Print Friendly, PDF & Email

En medio del desastre, el dolor y la curiosidad, y hasta indiferencia frente a tantos muertos tirados en las calles, una perrita binomio del equipo de rescate mexicano descubrió todavía con vida a una persona bajo los escombros de la Universidad St. Gerard.

PUERTO PRÍNCIPE, Haití.— En medio del desastre, el dolor y la curiosidad, y hasta indiferencia frente a tantos muertos tirados en las calles, una perrita binomio del equipo de rescate mexicano descubrió todavía con vida a una persona bajo los escombros de la Universidad St. Gerard.

Se trata de una persona de 25 años de edad de nombre Patrick Alhston, profesor de química, a quien se logró ubicar a unos 12 metros de la excavación gracias a la perra que llevó a Haití el grupo de rescate mexicano.

En contraste, en la calle de atrás de esa universidad, una de las más grandes de la nación caribeña, un trascabo recoge cuerpos apilados que están en estado de putrefacción y los deposita en un camión de carga que se aleja en busca de más cadáveres.

En la universidad derrumbada trabajan rescatistas mexicanos de la Marina, de la Policía Federal, de la Cruz Roja, del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), de Protección Civil y un grupo de los llamados Topos, donde ubicaron a Patrick Alhston y lograron inyectarle suero para estabilizarlo mientras trabajaban para ponerlo a salvo.

El profesor Alhston se encontraba en lo que era un edificio de siete pisos de altura pero que debido al sismo del pasado martes 12 de enero se redujo a uno solo, lugar en el que ayer se logró además el rescate de otras ocho personas más con vida.

En tanto, otro grupo de ese equipo de trabajo peina la zona con los perros binomio adiestrados de la Unidad Canina de la Policía Federal para la ubicación otros cuerpos. (Notimex)

About Author: asbaeza