Print Friendly, PDF & Email

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, este jueves en la Cumbre sobre Cambio Climático de Copenhague en Dinamarca, reclamó a los países desarrollados «la indemnización de la deuda histórica por los daños causados» al planeta.

«Para evitar una catástrofe climática mayor, los países desarrollados, deben proveer el seis por ciento de su producto interno bruto», para mitigar y enfrentar las consecuencias de los agravios causados al medio ambiete por el modelo de consumo y el sistema capitalista.

El canciller nicaragüense aseguró que la única vía para salvar a la raza humana es la creación de «una nueva estructura financiera económica global», además de reedificar a la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Insistió en que de la cumbre de Copenhague debe surgir un «compromiso que nos permitan avanzar en la reducción de gases contaminantes», con un marco legal vinculante, que este basado en «responsabilidades compartidas pero diferenciadas».

Durante sus declaraciones resaltó que Nicaragua es uno de los países más afectados por el cambio climático. En este sentido, especificó que han sido víctimas de nefastos fenómenos naturales y que también la «industria pesquera ya esta siendo afectada», lo que se evidencia en la acidificación de los mares.

Advirtió que «los pequeños Estados insulares y las tierras bajas son las primeras víctimas del aumento del nivel del mar», y que «más temprano que tarde, todos los países costeros serán afectados».

Expresó que Nicaragua, como miembro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos Nuestra América (ALBA) mantiene su compromiso en «lograr el objetivo de reducir la emisiones de gases de efecto invernadero».

De igual manera, su nación, junto con la ALBA apoya el cumplimiento de la transferencia efectiva de tecnología,   «Elimando todas la barreras de propiedad intelectual», para que el sur pueda superarse y no siga los patrones de consumo del norte.

Recordó que el sistema de cooperación de países latinoamericanos también sugirió impuestos globales sobre emisiones de CO2, como otra estrategia para enfrentar al cambio climático.

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, resaltó las labores de su país para proteger al planeta. Informó que se lleva a cabo una «estrategia nacional del medio ambiente», que consiste en acciones voluntarias de prevención, mitigación y adaptación del cambio climático a todos los niveles.

Puntualizó que «la idea de un final apocalíptico para la raza humana», corresponde, entre otros aspecto, a una «inmoralidad para los hijos y nietos, cuyo futuro estaríamos negando».

About Author: asbaeza