Print Friendly, PDF & Email

El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró este jueves que no se opone a normalizar las relaciones con Estados Unidos (EE.UU.), siempre que el gobierno de este país respete la soberanía boliviana, posición que surge luego de que Washington anunciara la posibilidad de revocar la exlusión de la nación andina de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea, por su sigla en inglés).

Durante una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno, el Jefe de Estado destacó que Bolivia «es una nación de diálogo que quiere relaciones con todos los países del mundo, pero siempre que respeten su soberanía».

Morales consideró que la decisión del Gobierno de EE.UU. de no incluir a Bolivia en el programa de preferencias arancelarias andinas, es «una venganza política de una Administración que no acepta que un pequeño país defienda su soberanía y expulse a un embajador que se entrometió en los asuntos internos».

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos comenzaron a deteriorarse a partir del mes de septiembre de 2008, cuando, entre otras acciones, el presidente Morales resolvió expulsar del país al embajador estadounidense Philip Golberg, luego de denunciarlo por conspiración e intromisión en asuntos de política interna.

El gobernante boliviano recordó que Goldberg ofreció apoyo a movimientos de desestabilización que estallaron en el país entre agosto y septiembre de 2008.

Estados Unidos respondió a la expulsión del embajador con la decisión de suspenderle a Bolivia a finales de 2008, los beneficios de la Atpdea.

La Atpdea le permitiría a Bolivia vender a Estados Unidos manufacturas por unos 65 millones de dólares al año libres de impuestos.

Morales enfatizó que las reuniones que llevan a cabo las cancillerías de los gobiernos de La Paz y de Washington para lograr un acercamiento que permita una nueva etapa de relaciones bilaterales,  no significarán el retorno a Bolivia de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA), que también fue expulsada de la nación en el 2008, por presuntas acciones de espionaje contra el gobierno boliviano.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, promulgó el lunes la extensión por un año de la Atpdea, para Perú, Colombia y Ecuador, mientras que Bolivia fue excluida, supuestamente por no colaborar con Washington en la lucha antidrogas.

«Lamentablemente se pensó que con el ingreso del presidente Barack Obama al poder, las relaciones con las naciones en vías en desarrollo iban a cambiar, cuando en los hechos no ha sucedido ello», anotó.

«Alguna vez dije que lamentaba que lo único que haya cambiado en Estados Unidos sea el color de piel del presidente», dijo.

El dignatario boliviano reprochó que el gobierno de Obama cuestionara una serie de decisiones internas de Bolivia, en lo económico, político y social.

Precisó que el Departamento de Estado, por ejemplo, cuestionó la Ley de Hidrocarburos y la nacionalización del sector, y pretende que se introduzcan cambios en defensa de las empresas transnacionales, que explotaron al país.

«Ni el gobierno de su antecesor George Bush. Obama hizo esas exigencias y presentó esos cuestionamientos que Bolivia los considera inaceptables», aseveró.

Ante ese escenario, denunció que el hecho de que Obama y su Gobierno «observen las decisiones nacionales en este y otros sectores es una intervención en la soberanía de Bolivia».

Ex prefecto Reyes Villa prófugo en EE.UU.

El presidente Evo Morales aseguró que el ex prefecto de Cochabamba (centro) y candidato a la presidencia en las elecciones del pasado 6 de diciembre, Manfred Reyes Villa, quien está solicitado por la justicia nacional, acusado de corrupción, se encuentra prófugo en Estados Unidos.

«Por la información que tengo Manfred ya está en Estados Unidos y dos estructuras del Estado son culpables: el Poder Judicial y la Policía nacional», remarcó.

Morales responsabilizó de la fuga de Reyes Villa a algunos estamentos de la Justicia y de la Policía Nacional. «Es lamentable que algunas estructuras del Estado, no serán todos, no son responsables con la patria», dijo.

Reyes Villa presentó registros domiciliarios incoherentes y contradictorios con su declaración jurada y su certificado de empadronamiento. Presuntamente ordenó la adquisición de vehículos de lujo para la Prefectura de Cochabamba sin que se justificara el gasto.

De los 11 cargos delictivos por los que el ex prefecto debe responder, tres ya tienen procesos específicos por incurrir en la utilización de bienes del Estado e incumplimiento de deberes.

El ex prefecto, en su condición de jefe de Nueva Fuerza Republicana (NFR), fue aliado del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, asilado en Estados Unidos y sindicado por la matanza de 67 en octubre de 2003 en las cercanías de La Paz.

Otro proceso que se le lleva a Reyes Villa, es el iniciado por la Contraloría del Estado por no haber prestado una rendición de cuentas sobre la utilización de recursos  para la campaña proselitista de NFR en las elecciones de 2005.

Morales condena rechazo peruano de extradición de bolivianos prófugos

El presidente Evo Morales responsabilizó este jueves al gobierno de su par peruano, Álan García, por la decisión de la justicia de Perú de rechazar la extradición de tres ex ministros bolivianos, acusados  de delitos de lesa humanidad.

«Si ahora el presidente Álan García, su Gobierno, rechaza cualquier extradición de delincuentes bolivianos que se escaparon al Perú, será juzgado por su pueblo y por nuevos gobiernos», afirmó en la rueda de prensa que ofreció el presidente de Bolivia, desde su despacho.

Tags: , , ,
About Author: asbaeza