Print Friendly, PDF & Email

tutu
‘’Lo que vimos en Gaza nos dejó conmocionados. Nada de lo que nos habían dicho antes nos había preparado para lo que vimos’’, afirmó el premio Nobel de la Paz sudafricano Desmond Tutu.

Como un crimen de guerra catalogó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el bombardeo israelí contra la localidad palestina de Beit Hanu, en la Franja de Gaza, ocurrido en noviembre de 2006 y que dejó 19 muertos, según el informe presentado este jueves por el jefe de la misión que investigó esos hechos, el premio Nobel de la Paz Desmond Tutu.

“El derecho a la vida se ha violado no sólo a través de los asesinatos, sino también por la falta de una adecuada investigación”, indicó el jefe de la misión investigadora.

Asimismo, agregó que el Ejército israelí “debe rendir cuentas por sus acciones. Esta es la manera más eficaz para proteger a civiles palestinos contra cualquier nueva agresión israelí”.

“Lo que vimos en Gaza nos dejó conmocionados. Nada de lo que nos habían dicho antes nos había preparado para lo que vimos”, afirmó, en una rueda de prensa posterior al informe presentado.

También aseguró que las heridas “aún no se han curado”, haciendo especial énfasis en las “psicológicas”, al igual que en “las destrucciones de casas, infraestructuras y tierras agrícolas son visibles”, dijo el religioso.

Afirmó que “la historia de este bombardeo es la historia del fracaso del imperio de la ley. Diecinueve civiles murieron y muchos más fueron heridos y todavía no se ha dado una explicación creíble, y no se ha hecho una investigación independiente, imparcial y transparente”.

El Ejército israelí admitió en su momento su responsabilidad pero alegó que se debió a error técnico en el sistema de lanzamiento, que confundió el objetivo.

“Como decimos en nuestro informe, la investigación militar interna y secreta que efectuó el Ejército israelí es absolutamente inaceptable desde los puntos de vista legal y moral”, insistió Tutu.

El mundo es culpable

Tras lamentar el total rechazo de las autoridades israelíes a colaborar con la misión -de hecho tardaron 14 meses en autorizarla-, jefe de investigación dijo que la ocupación israelí está en la raíz de incidentes de ese tipo y acusó a la comunidad internacional de ser “cómplice” con su silencio del drama que vive la población en los territorios ocupados.

Lo que “más ofende es el silencio de la comunidad internacional frente a lo que está ocurriendo. Este silencio significa complicidad”, acusó el arzobispo.

Tutu catalogó de “injusto e ilegal” el bloqueo de Israel en contra de la Franja de Gaza, y aseguró que esto incrementa el sufrimiento de la población palestina.

Señaló que “Occidente es un penitente que está purgando su culpa por el Holocausto contra los judíos, pero la penitencia la están pagando los palestinos”.

Desmond Tutu señaló que la misión se reunió con miembros de Hamas en Gaza, “a pesar de las objeciones de algunos en la comunidad internacional” y dijo que eso les sirvió para “oír sus puntos de vista… y hacer frente a sus posiciones”.

En su informe, los autores, que se entrevistaron con supervivientes y testigos de los hechos, describen escenas dantescas que tuvieron lugar en Beit Hanun, localidad de 35 mil habitantes, la mayoría refugiados, en la madrugada del 8 de noviembre de 2006.

Los autores exponen las dificultades impuestas por Israel para permitir el paso de heridos graves, así como para sus tratamientos posteriores. El informe también pide al Estado de Israel que pague una indemnización a los afectados.

Tags:
About Author: asbaeza