantidad de muertos fue confirmada por el portavoz de un grupo armado islámico, Ansar Beit al-Maqdis.

El incidente sería el primero en décadas en el cual las fuerzas israelíes atacaron deliberadamente un objetivo en suelo egipcio. Las fuerzas israelíes han matado a soldados egipcios mientras supuestamente respondían a ataques de islamistas a través de la frontera, pero la afirmación oficial ha sido que los soldados eran víctimas accidentales.

Reconociendo la susceptibilidad política del tema, el ministro de Defensa israelí Moshe Yaalon dijo que Israel “aprecia” las acciones emprendidas por Egipto en el Sinaí durante el fin de semana. Agregó: “Israel respeta la plena soberanía de Egipto”.

Los funcionarios militares egipcios reivindicaron inicialmente la responsabilidad del ataque del viernes, evidentemente en un esfuerzo por ocultar la colaboración entre las fuerzas armadas egipcias e israelíes en la muerte de ciudadanos egipcios. Testigos presenciales en el terreno declararon a la prensa que los helicópteros militares egipcios volaron sobre el área antes de la explosión y podrían haber ayudado a ubicar el objetivo, pero la explosión fue causada por un misil disparado desde un drone israelí.

Un informe de Reuters confirmó consultas entre los dos Estados. “Israel y Egipto estuvieron coordinando estrechamente… esta vez. Dudo mucho de que se haya hecho algo fuera del marco de esa coordinación”, dijo la agencia noticiosa, citando una fuente “que no quiso ser identificada por su nombre o nacionalidad”.

El ataque del sábado fue ciertamente realizado por los militares egipcios. Las tropas del ejército utilizaron megáfonos para avisar a los residentes de que no abandonaran sus casas mientras los helicópteros Apache llegaban y abrían fuego. Varias casas se incendiaron como resultado de los ataques aéreos, según la web del periódico oficial Al Ahram.

Un portavoz del ejército egipcio, Ahmed Ali, en una rueda de prensa el domingo, confirmó los ataques en el Sinaí en términos generales, pero se negó a dar detalles, citando preocupaciones de seguridad operacional.

“Las fuerzas armadas de Egipto afirman que están trabajando en silencio, en colaboración con el Ministerio del Interior, para perseguir a grupos terroristas y destruir sitios criminales en el norte del Sinaí”, dijo Ali.

La semana pasada, el ejército egipcio anunció que había arrestado a 103 “terroristas”, que actualmente están siendo interrogados, queriendo decir que probablemente los están torturando en prisiones militares egipcias. Otros 60 militantes han muerto en el Sinaí durante el mes transcurrido desde el golpe militar del 3 de julio.

Al Ahram publicó un informe el domingo, citando fuentes militares egipcias, de que 600 operativos de Hamás habían entrado en el Sinaí desde la Franja de Gaza desde el golpe del 3 de julio. El informe citaba esta supuesta invasión de “terroristas” como otro motivo para la represión militar en la península. También podría servir de justificación para otras medidas represivas contra la Hermandad Musulmana por el régimen militar egipcio.

La web Debka Files, que tiene estrechos vínculos con los servicios militares y de inteligencia israelíes, dio una justificación adicional de la intensiva colaboración militar egipcia-israelí. Informó de que el líder de las operaciones clandestinas de la Hermandad Musulmana, Mahmud Izzat Ibrahim, había huido de Egipto después del golpe militar del 3 de julio y se había instalado, bajo la protección de Hamás, en el Hotel Gaza Beach en la Franja de Gaza, que fue fundado por seguidores palestinos de la Hermandad Musulmana.

Según esta web israelí, “Para una acción efectiva en la Franja de Gaza, los militares egipcios necesitan ayuda del ejército israelí (FDI), tal como las FDI necesitan que el ejército egipcio tome medidas contra al Qaida y otros terroristas islámicos en el Sinaí que están dedicados a atacar a Israel así como a Egipto”.

El gobierno de Obama alienta la colaboración entre los militares egipcios y el Estado de Israel, que ha sido crucial para la política exterior del imperialismo de EE.UU. desde los acuerdos de Camp David de 1977. Una serie de funcionarios estadounidenses ha viajado a la región desde el derrocamiento militar del presidente Mohamed Mursi en Egipto el mes pasado.

Últimamente, el Secretario Adjunto de Estado de EE.UU. William Burns estuvo en El Cairo y se reunió con la dirigencia militar y su testaferro civil, el presidente Adly Mansour. También visitaron El Cairo dos senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham, sirviendo como emisarios políticos informales de la Casa Blanca de Obama.

El New York Times suministró cobertura política a la operación conjunta israelí-egipcia, al publicar el domingo un largo artículo en primera plana presentando la Península del Sinaí como una región anárquica asediada por “algo como una insurgencia”. Tanto el contenido del artículo como su prominencia sugieren una coordinación entre el aparato militar y de inteligencia de EE.UU., el gobierno de Netanyahu en Israel y las oficinas editoriales del principal periódico estadounidense.

Publicado original mente en World Socialist Web Site

Fuente: http://www.globalresearch.ca/dozens-killed-as-israel-egypt-strike-targets-in-sinai/5345649

rCR

About Author: asbaeza