Print Friendly, PDF & Email

haiti-terremoto-afp1Me faltan palabras para describir estos primeros momentos en Puerto Príncipe, quizás sea mejor repetir lo dicho por un medico cubano que anteriormente estuvo en Haití cuando los desastres naturales de los años 2005 y 2008: no se parece a nada que yo haya visto anteriormente.

Ciudad bombardeada, tal y como aquellas imágenes que me llegaron alguna vez a través de documentales o películas que versaban sobre acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, o acerca de la guerra de agresión norteamericana contra Vietnam.

Decenas de miles de victimas, según se dice, pues aun no puede haber estadísticas reales y no se sabe si alguna vez las habrá. Los escombros de la urbe cubren posiblemente otros cientos de personas.

La incertidumbre, el miedo, la zozobra y la desesperanza asoma en los rostros de los miles que deambulan por las calles o se acogen a ella para pasar el día y la noche, pues la inseguridad de casas y edificios está presente en ellos.

Aun con las réplicas reiteradas, llegó a Haití un refuerzo de 60 integrantes de la Brigada Medica cubana Henry Reeve, creada por Fidel para brindar ayuda solidaria profesional en cualquier parte del mundo a los pueblos que lo necesiten.

Ellos se suman a los más de 300 que se encuentran aquí repartidos por toda la geografía haitiana. Muchos han sido trasladados a Puerto Príncipe y han sido los que desde el primer momento se han enfrentado a las consecuencias derivadas de este sismo de 7 grados que no tuvo compasión con este sufrido pueblo

Llegamos a un hospital de campaña ubicado en el patio central de lo que se denomina por los haitianos El Anexo, que no es más que una edificación aledaña que se suma al conocido Hospital Militar.

Allí, bajo la gran carpa, los cirujanos cubanos -sin descanso- atienden uno tras otros a los que llegan heridos o mutilados. La fila es interminable como constante es el arribo de personas en busca de atención médica.

En momento en que redacto estas líneas los médicos cubanos ha prestado servicio a más de mil personas en poco más de 24 horas. Decenas de ellos ha requerido intervención quirúrgica.

También ha sido instalado otro hospital de campaña en el Centro Oftalmológico Renacimiento, en el cual se llevaba a cabo la Operación Milagro.

La ciudad permanece a oscuras ante el deterioro de las líneas de electricidad y la ausencia de comunicaciones, provocada también por el sismo, no me ha permitido llegar a ustedes con el sonido directo.

Esperamos en algún momento poder contar con ellas para llegar a ustedes con testimonios de primera mano sobre lo que acontece aquí en Puerto Príncipe.

(Desde Haití, Isidro Fardales, enviado especial de la Radio Cubana)

Tags:
About Author: asbaeza