Print Friendly, PDF & Email

En medio de la tragedia no pasa desapercibida la ironía. Obama dio otro resbalón en su militarizada estrategia para ayudar a Haití. Convocar a Bush a codirigir con Clinton un fondo de ayuda para la destruida isla caribeña, puede parecer un cinismo sin límites.

El ser humano tiene el derecho de redimirse, pero no creo que W. Bush haga mucho por ello. El mismo que fue incapaz de salvar a la gente negra de Nueva Orleans cuando se los tragaba el Katrina, ahora se las da de Mesías para Haití gracias a la “generosidad” de Obama.

Bush le recortó en su mandato la ayuda norteamericana a Haití, a pesar de las enormes necesidades de ese pueblo. También fue artífice del segundo derrocamiento del Presidente Jean Bertrand Aristide. Su padre orquestó el primero.

¿Bush salvador ahora de Haití? Por favor…

About Author: asbaeza