Print Friendly, PDF & Email
Max Lesnik

Se acaba de anunciar a bombo y platillo que en los aeropuertos de Estados Unidos se tomarán medidas extraordinarias de revisión y chequeos de todos los pasajeros que arriben a territorio norteamericano procedentes de países que están clasificados por Washington como naciones que propician el terrorismo, Cuba entre ellas.

Independientemente de la injusta calificación de Cuba como nación terrorista, cuando en realidad lo que ha sido Cuba es víctima del terrorismo, vale la pena señalar que someter – como se ha anunciado- a los pasajeros que arriban de Cuba a un molesto y largo chequeo corporal y de sus equipajes, es algo que raya en el absurdo.

Se supone que un terrorista que viaja en un avión, su intención es hacer estallar la nave en el aire, de manera que el chequeo intensivo de los pasajeros y de su equipaje, donde hay que realizarlo es en tierra, antes de montarse en el avión y no cuando se llega al aeropuerto de Miami. ¿A qué terrorista se le va a ocurrir traer una bomba encima desde La Habana para hacerla estallar en la terminal aérea de Miami?

Todo el que ha ido a Cuba sabe que en los aeropuertos de la isla, y en él de La Habana muy en especial, se chequea el equipaje de los viajeros y a estos se les pasa por detectores electrónicos anti-explosivos tanto al arribo como a la salida del país.

Someter a los pasajeros que vienen de Cuba con chequeos extremos sin sentido ni razón, no sirven para nada como no sea para hacer más molestos y dificultosos los viajes humanitarios y familiares a la isla.

El chequeo de los pasajeros para protegernos de los terroristas debe ser antes de montar en el avión y no después cuando se arriba a tierra. ¿Lo había pensado Ud.? La medida es absurda. Algo así como asar la manteca.

About Author: asbaeza