Print Friendly, PDF & Email

En la última reflexión, firmada el pasado martes 26 de agosto en horas
de la tarde, cuando el huracán Gustav surgió inesperadamente,
coincidiendo con la llegada de nuestra delegación olímpica, y
amenazaba a nuestro territorio, escribí: “¡Suerte que tenemos una
Revolución! Está garantizado que nadie permanecerá en el olvido. Una
fuerte, enérgica y previsora Defensa Civil protege a nuestra
población La frecuencia e intensidad crecientes de estos fenómenos
naturales demuestra que el clima cambia por culpa del hombre. Los
tiempos exigen cada vez más consagración, más firmeza y más
conciencia. No importa que los oportunistas y vendepatrias también se
beneficien sin aportar nada a la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo.”

Conozco los descomunales esfuerzos que la Revolución debe realizar
cuando pasan por el territorio nacional los huracanes. Puedo añadir
que Cuba cuenta con científicos agudos e insistentes como José Rubiera.

Cientos de millones de horas de trabajo se pierden en breve tiempo,
cuando ráfagas de viento baten directamente centros económicos y
sociales de extensas áreas del territorio nacional. Interminables
lluvias acompañan a estos fenómenos naturales. Los ríos se desbordan,
barren cuanto encuentran a su paso e inundan considerables zonas.
Miles de instalaciones productoras de hortalizas, leche, huevos, carne
de ave y de cerdo, sistemas sofisticados de riego, son seriamente
dañados; decenas de miles de hectáreas de caña, granos proteicos,
cereales y frutales próximos a cosecharse son derribados; escuelas,
policlínicos, lugares de recreación y cultura, viviendas, techos,
fábricas, almacenes, carreteras y puentes son golpeados por los
vientos y las aguas. En esta ocasión, los vientos y las lluvias
afectaron en mayor o menor grado a todas las provincias, al transitar
el huracán por los mares próximos al sur del país y atravesarlo por la
provincia más occidental con un radio de 30 kilómetros en el ojo y más
de 450 en el diámetro de los vientos fuertes.

Nada es tan desolador como la destrucción y el daño que se observa
después de un huracán. Cientos de miles de compatriotas se movilizan y
trabajan intensamente en la fase ciclónica y de recuperación. Las
reservas se reducen o agotan. Hoy más que nunca el golpe a los
suministros de alimentos es costoso y sensible. Pero este es nuestro
país, la parte que nos correspondió de nuestro planeta, y hay que
desarrollarlo y defenderlo.

La tarea que tenemos por delante exige tiempo y experiencia. No se
construye en un minuto la verdadera Cuba y su noble pueblo, que ha
sido capaz de compartir con otros sus conocimientos e incluso parte de
sus recursos y de su sangre. Por eso ha sido adversario imbatible
frente al poderoso imperio, que ha ensayado contra nuestra patria
todas sus armas.

Pero al mundo apenas se le habla de sus méritos y su extraordinaria lucha.

Hace dos días, el viernes 29, de once cables de prensa internacionales
referidos a Cuba, ninguno hablaba del huracán que avanzaba sobre
nuestra isla y del febril esfuerzo de nuestra Defensa Civil, con el
apoyo generoso de millones de familias cubanas bajo la dirección de
una aguerrida vanguardia política.

Uno de los cables, suscrito por la DPA, agencia alemana de noticias,
comunicaba:

“Popular actor cubano llega a Miami: ‘Me fui porque me cansé.’”

De inmediato añade: “El popular actor de telenovelas Yamil Jaled llegó
a Miami procedente de Cuba, para reunirse con su esposa
cubanoamericana, informó hoy un diario local.

“Jaled trabajó en conocidas series dramatizadas en televisión, teatro
y cine, en este último en superproducciones cinematográficas en
Francia e Italia.”

“Graduado de actuación en el Instituto Superior de Arte (ISA) en 1997,
Jaled comenzó su actuación profesional en el Teatro Rita Montaner,
pero un año después se incorporó a la televisión.”

Después el cable dice que tiene 31 años, habla con amplitud de
cualidades artísticas y de su paso triunfal por la televisión. Se hace
eco así de un órgano de prensa yanqui destinado a la guerra mediática
y las campañas contra Cuba. ¡Qué patriota, qué demócrata, qué
brillante ejemplo el que nos presentan como prototipo!, podríamos
añadir los cubanos. De este modo se divulga al mundo un tipo mucho
menos conocido e importante que el huracán Gustav.

Quieren hacer de él una vaca sagrada. Las convicciones más profundas,
a prueba del tiempo y los vaivenes de la vida, no se alcanzan en un
día. Hay que vencer antes muchas tendencias que llevamos dentro.

No odio a otros seres humanos, pero odio la vanidad, la egolatría, el
egoísmo, la pedantería, la autosuficiencia, la ausencia de ética y
otras inclinaciones con las que los seres humanos venimos al mundo, y
sólo la educación y el ejemplo de los más sobresalientes en su batalla
por ser mejores, triunfa e influye sobre nosotros. Hace falta un
mínimo de filosofía sobre la necesidad de la modestia.

Hay vacas sagradas que pretenden equiparar a nuestros Cinco Héroes,
brutalmente separados de su patria y de sus familiares más cercanos e
íntimos, con los mercenarios justamente sancionados por traidores y
nunca sometidos a ultrajes personales e inhumanos.

Lo que expongo en esta reflexión reafirma la convicción que deseo
transmitir a mis compatriotas, de que sólo sobreviven las ideas justas
defendidas con valor, dignidad y firmeza.

Fidel Castro Ruz
Agosto 31 de 2008

Tags:
About Author: asbaeza