Print Friendly, PDF & Email

El ex principal consejero legal de la Cancillería británica (Foreign Office) durante la guerra de Iraq, Michael Wood, afirmó que la invasión a ese país árabe, en marzo de 2003, fue un acto ilegal.

En una evidencia por escrito al panel en Londres que evalúa las circunstancias de ese conflicto bélico, Wood sostuvo que el uso de fuerza contra Iraq “fue contrario a la ley internacional”.

El funcionario del Foreign Office indicó además que era necesaria otra resolución de la ONU para sancionar una acción militar en suelo iraquí.

A comienzo de 2003 el por entonces Fiscal General de Gran Bretaña, el lord Peter Goldsmith, aconsejó al gobierno de Tony Blair a utilizar la fuerza militar sólo en caso de obtener una resolución de Naciones Unidas que apoyara dicha decisión.

Los argumentos acerca de la legalidad de la guerra son discutidos esta semana en la investigación en Londres que preside el ex funcionario John Chilcot.

Este miércoles tiene previsto comparecer lord Goldsmith, en tanto que el viernes dará evidencia Blair en una sesión de audiencias especiales que se espera durarán todo el día.

En documentos publicados por el panel, Wood, que se desempeñó como principal asesor legal de la Cancillería británica entre 2001 y 2006, dijo que la invasión iraquí no tenía fundamento legal alguno.

“Consideré que el uso de fuerza contra Iraq en marzo de 2003 era contrario a la ley internacional. En mi opinión, el uso de fuerza no fue autorizado por el Consejo de Seguridad (de la ONU) y por ende no tenía ningún fundamento legal en la ley internacional”, subrayó el jurista experto.

(Con información de ANSA)

About Author: asbaeza