Print Friendly

El asedio a la franja de Gaza es la versión israelí del ghetto de Varsovia, opinó un panelista de la Mesa Redonda de hoy, en torno a los crímenes de ese aliado estadounidense contra la población palestina.

Juan Dufflar Amiel, periodista de Trabajadores criticó las atrocidades cometidas por el Estado de Israel, contra ese territorio de 365 kilómetros cuadrados, donde viven bajo perenne amenaza de muerte y privados de los servicios más elementales millón y medio de personas.

Más de 20 civiles, varios de ellos niños, han muerto en lo que va de año en esa franja bloqueada y agredida, donde indefensos palestinos sufren hostigamiento y peligro de muerte similar al de los judíos desplazados abruptamente de sus hogares por los alemanes, en octubre de 1940.

Si los habitantes de aquel ghetto fueron rodeados por un muro de más de 10 pies de altura, con alambre de púas y ultimados por los métodos nazis, los de esa porción de tierra palestina sufren precipitaciones, vientos, e incluso las inundaciones de los embalses abiertos sin previo aviso.

El especialista en temas del Medio oriente, Leonel Nodal, explicó que como consecuencia de esas medidas de exterminio, suman más de 11 mil viviendas las destruidas y afectadas desde sus cimientos, y cientos de miles quienes viven a la intemperie, en ese pedacito de tierra.

Nodal comparó las vicisitudes sufridas por los pobladores de esa franja, bloqueada desde junio de 2007, y con el mar a sus espaldas, con las de los cubanos que padecieron la reconcentración del general español Valeriano Weyler, durante la Guerra de Independencia.

Mientras esa población sigue esperando, para su reconstrucción, por cinco mil millones de dólares prometidos por Estados Unidos y Europa, el estado israelí, con el apoyo norteamericano, sigue su política de construcción de asentamientos judíos en ese territorio.

Idalmis Brooks, especialista del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, opinó que la masacre de Gaza en 2009, se propuso eliminar a la dirección política de Hamas.

Indicó que ese propósito no fue logrado por la acción decidida de esa organización, el respaldo de otras agrupaciones (a pesar de las divergencias existentes entre unas y otras), de la Resistencia Palestina en general de varias naciones árabes.

Paralelamente a la vía diplomática, Israel sigue el asedio y la construcción de nuevos asentamientos en la Franja de Gaza, calificada por uno de los entrevistados durante la Mesa Redonda e la radio y televisión cubanas, como la cárcel más grande del mundo.

Ernesto Gómez Abascal, especialista también en Medio oriente, y exembajador de Cuba en varios países de esa región, se refirió a la decepción causada en el mundo árabe por la política parcializada de Barack Obama, presidente de Estados Unidos de Norteamérica, hacia Israel, el principal aliado de la gran potencia.

Criticó la doblez del primer aliado de Israel: Estados Unidos, y su presidente, quien llamó al congelamiento de los asentamientos israelíes (condición exigida por los palestinos), los cuales se han incrementado en Cisjordania y Jerusalem, la capital religiosa de los países islámicos durante muchos siglos.

La coordinadora del espacio, Arleen Rodríguez Derivet, resaltó, que a pesar de esas adversidades, se incrementa la capacidad de de resistencia palestina que tanto teme Israel, y exhortó a no olvidarse nunca de esa sufrida franja que tan caro está pagando su valiente acto de soberanía.

Durante la Mesa Redonda de hoy se trató la situación en Haití, tan trágica como la de los habitantes de Gaza, y donde la ayuda brindada a los sobrevivientes del terremoto por los médicos cubanos, contrasta con el oportunismo de las tropas de ocupación norteamericana, primeras en llegar antes que la ayuda humanitaria prometida por la gran potencia.

No tenemos nada para beber, ni para comer, comentó un vecino de la capital haitiana a la televisión Cubana, mientras como telón de fondo se reflejan las golpizas propinadas a los nativos por las tropas yanquis, como si no les bastaran los 75 mil muertos, 250 mil heridos y millones de habitantes sin techo, provocados por el sismo.

About Author: asbaeza