Print Friendly, PDF & Email

Tomado de cubadebate

Por Christian Palma

El ministro vocero de La Moneda, Andrés Chadwick, dejó claro ayer en una entrevista radial que al gobierno de Sebastián Piñera el “Plebiscito Nacional por la Educación” organizado por el Colegio de Profesores y la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) le importa poco. Muy poco. Para Chadwick, la consulta no vinculante que constituyó miles de mesas de votación a lo largo del país y en la cual participaron más de un millón de personas “ni siquiera alcanza a constituir una presión” para el gobierno. “Es sólo una acción de un grupo gremial que ha decidido consultar a las personas en términos informales”, agregó. Desde la otra vereda, Jaime Gajardo, presidente del Colegio de Profesores, valoró la participación ciudadana al entregar un balance preliminar del resultado de las votaciones, donde aseguró que a media tarde de ayer 1.246.528 personas participaron de vía presencial.

En ese sentido, precisó que la tendencia es aprobatoria en relación con los cambios estructurales que necesita la educación chilena. Esto porque un 90 por ciento aproximadamente votó a favor de la alternativa Sí, en las cuatro preguntas que se formularon en el plebiscito y que hacían referencia a la gratuidad y calidad de la educación, la desmunicipalización y el fin del lucro en la educación. Respecto de la pregunta sobre un cambio en la Constitución para incluir la instancia de plebiscitos vinculantes en Chile, los votantes aprobaron esa idea con otro 90 por ciento. A juicio de Gajardo, con los resultados finales se entregará un informe descriptivo a Piñera, al Ministerio de Educación, el Congreso, representantes del Servicio Electoral y al presidente de la Corte Suprema. Los resultados definitivos se conocerían hoy al mediodía.

“Para los organizadores el viernes y sábado son jornadas de pleno y total éxito. Estimamos que habrá una votación de un millón y medio de votantes, además, tenemos un listado de la votación que se efectuó en Bélgica, Suiza, Italia, Australia, Francia, Estados Unidos, México, Canadá, Colombia, Argentina”, sostuvo el dirigente.

Respecto de las declaraciones del gobierno, que bajó el perfil al plebiscito, Gajardo sostuvo que “cuando un gobierno no es capaz de solucionar los problemas, un plebiscito es una herramienta para ir en solución de ello. Llevamos cinco meses y el conflicto estudiantil permanece y no se ha podido destrabar. Cuando hay situaciones de esta envergadura los plebiscitos no contradicen en nada a la democracia, y que ése sea, a través de este mecanismo, que los pueblos resuelvan sus problemas”.

A su vez, el presidente del Movimiento por la Consulta y los Derechos Ciudadanos, Edgardo Condeza, destacó que “es la primera vez en la historia de Chile que se organiza un plebiscito nacional por los mismos ciudadanos; es la primera vez en la historia de Chile que se realiza una consulta en 30 ciudades por los ciudadanos; es la primera vez que votan los chilenos en el exterior, y nunca en Chile se había implementado un sistema de votación por Internet”.

Siempre en este tema, el pleno de la Confech cerró definitivamente la puerta a mesa de diálogo con el gobierno al confirmar la noche del sábado que no continuará en esa instancia. La vocera de los estudiantes, Camila Vallejo, responsabilizó directamente al Ejecutivo del quiebre del diálogo y acusó que “hubo un diseño concertado por parte del gobierno para que esta mesa de trabajo no prosperara”. “Se nos cerraron las puertas y eso hay que recalcarlo aquí. No fuimos nosotros los estudiantes los que quisimos romper con esta mesa, sino que fue el mismo gobierno porque no tenía la capacidad política ni la voluntad de atender las demandas de la gran mayoría del país”, enfatizó.

Agregó que se vieron enfrentados a diversas “señales negativas”, como la negativa de Piñera a la gratuidad “antes de que se constituyera la mesa, cerrándonos absolutamente las puertas para iniciar un diálogo fluido”. A esto se suman “mecanismos de provocación, como el proyecto de ley que sanciona las tomas violentas, donde se criminalizan los movimientos sociales”.

Tras conocerse la postura de los dirigentes estudiantiles de no reanudar la mesa de conversaciones con el Ejecutivo, el presidente Sebastián Piñera manifestó su deseo de que la Confech desista de marginarse del diálogo.

(Tomado de Pagina 12, Argentina)

About Author: asbaeza